definición – évangile señalar un problema

Évangile (s. m.)

1. La ley, la doctrina de Jesucristo.

– Santo Tomás llevó el Evangelio a las Indias (BOSSUET Hist. II, 7)

– San Kilian predicó el Evangelio en Franconia (BOSSUET ib. I, 11)

– Los judíos que habían recibido el Evangelio (BOSSUET ib. II, 9)

– ¡Cuánta sapiencia en la ciencia del Evangelio le dieron sus penas, y qué bien conoció la religión y la virtud de la cruz, cuando unió cristianismo y penas! (BOSSUET Reina de Anglet.)

– El Evangelio se propone al hombre como su segunda razón, como el suplemento de su conciencia (Colección MIRABEAU, t. v. p. 271)

2. Nombre de los libros que contienen la vida y la doctrina de Jesucristo. En los primeros siglos de la Iglesia aparecieron un gran número de Evangelios. La Iglesia ha reconocido sólo cuatro Evangelios. Jurar sobre los Evangelios o sobre el Evangelio, jurar tocando los Evangelios.

Evangelios apócrifos, aquellos que la Iglesia no reconocía. El Evangelio de la Infancia, el de aquellos libros en los que se relata la infancia de Jesucristo.

3. Por supuesto. El Evangelio, conjunto de los cuatro Evangelios reconocidos por la Iglesia, a saber, el Evangelio según San Mateo, el Evangelio según San Marcos, el Evangelio según San Lucas y el Evangelio según San Juan. Lee el Evangelio.

Creer una cosa como el Evangelio, creerlo sin reservas.

Familiar. No es palabra de Evangelio, es cosa que merece poca fe.

– Los juramentos de los gascones pasan poco por palabras de Evangelio (LA FONT. Gasc.)

En sentido contrario, palabra de Evangelio, cosa que merece toda la confianza.

– Podéis reíros, pero es el Evangelio (HAMILT. Gramm. 3)

-Sus actas son palabras del Evangelio a los señores jueces de Tours (P. L. COUR. I, 150)

Gente del Evangelio, gente buena, fácil de engañar.

-Este diablo era gente del Evangelio, Simple, ignorante, para ser engañado muy fácilmente (LA FONT. Papef.)

4. La parte del Evangelio que se lee en la misa.

El lado del Evangelio, el lado izquierdo del altar al entrar en el coro, llamado así porque es el lado donde se dice el Evangelio.

Este es el evangelio del día, dicho de una cosa nueva de la que todo el mundo habla.

– No sé cómo podré hablaros hoy de otra cosa que no sea este evangelio del día (SEV. 16 de marzo de 1689)

Sabéis que Mme. de Savoie no desea al mundo más que el cumplimiento del matrimonio de su hijo con la infanta de Portugal; éste es el evangelio del día (SÉV. t. VI, lett, 585, en POUGENS)

– Prueba que la soberanía pertenece al pueblo, y que éste sólo la deposita en las manos de los que se llaman soberanos …. sabes que éste es el evangelio del día ahora entre los protestantes (BAYLE Lett. a Minutoli, 24 de septiembre de 1693)

5. Comienzo del primer capítulo de San Juan, que un sacerdote recita poniendo una solapa de su estola en la cabeza de la persona a la que se lo recita.

No es creíble lo que gastó en que le dijeran los evangelios en la cabeza (SAINT-SIMON 97, 26)

Esta ceremonia se llama, en el departamento de Côtes-du-Nord, dar el evangelio.

6. Evangile es el título de algunos libros burlescos antiguos. Evangelio de las colas de gato.

7. Evangelio eterno, doctrina de Joaquín de Flora, monje calabrés del siglo XII, y de Juan de Parma, del XIII, según la cual el antiguo testamento responde a la primera edad del mundo, el nuevo testamento a la segunda edad, un tercer testamento que inaugura la tercera edad (véase

7. ).

8. Se dice, en lenguaje neológico, de las doctrinas innovadoras que agitan a la sociedad.

– Sus dispersos compañeros, agrupados en la nave, no hablan entre sí de la fe ni del martirio, Ni de los santos prodigios por la cruz forjada, Ni de los pecados remitidos en lugares consagrados; De un evangelio más orgulloso más fiero apóstoles, Resuenan de sus bocas palabras rotundas, Gloria, honor, libertad, grandeza, derecho humano …. (LAMART. Harold, XI)

NOTA

1. Evangelio lleva una E mayúscula cuando se refiere a la ley de Jesucristo, los libros que contienen su vida y la colección de estos libros. Lleva una E minúscula cuando se refiere a la parte del Evangelio que dice el sacerdote.

2. El género del evangelio ha sido durante mucho tiempo femenino; Boileau todavía lo hizo femenino:

El evangelio al cristiano no le dice en ningún lugar, Sé devoto; le dice, Sé amable, sencillo, equitativo, Sat. XI.-El Sr. Joli predicó en la inauguración; pero como sólo utilizó un evangelio antiguo y sólo dijo verdades antiguas, su aermón pareció viejo. (SÉV. Lett. 14 de junio de 1675) Hoy el evangelio sigue siendo masculino.

3. El Evangelio, en el sentido de la parte que se dice en la misa, se hizo femenino, por excepción, mientras que la palabra era además masculina. Hoy no tiene lugar ninguna excepción.

Histórica

Señor, no todo es Evangelio Quanque l’en dit aval la vile (la Rosa, 12481)- Et lors le seignor deit comander que on aporte une Evangille (Ass. de Jer. 96)

Se dice en medio del consejo real al canciller de Aquitania, que no dijo Evangelio (MONSTREL. t. I, f° 163, en LACURNE)

Se maldice en el Evangelio a quien tiene la elección y toma lo peor (LEROUX DE LINCY Prov. t. I, 25)- Así que elija usted lo peor; por eso es mauldict en el Evangelio (RABEL. IV, 46)- No me importa más el Evangelio que la epístola (Moyen de parvenir, p. 110, en LACURNE)

Etología

Provenç. evangeli, avangeli; esp. e ital. evangelio; portug. evangelho; del lat. evangelium, la palabra griega significa buenas noticias y se deriva de dos palabras que se traducen como bueno y anunciar, de donde el término mensajero, ángel (ver esta palabra).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *