El coronavirus reduce California al turismo virtual

«¡Hemos llegado al océano, chicos!». Adam Duford ha repetido esa frase mil veces mientras aparca su minibús turístico frente a la playa de Santa Mónica, cerca de Los Ángeles.

En esta tarde soleada, por primera vez está solo, sin clientes y sin ningún tipo de ingresos, culpa del nuevo coronavirus.

El recorrido que organiza el jefe de Surf City Tours es totalmente virtual, a través del teléfono móvil y las redes sociales, y la errática conexión no hace honor al cielo azul ni al océano Pacífico.

Pero las autoridades californianas han ordenado el cierre de todos los negocios «no esenciales» y han pedido a la gente que se mantenga encerrada en la medida de lo posible para frenar la pandemia de Covid-19. Así que, como la mayoría de los profesionales del turismo, Adam Duford se ha visto reducido a la inactividad.

«Sin turistas, no tengo absolutamente ningún ingreso. Así que mi estrategia es entrar en hibernación y tratar de ser creativo», cuenta a AFP.

Así fue como se le ocurrió la idea de las visitas virtuales, que empezó a publicar en la cuenta de Instagram Surf City Tours para «cualquiera que esté atrapado en casa».

«Espero que todo el mundo esté bien y practique el distanciamiento social», dice al comienzo de su recorrido, con el teléfono en una mano y un cuaderno en la otra.

El paseo marítimo de Santa Mónica está casi desierto, el famoso muelle, habitualmente visitado por miles de personas, y su noria cerrada por las autoridades sanitarias… Primera parada no muy lejos de allí, frente a «Chez Jay», el restaurante en el que se reunían Marilyn Monroe y el presidente John F. Kennedy.

– Decenas de operadores turísticos –

«Es como venir de excursión con nosotros, te estoy enseñando lo mismo, sin que estés físicamente allí. Cuento la historia, muestro los lugares emblemáticos y doy algo de información sobre los famosos», dijo.

«Esta semana, con el comienzo de las vacaciones de primavera, podríamos haber tenido miles de clientes. Tengo siete furgonetas, las habríamos llenado y se habría ido hasta finales de mayo, cuando se habría calmado. Luego está el verano, cuando viene la mayoría de la gente», asegura Adam Duford, que compró la empresa hace un año y tuvo que despedir a todos sus empleados.

Las decenas de operadores turísticos que recorren Hollywood y Beverly Hills en sus minibuses de vivos colores también buscan desesperadamente clientes en las calles vacías.

Según la agencia de turismo de California, el sector aportó más de 145.000 millones de dólares al estado norteamericano en 2019 y se espera que haya crecido un 3,9% este año.

Eso fue antes de que la pandemia de coronavirus provocara el cierre de fronteras, con Asia y Europa en particular, y secara el flujo de turistas que sostienen a unos 1,2 millones de californianos.

Al igual que Adam Duford, muchos museos también han recurrido a las visitas virtuales y a las conferencias en línea, como el Acuario del Pacífico de Long Beach, que ha apuntado sus cámaras web a sus diversos animales y también ofrece una disección de pulpos para los estudiantes que se mantienen alejados de sus institutos.

Museos de arte como el Getty Center y el LACMA también han puesto en línea algunas de sus colecciones y herramientas de aprendizaje a distancia de forma gratuita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *