Casi todo sobre la filosofía del yoga: paso 1

Hoy en día, el yoga que se practica en Occidente se centra mucho más en las posturas de yoga, las asanas, que en la filosofía del yoga.

¡Ciertamente! Esto es un hecho innegable.

Estoy convencido del valor de las asanas , estas famosas posturas de yoga, y te dejo que vayas a leer el artículo que escribí sobre este tema.

Pero hay que entender que los fundamentos mismos del yoga se basan en la filosofía del sentido que le damos a nuestra vida.

En una palabra, el yoga es ante todo un camino de autodesarrollo, que va mucho más allá de la esterilla de yoga.

Y el yoga nos ayuda a vivir más en armonía con nosotros mismos y con el mundo que nos rodea, percibiendo todas sus dimensiones. Este es todo el concepto de Green Yoga ®.

Filosofía del yoga: en el camino de la felicidad

Entonces, te preguntarás, ¿cómo puede la filosofía del yoga llevarnos a esta sensación de armonía, mejor ser y, en definitiva, mayor felicidad?

En unos puntos sencillos y concretos, aquí:

La práctica del yoga y de la filosofía del yoga nos lleva a desarrollar una profunda sensación de bienestar: santosha, contentamiento, en sánscrito.

  • Los textos antiguos describen cuatro conceptos fundamentales para que los desarrollemos en nuestra vida cotidiana
    • dharma: nuestro «deber» en el sentido de lo que es correcto que hagamos en nuestra vida, lo que uno debe hacer en tal o cual circunstancia éticamente
    • Artha: prosperidad, crear una vida equilibrada
    • Kama: alegría y placer
    • Moksha: liberación. Liberación de todo lo que se llama dualidad, básicamente todo lo que nos impide ver la unidad en todo el universo.

2. Las prioridades pueden entrar en conflicto entre sí: ¡buenas noticias, el yoga reconoce esta complejidad!

  • ¿Quién de nosotros no se ha encontrado un día con que tiene que elegir entre quedarse hasta tarde trabajando («dharma») o pasar tiempo con su pareja o amigos (kama)? La filosofía del yoga nos anima y ayuda a encontrar el punto de equilibrio adecuado para nosotros, dando a cada área importante de nuestra vida su lugar.

La filosofía del yoga nos ayuda a elevar nuestro nivel de conciencia.

Esta es LA clave para encontrar y mantener el equilibrio en todos los ámbitos de nuestra vida.

Hay que añadir que en el mundo en el que vivimos, todo sucede a un ritmo acelerado: nos vemos obligados a reajustar nuestras necesidades y prioridades todo el tiempo.

Cuanto más consciente seas de tus emociones, de tus formas de funcionar, más sólidamente podrás mantener el rumbo como un veterano acostumbrado a capear todas las tormentas.

De lo contrario, la más mínima ondulación te desequilibra, tira tus buenos propósitos a la esterilla (pero no a la de yoga, ja, ja), y sigues haciéndote un lío en el cerebro. Lo cual es muy malo para tu nivel de cortisol, que sube, sube…-)

La filosofía y la práctica del yoga aumentan la capacidad de compasión y gratitud.

Se practicó un estudio sobre 124 personas ( ¡todavía!) que practicaban yoga dos veces por semana: se demostró claramente un aumento significativo en el nivel de satisfacción en la vida, y en el nivel de gratitud en relación con lo que la vida les ofrecía.

En una época en la que los medios de comunicación del mundo nos quieren hacer creer que nunca han existido tiempos más oscuros, me parece mejor practicar el yoga y su filosofía que hundirse en el miedo irracional, que de todas formas no lleva a ninguna parte.

¡Hay más! Los resultados de este estudio ponen de manifiesto que cuanto más se practica el yoga, más se encuentra el sentido de la vida y la felicidad que lo acompaña. Qué puede ser más maravilloso?

El yoga nos permite ser cada vez más conscientes de nuestras emociones y aceptarlas tal y como son

Cuanto más practicamos el yoga, y sobre todo cuanto más lo practicamos con conciencia, más desarrollamos emociones positivas en nosotros mismos, más satisfacción en la vida, más alegría y energía.

Uno de los fundamentos de la filosofía del yoga es este: no pases tu tiempo quejándote del pasado o planificando el futuro, sino para experimentar el momento presente. Esto es satisfacción, santosha.

La filosofía del yoga reconoce perfectamente toda la gama de emociones que experimentamos como seres humanos. Tenemos derecho a pasar por los sentimientos de sufrimiento, frustración, ira, alegría, paz, felicidad, etc.

¡Pero para dar más sentido a la propia vida, hay que practicar con conciencia, y no sólo como si fueran movimientos gimnásticos o de fitness, respetando precisamente la filosofía del yoga!!! Esto pasa por gestos sencillos.

Aumenta tu nivel de conciencia

Aquí tienes un pequeño test para ver en qué nivel de conciencia te encuentras

  1. Cuando entras en tu clase de yoga favorita y ves que un inocente e inconsciente alumno ha ocupado «tu» asiento sagrado, ¿qué haces?
    • ¿Ladras que es tu asiento?
    • ¿Frunces los labios y arruinas la clase al profesor y a los demás alumnos con tu mal humor?
    • Te dejas llevar y te dices a ti mismo que vas a experimentar un ángulo diferente en la clase, que es un experimento, y que incluso puede hacerte mucho bien?
    • Cuando ves a alguien haciendo una postura de yoga mejor que tú, ¿qué haces?
    • Te pones celoso (se) como un piojo y dices cosas malas de esa persona en el vestuario?
    • Te ofendes y te dices a ti mismo bof de todos modos, el yoga nunca lo conseguiré, lo dejaré?
    • te tomas el tiempo para analizar tus emociones y sentimientos, y decides por ejemplo practicar más, o aceptar que tu cuerpo tiene sus límites que el yoga no reside en la perfección de las posturas, y consideras a esta persona como una fuente de inspiración?

No te voy a hacer la afrenta de traerte las soluciones de este cuestionario, ¡cierto! Obviamente, los encontrarás por tu cuenta.

Estos son simples ejemplos, pero cuántas veces como profesor me he enfrentado al mal carácter de alumnos que se negaban a esforzarse para saludar a otro alumno, o que refunfuñaban porque otro alumno les desagradaba, etc… Esto también me hace crecer: cómo mantener la calma, no dejarse llevar por el estrés de fulano, cómo mantener mi nivel de energía para dar la mejor clase posible.

Con la esperanza de que a medida que avancemos, la conciencia de todos, profesores y alumnos, aumente.

Y cuando das o tomas una buena clase de yoga, eso es exactamente lo que sucede: al final de la clase, cuando es exitosa, todos están mucho más relajados, más en paz consigo mismos. Entonces, necesariamente, más en paz con los demás.

En la apertura del corazón. Para progresar en la filosofía del yoga, también hay que practicar la meditación, que es una parte integral del yoga. Hablaré de esto en un próximo artículo.

Para concluir sobre la filosofía del yoga

Aprendamos a ver a los demás y sus acciones como elementos que nos hacen avanzar, aunque no sea fácil, aunque nadie sea perfecto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *