Artículo (Español)

En algunos casos, la deslocalización es reversible: es la deslocalización. Se define tanto en sentido estricto como en sentido amplio. En sentido estricto, la deslocalización es el retorno al país de origen de unidades productivas, de ensamblaje o de montaje previamente deslocalizadas de diversas formas a países de bajos salarios. En el sentido más amplio, la deslocalización puede definirse como la ralentización del proceso de deslocalización hacia los países de bajos salarios, es decir, la reconsideración de las decisiones de deslocalización o la no deslocalización de los sectores sensibles a la competencia de costes.
Pueden distinguirse cuatro oleadas de deslocalización (véase el recuadro 3) que corresponden a diferentes justificaciones. La primera ola, que apareció a finales de los años 70 y fue iniciada por las EMN estadounidenses, principalmente en las industrias de la electrónica y los semiconductores, fue seguida por una segunda ola de deslocalizaciones por parte de empresas alemanas en los años 80 y 90. Estas deslocalizaciones estuvieron motivadas por factores simétricamente opuestos a los que motivaron la deslocalización, es decir, la reducción de los costes unitarios posibilitada por la automatización y robotización de los segmentos de fabricación y ensamblaje, por un lado, y la reducción de los costes de transporte y de transacción en general, por otro.
La tercera oleada apareció a mediados de la década de los noventa y correspondió a las estrategias de optimización del ciclo del producto en las industrias de la informática, las telecomunicaciones y la telefonía móvil (véanse los casos del recuadro 3)…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *