9 manualidades fáciles para principiantes en el bordado

Por qué hacer bordado

El bordado tiene más de una ventaja:

  • Económico

No es necesario gastar una fortuna en el bordado. Gracias a los kits que se ofrecen a precios asequibles, es posible hacer bonitos regalos caseros y totalmente personalizados.

  • Creativo y original

Este arte permite dejar volar la imaginación utilizando accesorios fáciles de encontrar.

Sin embargo, para conseguir un bonito bordado, es importante elegirlos con cuidado, especialmente el hilo y la tela. Así resulta fácil hacer bordados en cortinas, cojines, lienzos, manteles o marcos.

  • Relajante

Los beneficios de la artesanía, incluido el bordado, son muchos. De hecho, hacer una obra de arte con tus propias manos favorece el equilibrio interior y el bienestar. Los bordados también son apreciados por sus propiedades calmantes. Después de un duro día de trabajo, ¿qué mejor que relajarse en el sofá para bordar?

El bordado: en qué consiste?

El bordado es un arte que consiste en tirar de aguja e hilo mientras se cuentan los agujeros en la tela, para componer un dibujo preciso y regular. Dependiendo de la técnica elegida, es posible obtener un dibujo o incluso una palabra. El bordado permite añadir estilo a un soporte básico o transformar un simple tejido en una auténtica obra de arte. Para una personalización original, suele ser habitual añadir hilos, cuentas u otros accesorios de fantasía.

Los diferentes estilos de bordado

El bordado se presenta en diferentes formas. Sin embargo, los más comunes son el bordado tradicional y el punto de cruz:

  • Bordado tradicional

Algo fácil, el bordado tradicional implica sólo unos pocos pasos. Inicialmente, consiste en dibujar a través de los hilos patrones sobre un tejido. La operación consiste entonces en seguir las diferentes puntadas para formar el gráfico deseado. Es posible reproducir un modelo o crearlo para obtener una creación original.

  • El punto de cruz

El punto de cruz implica un sistema de cuadrícula. Contiene un diseño formado por puntos regulares. Estos deben ser reproducidos siguiendo el mismo patrón que un lienzo con un patrón de cuadrícula.

Hoy en día, el comercio ofrece kits para el bordado que contienen los elementos esenciales que se utilizarán para el trabajo como la aguja, el lienzo, el aro de bordado, el diagrama o patrón, el hilo, así como las diversas instrucciones.

El bordado también se puede hacer de dos maneras:

  • Bordar en un solo movimiento

Esta primera técnica consiste en pinchar la aguja y luego sacarla en un solo movimiento. Se trata de empujar la aguja para encontrarla un poco más abajo en el frente de la tela. Este tipo de bordado no requiere un tambor de bordado, por eso es tan fácil de hacer.

  • Bordado de dos movimientos

El bordado de dos movimientos implica el tambor. Como su nombre indica, consta de dos pasadas separadas:

  • Pellizcar la aguja hasta la parte delantera del tejido;
  • Pellizcar un poco más para sacar la parte trasera del tejido.
  • La mayoría de las personas que se encuentran en la zona de la ciudad son mujeres.

    Este método permite conseguir un trabajo preciso.

    Centrarse en las puntadas lineales

    Las puntadas lineales permiten conseguir líneas que sigan los contornos de un patrón. También se pueden volver a bordar para añadir grosor y volumen a la línea. Los más utilizados son:

    • La puntada de revés, también llamada puntada, que consiste en hacer líneas rectas o curvas;
    • La puntada de frente o recta para unir dos piezas de tela o para hacer fruncidos;
    • La puntada de cadeneta que se utiliza para bordar líneas gruesas para rellenar una superficie entre otras;
    • La puntada de grébiche para embellecer una costura o coser apliques ;
    • La puntada de espina o puntada de borde que da una representación floral a una obra haciendo resaltar las ramas finas;
    • La puntada de tallo o puntada de vaciado, útil para dibujar líneas o definir contornos ;
    • La puntada de zapatilla o punto de cruz decorativo que se utiliza para dibujar una línea en zigzag para embellecer una costura o un borde;
    • La puntada cretense que ofrece varias posibilidades a través de un juego de altura o espaciado de las líneas de referencia.

    El material básico

    Para iniciarse bien en el bordado, es importante equiparse con el material adecuado:

    • El hilo de bordar

    La calidad del hilo es fundamental, porque influye en el resultado final. Así, se pueden utilizar varios tamaños de hilo en función del grosor requerido. El más común es el hilo de bordar DMC.

    • Lona de lino

    Si es posible bordar en una camiseta, lo ideal es empezar en una lona no elástica, ni demasiado gruesa ni demasiado fina. El lienzo de lino es un buen compromiso.

    • Agujas

    Para empezar con un punto de cruz, utiliza la aguja de punta redonda. Se recomiendan versiones más nítidas sobre un lienzo de lino.

    • El tambor

    El tambor es uno de los elementos imprescindibles para conseguir un bonito bordado. Está disponible en todos los tamaños, formas y materiales.

    • Un rotulador borrable

    Se utiliza para dibujar los diseños, este accesorio es sin embargo opcional. Prefiera las versiones lavables al agua para que las marcas puedan ser eliminadas fácilmente una vez terminado el trabajo.

    Creaciones fáciles para empezar a bordar

    Una vez adquiridas las técnicas, puedes empezar algunas creaciones:

    • Embrocar guantes para regalar
    • Embrocar calzoncillos
    • Embrocar una camisa vaquera con dientes de león;
    • Embrocar dos pañuelos para hacer una blonda;
    • Embrocar un pañuelo con monograma bordado a rayas;
    • Bordar sus servilletas;
    • Bordar los manteles individuales;
    • Cojines de lana bordados con lentejuelas y cuentas;
    • Un mantel individual bordado con una pluma.
  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *