Dos posibilidades para crear tu negocio


Negocio personal o empresa: ¿qué elegir?

La elección entre una sociedad unipersonal y una sociedad se plantea en función de varios criterios, entre los que se encuentran: la actividad prevista, el número de personas que van a participar, la política organizativa, la puesta en común de los fondos de los que se va a disponer, los compromisos financieros que se van a tener que asumir, la responsabilidad financiera generada por la actividad, la obligación de una sociedad de someterse a una contabilidad más gravosa, las necesidades generadas por la actividad, el desarrollo previsible del negocio, la elección del régimen fiscal más adecuado, los objetivos perseguidos, etc.

Estos criterios influirán objetivamente en su elección entre el negocio personal y la realización de negocios como empresa y, en la mayoría de los casos, esta elección será evidente.

En general, si tiene la intención de trabajar con varias personas y si es probable que sus compromisos financieros sean significativos, la realización de negocios como empresa será evidente. En efecto, una empresa en la que intervienen varias personas requiere una estructura que establezca las atribuciones de cada uno, los métodos de gestión, un marco jurídico adecuado, etc. La actividad de la empresa permitirá crear esta estructura. Además, como acabamos de ver, la actividad en forma de sociedad permite dotar a la empresa de personalidad jurídica propia y crear, en la mayoría de los casos, una separación entre el patrimonio de los socios y el de la empresa. Si constituye una empresa, no arriesga su patrimonio personal, sino sólo el de la empresa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *