El brownie vestido de fiesta

17198779_10155070814673610_2053398829_n
Te confieso que te debo una disculpa cuando creé este blog, te prometí que te mostraría las recetas del libro de pasteles de Christophe michalak muy rápidamente.

Como habrás podido comprobar, no he cumplido mi promesa. Mi excusa es que he tardado en pedir el molde que recomienda Christophe michalak.

No se sostiene realmente porque con un clic, se pide muy rápidamente lo encontrarás aquí.

Pero bueno, creo que una vez probado no te importará.

Y sí, sé cómo maquillarte, al menos sé cómo elegir recetas que te ayuden a olvidarte de todo.

En su último libro, Christophe michalak, nos da recetas con galletas conocidas por todos pero que él sabe hacer únicas. Financieros, brownies, aparatos de clafoutis, galletas enrolladas, les da un impulso y los sublima manteniendo recetas accesibles para todos.

Hoy comparto con vosotros la receta de brownie que utiliza. Sabroso y fundente lo adoptarás en tu turno. Lo adorné con una ganache hecha con crema de untar casera, por supuesto.

La particularidad de este brownie viene del azúcar que utiliza, el azúcar muscovado.

Un poco de cultura, ¿qué es el azúcar muscovado?

Es un azúcar de caña integral, sin refinar procedente de Filipinas y Mauricio. Es de color marrón oscuro y tiene un alto contenido de melaza, lo que le da un sabor muy aromático. Si no encuentras, puedes utilizar vergeoise marrón para esta receta que es más fácil de encontrar.

La vergoise es un azúcar moreno húmedo, oscuro o claro que además es más aromático también.

Para un molde rectangular de 20 cm de largo: (4 personas)

70g de mantequilla
40g de chocolate al 70%
85g de azúcar muscovado o vergeo marrón
60g de huevos enteros
32g de harina T55
4g de cacao en polvo sin azúcar
0,5g de sal

La receta de un brownie parece sencilla pero para conseguir una textura que se derrita en la boca y no se caiga en el estómago hay que conocer algunos tecnicismos.

Para este tipo de galletas, hay dos momentos de trabajar la masa.

El primero con los huevos y el azúcar, donde tendrás que batir durante unos minutos, 2-3 son suficientes.

El segundo, la adición del chocolate y la harina donde ahí ya no se bate. Tenemos cuidado de no romper la estructura creada con los huevos y el azúcar.

Comenzamos precalentando el horno a 170 grados.

Entonces derretimos los 70g de mantequilla con los 40g de chocolate. Reservar.

Batir los 60g de huevo entero con los 85g de azúcar durante 2 minutos.

17198909_10155066985203610_310453488_n

Verter la mezcla de chocolate y mantequilla derretida y mezclar sin insistir.

17204477_10155066985228610_1618238735_n

En la foto, fui demasiado rápido y añadí el cacao demasiado pronto.

Añadir los 32g de harina, los 4g de cacao, los 0,5g de sal tamizada, batir de nuevo sin insistir.

17199210_10155066985183610_519534866_n
Ya tienes delante tu preciosa masa de brownie. Debe quedar liso y uniforme.

Verter en el molde previamente engrasado y enharinado.

17203886_10155066984553610_232155906_n
En la receta original se recomienda hacerla con 100 g de mantequilla semisalada y 20 g de harina. Confieso que no utilicé esta cantidad de mantequilla, quiero mantener mi figura un poco más.

Sólo queda hornearlo 12 minutos y no uno más a 170 grados.

Una vez cocido déjalo reposar tranquilamente en una rejilla hasta que se enfríe.

17197857_10155070814933610_806121079_n

NB:

Ahora te toca a ti, deja que tu creatividad y tu avaricia hablen para acompañarlo.

Ganache, ganache montée, nata montada, nueces, avellanas, gianduja.

Elegí un ganache montée casero para untar.

17199073_10155070814558610_1219424686_n

Para la ganache montée:

Para hacerla el día anterior.

Llevar a ebullición 100g de nata líquida entera con un mínimo de 30% de MF.

Verter en 150g de pasta para untar en tres tandas, hacer una ganache.
Hay que crear una emulsión mezclando con una espátula hasta tener una mezcla suave y sedosa.

Añadir 120g de nata líquida entera al 30% de MG como mínimo.

Filmar al contacto y enfriar durante toda la noche.

Al día siguiente, en una cuba muy fría vierte tu nata y bátala hasta conseguir una consistencia de chantilly.

Acabas de montar tu ganache.

Elige tu punta favorita y haz un buen pochado.

Mantenlo frío hasta que estés listo para comer.

Puedes añadir virutas de chocolate, avellanas cualquier cosa que te apetezca.

¡Estás a tu aire, haznos soñar y sobre todo date un capricho!!

Comparte:

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *