Dodge Daytona

Dodge Charger Daytona de 1969.

Dodge Charger 1969

El Dodge Charger Daytona 1969 es un icono del automovilismo americano. Dodge quería competir con los nuevos Ford basándose en el Dodge Charger de 1969. El fabricante de automóviles modificó su parrilla para dividir mejor el aire y la dotó de un bisel enrasado, lo que le confiere una mayor eficiencia aerodinámica. Todavía no es lo suficientemente rápido para vencer a los Ford, Dodge va a por todas y pone en marcha el proyecto Daytona. Para ello, alargó el morro del Charger (lo que le confiere un pico de pájaro cuando se mira de lado). Para estabilizar la parte trasera, lleva un alerón situado en lo alto para poder abrir el maletero.

Dodge ganaba ahora las carreras de los domingos. Al año siguiente, el coche con alas se vistió de Superbird (con una insignia de Plymouth). Fue tan eficaz que los organizadores de la Nascar lo prohibirían para la temporada siguiente para preservar el espectáculo.

Se fabricó en 503 ejemplares, uno por concesionario, mientras que de su hermano gemelo de Plymouth se producirían más de 2.000.

Ambos coches se encontraban entre los muscle cars más codiciados. El Daytona se dio para 330 mph, llegando a alcanzar 383 mph en el lago salado de Bonneville.

Dodge reutilizó el nombre «Daytona» a través de su empresa matriz Chrysler en la década de 1980, para el Dodge Daytona (G-body), cuyo complemento de nombre indicaba la plataforma Chrysler utilizada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *