Capítulo (Español)

Existen dos tipos principales de conflictos de intereses: los conflictos de intereses financieros y los conflictos de intereses que, sin ser financieros, afectan a la lealtad del médico hacia el paciente, aunque ambos tipos pueden solaparse. En este contexto, hay cinco fuentes principales de conflictos de intereses financieros: 1) la «medicina empresarial», en el sentido de que el médico, en una práctica liberal, asume un riesgo económico y obtiene un beneficio de su trabajo; 2) los métodos de remuneración de los médicos; 3) el estatus bajo el que los médicos ejercen la medicina (agentes públicos, asalariados, liberales); 4) los vínculos que el médico puede tener con los proveedores de servicios médicos; y 5) los vínculos que tiene con los financiadores a través de los métodos de remuneración.

En el contexto de la medicina empresarial, tanto si se trata de una práctica individual o de grupo, como de la prestación de servicios complementarios que el médico puede ordenar, como pruebas, o de la propiedad de instalaciones o equipos médicos, el potencial de conflictos de intereses es muy alto.
En Estados Unidos, hay cuatro tipos principales de acuerdos de remuneración: asalariado, honorarios por servicio, capitación y riesgo compartido. La primera modalidad es probablemente la que más reduce los riesgos de conflictos de intereses; la de pago por servicio, la que los aumenta al acercarse a la medicina empresarial…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *