Educar a los niños y a los padres contra el ciberacoso

En una clase de sexto curso de la Académie Lafontaine de Saint-Jérôme, los alumnos aprenden a comportarse en las redes sociales. Y los jóvenes parecen muy conscientes de los riesgos asociados a Facebook o Instagram.

«Yo, lo uso y creo que puede ser tanto positivo como negativo», atestigua un estudiante. Me gusta compartir lo que hago con mis amigos, pero es algo privado. «

«Hay algunas personas que tienen tantas ganas de tener «likes», que se vuelven adictas y no piensan, añade su compañera. Debemos pensar antes de poner la información en las redes sociales. «

La profesora Kathleen Godard explica que cada vez más alumnos tienen una cuenta en una o varias redes sociales. Por ello, para ella es fundamental ayudarles a determinar mejor sus límites y saber qué información personal están dispuestos a compartir.

Quiere sobre todo educar y concienciar «de los lados positivos, pero también negativos» de estas plataformas.

Casos recientes de ciberacoso

Los sucesos de ciberacoso de hace unas semanas en Quebec han venido a dar la razón al profesor.

En noviembre, en Alma, tres alumnos fueron suspendidos por grabar a compañeros sin que lo supieran en las duchas. En Bécancour, fue una alumna de 11 años la que fue filmada desnuda por un compañero de clase.

Un estudio muestra que los colegios se están tomando el tema en serio. Según la Cátedra de Investigación sobre Bienestar Escolar y Prevención de la Violencia de la Universidad Laval, más del 80% de los centros educativos ya ofrecen talleres sobre seguridad en la red.

En 2017, el 7,5% de los estudiantes de secundaria confesaron haber recibido mensajes humillantes a través de Internet. Entre los estudiantes de primaria, el 6% dijo haber recibido mensajes hirientes a través del móvil.

«Nuestros estudios informan de que se han producido menos ciberagresiones -en comparación con 2013-, lo que no quita la gravedad de lo que ocurre cuando se producen. Tiene que ver con las relaciones interpersonales entre los jóvenes. Pero podríamos hablar de las relaciones entre adultos, porque eso también ocurre. No debemos esperar que desaparezca», insiste la presidenta Claire Beaumont.

En particular, señala que el núcleo del problema no está en las tecnologías, sino que tiene que ver con la noción de respeto a los demás.

Desarrollar el sentido de la moral y la ética, aprender que nuestros comportamientos pueden tener consecuencias en los demás, son cosas que los jóvenes deben aprender.

Educar a los padres

Nancy Gaudreau, profesora de educación especial en la Universidad de Laval, dice que la educación tiene que darse en la escuela, pero también en casa.

«En el aula, podemos tener debates y utilizar eventos de actualidad», explica. Podemos hacer que los alumnos se expresen sobre hechos que hayan podido ocurrir. En casa, puede que se trate más de supervisar. ¿Quiénes son los amigos de mis hijos en las redes sociales? Qué uso le dan?»

En cuanto a Corinne Payne, presidenta de la Federación de Comités de Padres de Quebec, le gustaría ofrecer formación a los padres.

«Sabemos que los niños nacen con ella en las manos», reconoce. Siempre estarán más avanzados que nosotros. «

Sin embargo, cree que los padres deben estar acompañados, informados y formados en todas estas nuevas tecnologías, para entender mejor y ayudar a sus hijos en el uso de las distintas redes sociales.

Con información de Marie-Laurence Delainey

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *