Comunicar en tiempos de cambio en el trabajo

La buena comunicación es siempre un reto. Pero en tiempos de cambio, puede ser aún más difícil. Las personas son menos propensas a confiar en los demás y se sienten menos seguras y más estresadas cuando cambia su entorno de trabajo. Esto puede causar problemas de comunicación y malentendidos. Aquí tienes algunas sugerencias para comunicarte de forma positiva en momentos de cambio en el lugar de trabajo.

Comunicarte con tu jefe

A menudo, no sabemos cómo afectarán los cambios en el trabajo (como una reestructuración de la empresa o un nuevo jefe) a nuestros puestos y a nuestras vidas. Así que podemos preocuparnos y sacar conclusiones como estas:

  • «Con la reestructuración, tendré más trabajo. «
  • «Nunca podré aprender los nuevos procedimientos. «
  • «Nunca podré hacer esto además de mis tareas habituales. «Ahora tendré que cambiar de oficina. «
    • Cuanto antes hables con tu jefe para validar los efectos que los cambios tendrán en tu trabajo, más fácil te será adaptarte y ayudar. Es posible que tu jefe no tenga las respuestas a todas tus preguntas, pero es importante que le hagas saber tus preocupaciones.

      Solicita formación o entrenamiento, si es necesario. Incluso los empleados más capacitados necesitan formación y asistencia adicionales para cumplir con los nuevos requisitos y aprender a utilizar los nuevos sistemas y procedimientos relacionados con su trabajo.

      Discuta qué recursos o herramientas adicionales necesita para cumplir con los objetivos de trabajo nuevos o cambiantes. Pide el apoyo y las herramientas que necesitas para destacar en tu trabajo. Por ejemplo, puede pedir a su jefe que revise nuevos formularios o procesos.

      Solicite formación o entrenamiento, si es necesario. Incluso los empleados más cualificados necesitan formación adicional y asistencia para cumplir los nuevos requisitos y aprender a utilizar los nuevos sistemas y procedimientos relacionados con su trabajo. Esto no implica necesariamente un costoso programa de formación externa; tu jefe puede, por ejemplo, sugerir que un empleado con más experiencia te enseñe cosas.

      Comunícate con tus compañeros

      Una buena relación con tus compañeros puede ayudarte a generar una confianza que te ayudará en momentos de incertidumbre.

      Construye relaciones positivas con tus compañeros. Conozca a la gente. Llámalos y habla con ellos. Tómate un café o ve a comer con tus compañeros, aunque sea un descanso virtual por teléfono o videoconferencia con alguien que trabaja desde casa.

      Promociona el trabajo bien hecho. Cuando vea un trabajo bien hecho, felicite a su colega. Incluso a los directivos les gusta recibir comentarios positivos.

      Evita la máquina de los rumores. Los rumores se propagan rápidamente en tiempos de cambio. Como la situación no está clara, la gente saca conclusiones y espera lo peor. Algunos de los rumores más comunes que se escuchan durante los cambios de lugar de trabajo son:

      • «Vamos a perder nuestros trabajos. «
      • «La empresa se va a vender. «
      • «La planta va a cerrar. «El nuevo equipo directivo nos va a despedir a todos. «No creas todo lo que oyes. No publiques sobre tu empresa en las redes sociales y no te fíes de la información que se difunde en ellas. Aun así, es posible que vea publicaciones preocupantes sobre su empresa en Internet. Pide ayuda a tu jefe para distinguir la realidad de la ficción o reconocer las noticias falsas. Habla con tu jefe o con otra persona de confianza que tenga acceso a información precisa e intenta confirmar lo que es cierto y lo que es falso. Recuerde que la dirección puede no tener todas las respuestas. A veces, como cuando se vende o se compra una empresa, pocas personas tienen toda la información.

        No publiques sobre tu negocio en las redes sociales y no te fíes de la información difundida en ellas. Aun así, es posible que vea publicaciones preocupantes sobre su empresa en Internet. Pide ayuda a tu jefe para distinguir la realidad de la ficción o para reconocer las noticias falsas.

        Cómo solucionar los problemas de comunicación en el trabajo

        Cuando el ritmo de trabajo es rápido y se experimenta incertidumbre, no es raro tener la mecha corta. Puede que seamos menos educados y nos olvidemos de dar la información más reciente a los demás. He aquí algunas estrategias para evitar malentendidos y relaciones tensas en el trabajo:

        Asume que los demás tienen intenciones positivas. Es de esperar que haya malentendidos en tiempos de cambio. Tómelos como lo que la mayoría de las veces son: malentendidos entre colegas de buena fe que intentan hacer su trabajo.

        Asegúrese de resolver los problemas persistentes tan pronto como pueda. Cuanto más evite hablar de las situaciones difíciles, más difícil será resolverlas.

        Aclare el problema. ¿Se siente frustrado porque su nuevo jefe no tiene el mismo estilo de gestión que el anterior? ¿Se siente estresado porque su colega no pone su cuota de esfuerzo? Reconozca lo que le molesta. Piénsalo bien para aclarar tus dudas.

        Accede a un buen momento para discutir el problema. Debe ser una reunión planificada, no un intercambio pasajero en el pasillo. Puedes decirle a tu colega o a tu jefe: «Me gustaría hablar de una situación que me preocupa. ¿Podríamos programar una hora para sentarnos a discutirlo? «

        Planifica lo que vas a decir. No te vayas por las ramas. En cambio, asegúrate de que la conversación sea positiva y se centre en el tema. No es el momento de descargar todas tus frustraciones. Priorizar. También puedes escribir lo que quieres decir. Ofrezca soluciones y sugerencias para tratar el problema. Incluso puedes prepararte ensayando lo que vas a decir con antelación.

        Sé lo más específico posible. Intente hablar del impacto del problema en un contexto empresarial.

        Desde el principio, indique su intención de construir una relación profesional sólida. Si estás hablando con tu jefe, puedes empezar diciendo: «Me alegro de que estemos hablando porque quiero solucionar un problema que está afectando a mi trabajo. «

        Describe el problema. Sea lo más específico posible. Intenta hablar del impacto del problema en un contexto profesional. Por ejemplo, si no obtienes la información más reciente con la suficiente frecuencia, puedes estar dando a los clientes información incorrecta o desactualizada.

        Intenta mantener la calma y no discutir entre vosotros. Cuando mantienes la calma, tienes el control y estás abierto a lo que la otra persona tiene que decir.

        Centra tu atención en ser un buen oyente. Tener un buen oído para escuchar es importante, tanto si se trata de resolver un problema con un colega, como si se habla con el jefe o con un familiar o amigo. Si tienes tendencia a interrumpir a los demás, esfuérzate por corregir este defecto.

        Usa canales de comunicación directos. Si estás enfadado con un compañero, háblalo con él, no con otros compañeros a sus espaldas. Intenta mantener las conversaciones importantes en persona en lugar de por correo electrónico o por mensajería. Puedes abrir el diálogo diciendo: «Tengo problemas con lo que pasó ayer. ¿Hay algún momento en el que podamos hablar? «Si el problema es demasiado grande para que lo resuelvas tú solo, tu jefe o un colega de confianza pueden darte algún consejo útil.

        Si has dicho algo de lo que te arrepientes, pide una disculpa personal. Si has perdido los nervios con un colega por frustración, has reaccionado de forma exagerada durante una reunión o has criticado a alguien en público, una disculpa es necesaria. Es mejor hacerlo en privado y en persona. Su disculpa puede ser sencilla. Podrías decir: «Siento haberme dejado llevar ayer. Esa no era mi intención. «

        Si tienes una preocupación, habla de ella. Si un colega que también está bajo presión debido a los cambios en el lugar de trabajo se ha mostrado grosero o impaciente, explícale que eso te ha molestado, preferiblemente poco después de los hechos y en privado. Puedes empezar la conversación diciendo: «Ayer me sentí incómodo cuando me corregiste delante del cliente. ¿Podríamos acordar informarnos mutuamente de los cambios cuando los clientes no estén presentes? «

        Recuerda pedir un descanso si crees que vas a perder la paciencia o te vas a emocionar demasiado. Nadie te culpará si dices: «Necesito un descanso» o «Me gustaría tener un tiempo para pensarlo».

        Si una situación difícil en el trabajo continúa, busca a alguien que te ayude. Es posible que pueda obtener ayuda confidencial del departamento de recursos humanos de su empresa, de su programa de asistencia a los empleados (EAP), de un colega de confianza en otra parte de la organización o de alguien ajeno a ella.

        Pida apoyo a su familia y amigos. A menudo nos encerramos en nosotros mismos en tiempos de crisis o cambio, cuando deberíamos mantener nuestras conexiones con las personas que queremos y en las que confiamos. Sea sincero con su cónyuge o pareja sobre la situación que está viviendo. No te alejes de amigos o colegas que podrían ofrecerte el apoyo que necesitas. La mayoría de la gente quiere ayudar. A veces sólo necesitan saber que les gustaría su apoyo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *