Artículo (Español)

La cognición, noción contemporánea que es sinónimo de «pensamiento», se refiere a la idea de que el cerebro llevaría a cabo una sucesión de pasos de procesamiento de información, interpuestos entre el estímulo (la vista de una herramienta) y la respuesta (la ejecución motora correspondiente a la manipulación propiamente dicha de la herramienta). La contribución de la modelización cognitivista ha sido, y sigue siendo, especificar la naturaleza de estas etapas de procesamiento, con el fin de desentrañar los mecanismos que subyacen al uso de las herramientas. Este capítulo se dedicará a la presentación de tres modelos. Los dos primeros, los de Rothi, Ochipa y Heilman (1991) y Buxbaum (2001), coinciden plenamente con los trabajos de Liepmann, Geschwind y Heilman et al. El corolario es que estos modelos no se limitan a las dificultades observadas en las pruebas de producción de pantomimas, de uso aislado de herramientas o de uso real de herramientas, sino que también incluyen las señaladas en las pruebas de no uso, como la imitación de posturas insignificantes o la producción de gestos simbólicos. La tercera modelización, es decir, la de Schwartz, se centra más específicamente en la interpretación del trastorno de desorganización de la acción y, por tanto, en las pruebas de actividades de la vida diaria.
Antes de continuar, quiero volver a la forma en que la modelización de Roth…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *