DC / PTIA : ¿Qué es el seguro de fallecimiento e invalidez?

También llamado garantía DC/PTIA (Fallecimiento / Pérdida total e irreversible de la autonomía), el seguro de fallecimiento e invalidez es una garantía que las instituciones bancarias exigen sistemáticamente con motivo de la suscripción de un préstamo inmobiliario.

Este se encarga del reembolso del capital restante adeudado en caso de fallecimiento o Pérdida Total e Irreversible de la Autonomía. Detalles

¿Qué es el seguro de decesos e invalidez?

Seguro de decesos

Como su nombre indica, el seguro de decesos (DC) es una garantía que cubre al suscriptor, que ha contratado un préstamo inmobiliario, y al banco prestamista en caso de que el primero fallezca.

En tal caso, la compañía de seguros se hace cargo de la devolución del importe restante para liquidar el préstamo inmobiliario. La entidad bancaria recupera así su participación y el prestatario evita transmitir su deuda a sus herederos. El seguro de decesos puede dar lugar eventualmente a un pago de capital adicional a los herederos del suscriptor.

Es importante detenerse en las condiciones del seguro de decesos. En primer lugar, hay que tener en cuenta que existe un límite de tiempo para la cobertura de los reembolsos. La edad máxima de cobertura suele situarse entre los 75 y los 90 años.

Es necesario, por tanto, que el asegurado tenga en cuenta este parámetro a la hora de elegir el seguro que va a contratar, sobre todo si ha suscrito un préstamo inmobiliario a largo plazo, al final del cual será anciano.

En segundo lugar, hay que señalar que las distintas compañías aseguradoras no cubren el mismo nivel de riesgo. De hecho, cada una tiene su lista de exclusiones en la que se establecen las circunstancias en las que no se harán cargo de la devolución del préstamo.

Generalmente, las aseguradoras excluyen los fallecimientos que se producen mientras se trabaja en una profesión de riesgo (bombero, militar…) o en una actividad peligrosa (paracaidismo, buceo…).

Algunas compañías, sin embargo, aceptan cubrir estos riesgos a cambio del pago de primas adicionales.

Seguro PTIA

Complemento inseparable del seguro de decesos, la garantía PTIA, al igual que la primera, se hace cargo del capital restante adeudado del préstamo inmobiliario, pero esta vez en caso de Pérdida Total e Irreversible de la Autonomía.

La definición de PTIA varía de una aseguradora a otra. En general, se trata de un estado de salud física o mental que corresponde a la tercera categoría de discapacidad de la Seguridad Social (100% de discapacidad).

A raíz de un accidente o enfermedad, la persona se encuentra incapacitada para ejercer una actividad profesional y requiere la asistencia permanente de un tercero para realizar determinados actos esenciales de la vida diaria.

En cuanto a la duración de la cobertura, las compañías aseguradoras suelen cubrir al suscriptor hasta que cumpla 65 años. No obstante, ante el aumento de la esperanza de vida, algunas aseguradoras están retrasando la edad máxima de cobertura, a cambio de una tarifa más alta.

Al igual que el contrato de seguro de decesos, el de la garantía PTIA tiene cláusulas de exclusión que difieren de una compañía a otra. Cuantas menos exclusiones haya en el contrato, mejor será la calidad de la solución aseguradora ofrecida por la entidad.

El sistema de cobertura

En el caso de que un solo prestatario contrate la cobertura de fallecimiento e invalidez, la aseguradora está obligada a cubrirlo al 100%.

cobertura del seguro de personas físicas'individus par l'assurance

No obstante, un préstamo contratado por dos da lugar a un reparto de la cobertura entre los coprestatarios. Esto se denomina cociente de seguros. La determinación de los cocientes se realiza en función de los ingresos de los dos prestatarios.

Si bien éstos deben cubrir obligatoriamente al menos la totalidad del importe del préstamo inmobiliario, no existe sin embargo ninguna regla en cuanto a la distribución. 30%/70%, 50%/50%, 55/45%, 100% en una cabeza…

Los coprestatarios pueden optar por el reparto que deseen. La cuota mayor se suele asignar a la persona con mayores ingresos.

Hay que tener en cuenta que, sumadas, las dos cuotas deben valer como mínimo el 100% y como máximo el 200%. Cuanto más amplia sea la cobertura (entre el 100 y el 200%), mayor será el coste del seguro.

Al fallecimiento del asegurado, el importe restante adeudado en el contrato de préstamo inmobiliario se devuelve al banco en proporción a la cuota. En caso de reembolso parcial, la mensualidad se revaloriza en función del capital restante adeudado.

El coste del seguro de CD/PTIA

El coste del seguro de fallecimiento e invalidez se evalúa en función de la edad del suscriptor, el importe que haya tomado prestado, su hábito de fumar y su categoría socioprofesional. Según las aseguradoras, la tasa varía entre el 0,15 y el 1,5% del importe del préstamo inmobiliario.

En cuanto a las primas de los seguros, su escalonamiento difiere de un establecimiento a otro. De hecho, algunas aseguradoras practican un sistema regresivo. En este caso, las primas, evaluadas en función del capital restante vencido, disminuyen con el tiempo, hasta ser casi nulas, al vencimiento del préstamo.

Otras aseguradoras aplican primas constantes cuyo importe se calcula en función de un coste medio a lo largo de toda la duración del préstamo. Hay que tener en cuenta que las primeras cuotas a pagar en un sistema decreciente son más altas que las que se pagan en un tipo fijo.

La elección del propio seguro DC/PTIA

En el momento de la firma del contrato de préstamo inmobiliario, el banco propone sistemáticamente al prestatario un contrato de seguro colectivo. Se trata de una garantía colectiva concertada entre una aseguradora y el establecimiento bancario del prestatario.

Las ventajas de esta solución residen en la simplificación de los trámites de adhesión y la reducción de los costes de gestión. Debido a la agrupación del riesgo, sin embargo, es más caro que un contrato individual.

Tenga en cuenta que todos los suscriptores están sujetos a una tasa de contribución única.

Elegir el seguro DC/PTIA'assurance DC/PTIA

Con la entrada en vigor de la ley Lagarde en 2010, el prestatario a la posibilidad de contratar un seguro de prestatario con la institución de su elección. Es lo que se denomina delegación del seguro.

Una vez que la cobertura ofrecida por la aseguradora elegida por el prestatario es equivalente a la del contrato de grupo, el banco del cliente está obligado a aceptar la delegación del seguro.

Como la prima se evalúa en función del riesgo, esta fórmula resulta especialmente interesante para los prestatarios considerados menos arriesgados por los bancos, en particular los clientes jóvenes y sanos que trabajan con contratos permanentes.

El interés de dicha ley radica en que el prestatario puede jugar a la competencia entre las numerosas aseguradoras para beneficiarse de la mejor oferta del mercado.

Puede ahorrar hasta un 50% en la tarifa de su seguro. No obstante, hay que señalar que los bancos han empezado a contraatacar reforzando la protección de sus contratos de grupo.

Los bancos también han empezado a tomar medidas para proteger a sus clientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *