Acceda a sus datos personales en poder de las compañías aéreas

Una pequeña revolución ha tenido lugar en el ámbito del derecho aéreo: ¡ya no es necesario presentar la tarjeta de embarque para obtener una indemnización! De hecho, son las compañías las que deben demostrar que usted no estaba presente a bordo del avión (véase nuestro artículo sobre este tema).

Sin embargo, hasta hace muy poco, los pasajeros estaban obligados a demostrar su presencia en la facturación para hacer valer sus derechos. En esos casos, era útil recurrir a la compañía aérea para reclamar la información sobre usted. Sin embargo, en la realidad, los pasajeros podrían enfrentarse a la negativa de la aerolínea a proporcionarles su información y datos personales. Precisamente sobre este problema se ha pronunciado el Tribunal de Apelación de París en una sentencia del 18 de diciembre de 2019.

El alcance de la sentencia del Tribunal de Apelación

En los hechos, una pasajera a la que se le había denegado el embarque solicitó a la compañía aérea KLM la comunicación de sus datos personales. Por datos se entiende toda la información que le concierne y que se refiere a su vuelo en el que se le ha denegado el embarque, así como la información relativa a su vuelo de desvío. Sin embargo, KLM se negó a proporcionarle información.

En virtud del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) y sus artículos 12 a 15, así como del artículo 39 de la ley de tratamiento de datos, ficheros y libertades, toda persona tiene derecho a acceder a sus datos personales.

Respecto a esta decisión, ahora es posible solicitar a la empresa la comunicación de toda la información que le concierne. Aunque los pasajeros ya no tienen que mostrar su tarjeta de embarque, esta nueva resolución puede permitirles recuperar otra información que les permita obtener una compensación.

Por lo tanto, será bastante factible exigir a la aerolínea que le proporcione toda la información que necesita para hacer valer sus derechos. En algunos casos, como el de la denegación de embarque, suele ser la palabra del pasajero la que le deniega el embarque frente a la palabra de la compañía de que el pasajero llegó tarde. Más aún cuando el certificado de denegación de embarque no se ha entregado a los pasajeros, lo que priva al pasajero de cualquier medio para probar que se le denegó el embarque.

Datos personales almacenados en las compañías aéreas

Las compañías aéreas tienen datos personales de los pasajeros aéreos, conocidos como Passenger Name Record (PNR). Según la Comisión Nacional de Internet y Libertades (CNIL), los PNR son «toda la información vinculada a la reserva y contenida en los ficheros creados por las compañías aéreas para cada vuelo». Permite identificar a cada pasajero y acceder a toda la información relativa a su viaje: vuelos de ida y vuelta, posibles conexiones, medios de pago utilizados, servicios particulares deseados a bordo, etc.». Esta definición proviene de una directiva de 2016 que define de forma no exhaustiva los datos relevantes.

¿Cuáles son los plazos para reclamar el acceso a estos datos personales?

La compañía aérea debe conservar los datos de su vuelo durante los 5 años siguientes al mismo. Por lo tanto, en el caso de que un pasajero que haya tenido una interrupción en su vuelo no pueda recuperar la información de su vuelo, todavía podrá hacer una solicitud a la aerolínea para ello siempre que se mantenga dentro del plazo.

¿Qué significa esto para los derechos de los pasajeros?

Ahora los pasajeros tienen derecho a conocer su información almacenada en la aerolínea. Por lo tanto, el pasajero tiene derecho a solicitar a la compañía aérea las horas exactas de salida y llegada de su vuelo (necesarias para calcular el retraso en la llegada del avión en particular). También podrá solicitar la información precisa relacionada con su embarque (hora de presentación para el embarque, por ejemplo).

Esta decisión es de gran importancia en la protección de los derechos de los pasajeros: las compañías están por tanto obligadas, en base al RGPD, a comunicar toda la información relativa al vuelo al pasajero que lo solicita. La única limitación impuesta es que la solicitud no debe ser general, sino específica y relacionada únicamente con el pasajero solicitante y el vuelo o los vuelos en disputa.

También puede leer:

http://www.rfi.fr/fr/europe/20190708-royaume-uni-british-airways-amende-ico-millions-donnees-personnelles-clients-hacker

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *