Análisis de datos, interpretación y síntesis de la evaluación

Una vez finalizadas las encuestas, los datos deben ser procesados sistemáticamente en la séptima etapa del proceso de evaluación, con el fin de que estén disponibles para su posterior análisis. Por lo tanto, se requiere una cuidadosa verificación de los datos.

Para responder a las preguntas de evaluación, es necesario analizar e interpretar los datos. Analizar significa principalmente contar, desglosar y agregar datos a un nivel altamente descriptivo. En el caso de grandes conjuntos de datos, éstos se describen mediante medidas estadísticas. Interpretar significa dar sentido a los datos de forma que se descifren o expliquen las relaciones existentes en ellos. En la práctica, las dos actividades no pueden distinguirse claramente la una de la otra. Cuanto más se avanza en el análisis, mayor es la proporción de interpretación, a grandes rasgos. Para cumplir con los requisitos científicos, es esencial documentar el procedimiento de análisis e interpretación, para que otros puedan entender y evaluar críticamente su carácter concluyente.

Por último, hay que valorar el objeto de la evaluación. Esta valoración puede ser realizada por los evaluadores, por las partes interesadas o por ambos conjuntamente. Los criterios y normas en los que se basan las evaluaciones son decisivos. Las evaluaciones deben justificarse a partir de datos empíricos pasando por los pasos intermedios de análisis e interpretación y teniendo en cuenta los criterios definidos de antemano.

La síntesis de la evaluación tiene dos tareas principales: por un lado, hay que ponderar los criterios individuales para que sea posible, por ejemplo, hacer una valoración comparativa de un objeto de evaluación más exitoso en términos de contenido frente a otro algo más barato. Por otra parte, los diferentes puntos de vista deben ser ponderados si, por ejemplo, las diferentes partes interesadas no asignan la misma importancia a los criterios. Lo ideal es que estas ponderaciones tengan lugar al mismo tiempo que se definen los criterios y antes de conocer los análisis de los datos.

Nótese que toda evaluación requiere una valoración. Sólo después de la evaluación, un análisis descriptivo o una encuesta pueden convertirse en una evaluación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *