Artritis y otros dolores de cadera

Autor: Doctora Anne Thiescé, artículo de la revista «Medecine des Arts».

-1 -Artrosis

«En la danza, la cadera está muy solicitada debido al en dehors -rotación externa del miembro inferior- y a la extrema amplitud buscada y utilizada.

La frecuencia de coxartrosis en bailarines mayores de 40 años se estima en un 17,5%. Esta frecuencia es superior a la de la población general: entre el 2 y el 4,7%, y a la de las poblaciones deportivas, que en todos los estudios no supera el 10%.

El dolor suele comenzar entre los 25 y los 65 años, sin correlación con el sexo o el lado dominante. Parece que se desencadena con los movimientos de abducción-rotación externa (aleteo y segundo desarrollo), los redondeos largos, los saltos y las posturas monopodales prolongadas.

Las molestias funcionales son mucho más el resultado del dolor que de la rigidez articular. La limitación articular afecta principalmente a la rotación interna y a la extensión.

Radiológicamente,el 80% de las caderas de bailarín osteoartríticas presentan una anomalía morfológica leve de displasia o subdisplasia. Además, sólo se encuentran algunas caderas osteofíticas conocidas como caderas de atleta.

Si no se hace nada para salvar la cadera, se recurre a la cirugía protésica una media de 11 años después de la aparición de los primeros síntomas

– 2 – Patología abarticular de la cadera

Las tendinitis o tendinobursitis conciernen a los tendones y bursas de los músculos: glúteo medio, isquiotibiales, recto femoral, couturier y psoas. Las localizaciones de las tendinitis de cadera parecen ser tan frecuentes en los adultos como en los niños durante el entrenamiento de danza.

Tendinitis del recto anterior y del couturier;
Son las tendinitis más frecuentes en la danza ya que representan el 50% de las tendinitis de cadera en los bailarines.
El dolor es anterior alto.
La presión sobre las espinas ilíacas anteriores es dolorosa.
El estiramiento pasivo por extensión del muslo sobre la pelvis es doloroso.
La contracción isométrica contraria es dolorosa:
-Para el recto anterior: flexión contraria del muslo sobre la pelvis, rodilla extendida (latido en cuarto).
-Para el sastre: flexión-abducción-rotación externa del muslo sobre la pelvis, rodilla flexionada (postura al frente).

La tendinobursitis del psoas
La tendinopatía del psoas puede ser el resultado de un mal aterrizaje durante los saltos o de la repetición de movimientos como el redondeo.
La bursitis del psoas está relacionada con la inflamación de una bursa serosa situada debajo de este músculo en la cara anterior de la articulación coxofemoral. En el 15% de los casos, esta bursa se comunica con la cavidad articular (Beetham 1965) a través de un orificio capsular situado en el intervalo entre el ligamento pubofemoral y el haz iliofemoral. La aparición de esta bursitis es la consecuencia de una contracción brusca del psoas, o de movimientos repetidos de flexión del muslo sobre la pelvis.
El dolor es anterior a nivel de la ingle, o interno correspondiente a la inserción baja sobre el trocánter menor del músculo psoas ilíaco. A veces se acompaña de una hinchazón que puede sugerir una inflamación de un ganglio, o una patología herniaria.
El dolor está presente en los grand pliés y développés en cuarto y segundo.
El estiramiento pasivo doloroso se logra con la extensión de la cadera y el paso posterior.
La contracción contra isométrica dolorosa se prueba en la contra flexión del muslo sobre la pelvis, la rodilla flexionada y la rodilla extendida (late en 4° y postura adelantada).
Puede haber en las radiografías, en el caso de una tendinopatía de inserción baja del psoas, una ligera desmineralización del polo superior del trocánter menor y/o a veces una pequeña calcificación del tendón.

Tendinobursitis trocantérica:
En el trocánter se insertan poderosas formaciones tendinosas: el piramidal y los tres músculos glúteos. El tensor de la fascia lata se desliza sobre él. Para permitir estos deslizamientos, hay bursas situadas entre el glúteo medio y el hueso y entre el glúteo mínimo y el glúteo medio. Estas bursas son a veces el lugar de la inflamación y, por tanto, de la bursitis. El papel principal del glúteo medio como músculo estabilizador de la pelvis al caminar explica la frecuencia de su afectación.

La causa principal en la danza es la práctica de las danzas folclóricas rusas requeridas en los ballets románticos. Otras causas son más generales: una pequeña displasia acetabular o incluso una coxartrosis o un traumatismo directo o un microtraumatismo.

Antecedentes clínicos:

El inicio puede ser progresivo, con dolor en la cara externa del muslo opuesto al trocánter mayor y a veces algunas radiaciones inferiores. El dolor puede ser de inicio repentino, explosivo dando una impotencia casi total al caminar y a veces una hinchazón local. El dolor aparece al subir escaleras, al sentarse con las piernas cruzadas, al abducir la extremidad y en decúbito lateral del lado afectado, lo que puede provocar dolor nocturno e imponer un dolor inflamatorio.

En la exploración clínica se encuentra:
– Una movilidad de la cadera sin restricciones y sin dolor, excepto en la rotación externa máxima y en la flexión – aducción máxima mediante el estiramiento pasivo de los músculos peritrocantéricos, especialmente el glúteo medio.

– Una exploración normal de la columna lumbar que elimina la ciática truncada.

– Signos positivos:
– Dolor exquisito a la palpación de la parte superior de la cara externa del trocánter mayor, realizándose la exploración en decúbito lateral del lado sano,
– Dolor despertado por la contracción resistida del glúteo medio: el examen se realiza siempre en decúbito lateral del lado sano, la resistencia se imprime por debajo de la zona dolorosa, teniendo que empujar el miembro inferior en la dirección de una abducción – ligera extensión – rotación externa del miembro inferior – rodilla estirada.
– Dolor al estiramiento pasivo, aducción – flexión del muslo sobre la pelvis y al final del recorrido de rotación externa.

Otras tendinitis de la cadera o tendinobursitis son más raras;

La bursitis del isquiotibial suele asociarse a una tendinopatía de los isquiotibiales o a un desgarro apofisario.

El dolor es glúteo bajo, y puede irradiarse a la parte posterior del muslo, dando una pseudociática con dolor por estiramiento pasivo de los isquiotibiales. Este dolor puede agravarse con la sedestación prolongada.
La palpación de la tuberosidad isquiática es dolorosa,
El estiramiento pasivo, por flexión de cadera y extensión de rodilla, es doloroso: signo de Lasègue positivo.
La contracción isométrica contrarrestada, por la flexión contrarrestada de la pierna sobre el muslo es también, dolorosa.

Permitir a los jóvenes bailarines poder seguir practicando su pasión sin dolor constituye para mí una gran satisfacción. Esto es aún más cierto cuando el ballet lo es todo para ellos y están destinados a una carrera artística. Al cuidar regularmente de sus caderas en particular, y de sus articulaciones en general, les permito dedicarse al 100% a su arte, sin miedo al dolor sinónimo de sufrimiento y a la interrupción del entrenamiento.

Alexandre Haquette

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *