Autoestima, narcisismo y mecanismos de defensa: un estudio experimental

Una evaluación de la personalidad que tenga en cuenta tanto sus componentes explícitos como implícitos es esencial para el desarrollo de un plan de tratamiento psicológico. Los componentes implícitos de la personalidad, aunque han sido objeto de numerosos estudios, siguen siendo de difícil acceso con las herramientas de medición actuales. Los mecanismos de defensa psicológica, un componente implícito de la personalidad, suponen un reto en este sentido. La evaluación de la modalidad implícita de variables psicológicas bien documentadas, como la autoestima, también está ganando popularidad. Las herramientas cognitivas, entre ellas una de las más populares, el Test de Asociación Implícita (IAT; Greenwald, McGhee, & Schwartz, 1998), parecen interesantes para facilitar esta labor. Resultados prometedores surgen del uso del IAT y permiten no sólo acceder a lo que se considera la modalidad implícita de la autoestima, sino también posiblemente a los mecanismos de defensa destinados a su construcción y mantenimiento. En un mismo individuo, la autoestima informada conscientemente (explícita) y la inconsciente (implícita) pueden ser similares o no, pero su discrepancia se considera un signo de procesos defensivos que pueden estar relacionados con el narcisismo (Kernberg, 1984). Por lo tanto, la comparación entre las dos modalidades de estima se utilizó para evaluar los mecanismos de defensa. Se evaluó la autoestima explícita de 85 participantes, en su mayoría estudiantes universitarios, mediante un cuestionario de autoinforme (SRSE) y su autoestima implícita mediante un instrumento cognitivo (IAT). Los mecanismos de defensa se evaluaron mediante instrumentos de autoinforme (SOP, DSQ-60, BIDR), una manipulación experimental (anagramas) y la relación entre las modalidades de estima explícita e implícita. Esta investigación experimental y correlacional pretende comprender mejor la relación entre las modalidades de autoestima, el narcisismo y los mecanismos de defensa psicológica. Se utilizaron cuatro regresiones múltiples para relacionar la autoestima implícita, la autoestima explícita y su interacción. En consonancia con estudios anteriores, las dos modalidades de estima resultaron estar débilmente relacionadas. En cuanto a la relación entre la autoestima implícita y las defensas, los resultados son en general más débiles de lo esperado y no permiten decidir si el IAT permite acceder a los mecanismos de defensa. Los resultados de este estudio sugieren que el IAT evalúa algo diferente para cada persona, lo que diluye los resultados. Este avance proporciona una mejor comprensión de lo que actualmente se interpone en el estudio de la estima implícita y proporciona una dirección para futuros estudios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *