Artrosis de rodilla: ¿qué tratamientos existen?


¿Cuáles son los síntomas de la artrosis de rodilla?

Lo primero que hay que saber: no hay que confundir la artrosis de rodilla primaria con la secundaria. Si bien estas dos enfermedades corresponden al desgaste del cartílago (este tejido flexible y resistente que recubre la superficie de los huesos a nivel de la articulación y tiene un efecto «amortiguador») de la rodilla, no tienen las mismas causas:

  • La artrosis primaria de rodilla es una enfermedad del cartílago que se manifiesta a través de una destrucción progresiva de múltiples articulaciones del cuerpo -en Francia, 10 millones de personas sufren de artrosis o «osteoartritis». Aunque todas las articulaciones pueden verse afectadas, la rodilla se ve afectada en el 40% de los casos. La artrosis es una patología que se da más bien en las mujeres en torno a los 40-50 años; es en parte hereditaria.
  • La artrosis secundaria de rodilla, en cambio, es de origen mecánico: el desgaste del cartílago no está causado por una patología, sino que está relacionado con un accidente antiguo (una fractura de la articulación de la rodilla, una lesión meniscal, una rotura de ligamentos…), con el sobrepeso/obesidad, o con una malformación (piernas arqueadas en los hombres, piernas en «X» en las mujeres). La artrosis secundaria de rodilla afecta más bien a los hombres en torno a los 50 años.
    • Los síntomas de la artrosis de rodilla son diferentes según el origen del desgaste del cartílago. El punto común, sin embargo, es el dolor: éste está relacionado tanto con la inflamación del cartílago (es decir, una reacción inflamatoria que afecta al cartílago de la articulación) como con la fricción de los huesos (que se benefician menos del efecto «amortiguador» del cartílago desgastado).

      • La artrosis primaria de rodilla se manifiesta a través de «crisis» inflamatorias que se producen de forma repentina: de repente, sin motivo aparente (incluso en reposo), la rodilla comienza a hincharse, se vuelve muy dolorosa. La crisis se calma con el reposo y la medicación antiinflamatoria. Esta patología afecta mayoritariamente a mujeres en torno a los 40-50 años.
      • La artrosis secundaria de rodilla provoca dolores agudos en la rodilla, pero estos se producen principalmente durante la actividad física: al practicar un deporte (correr, montar en bicicleta…), al subir escaleras, al caminar… Este desgaste mecánico del cartílago de la rodilla afecta sobre todo a los hombres en torno a los 50 años.

      Artritis de rodilla: ¿cuáles son los tratamientos?

      Para saber. El diagnóstico de la artrosis de rodilla se realiza con la ayuda de una simple radiografía, prescrita por el reumatólogo u ortopedista. El especialista puede entonces estimar el «estadio» de la artrosis (estadio 1, 2, 3 o 4) que corresponde al nivel de desgaste del cartílago: ¡en el estadio 4, el cartílago ha desaparecido casi por completo de la rodilla!

      ¿Se puede curar la artrosis de rodilla? Desgraciadamente, la artrosis de rodilla (primaria o secundaria) es irreversible porque el cartílago no puede reconstruirse. Sin embargo, se puede permanecer en el mismo estadio de desgaste del cartílago de por vida: la progresión al estadio 4 no es inevitable.

      Además, existen numerosos tratamientos que permiten soportar mejor la artrosis de rodilla, es decir, limitar el dolor y las molestias en el día a día:

      • En los estadios 1 y 2, el manejo de la artrosis de rodilla pasa principalmente por un tratamiento medicamentoso: el médico prescribe antiinflamatorios no esteroideos (ibuprofeno, ketoprofeno, aspirina…) destinados a reducir la reacción inflamatoria a nivel del cartílago. Como tratamiento de primera línea, el paracetamol sigue siendo una apuesta segura. Además, el médico puede prescribir sesiones de fisioterapia para mantener una buena movilidad articular y limitar el impacto de la artrosis de rodilla en las actividades diarias.
      • En la fase 3, el médico puede recetar infiltraciones (cada 3 a 12 semanas según la gravedad de la inflamación), es decir, inyecciones de corticoides directamente en la rodilla para reducir la inflamación de la zona y aliviar el dolor de forma duradera. Otra posibilidad es la visco-complementación con ácido hialurónico. Esta inyección (que se realiza una vez al año) ayuda a lubricar la articulación de la rodilla y a limitar la erosión del cartílago.
      • En el estadio 4, el cartílago de la rodilla ha desaparecido casi por completo. A continuación, el médico puede prescribir una visco-complementación (una vez al año mientras el efecto sea efectivo). En caso de molestias importantes en la vida cotidiana, dolor insoportable y/o rigidez articular, se puede proponer al paciente una prótesis de rodilla.
        • Para saber. El nivel de dolor en la artrosis de rodilla no depende necesariamente de la fase de desgaste del cartílago. Así, en el estadio 4, el dolor es a veces menos intenso que en el estadio 3, puesto que ya no hay inflamación del cartílago de la rodilla, habiendo desaparecido ésta.

          El consejo del médico. «En caso de artrosis de rodilla, es importante mantener un índice de masa corporal (IMC) razonable, ya que el sobrepeso tiende a acentuar el desgaste, recomienda el Dr. Gregory Sorriaux, ortopedista. Además, una actividad física adecuada (yoga, pilates, natación, ciclismo, etc.) ayuda a mantener la movilidad de las articulaciones y reduce el impacto de la artrosis de rodilla en la vida cotidiana. El sedentarismo contribuye, de hecho, a agravar la artrosis. «

          Gracias al Dr. Grégory Sorriaux, ortopedista especializado en cadera y rodilla en la Clínica Jouvenet (París)

          También puedes leer:

          ⋙ Dolor de rodilla: causas y diferentes tratamientos posibles

          ⋙ Artrosis de rodilla: ¿inútil aplicación de frío contra el dolor?

          ⋙ Dolor de rodilla: cuándo operarse

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *