El fundador de Silk Road es acusado depatrocinar 6 asesinatos

Desde que comenzó en Nueva York el 14 de enero, el juicio de Ross Ulbricht ha dado múltiples giros. La fiscalía acaba de desenfundar un arma importante que podría costarle la vida al creador del mercado negro de internet: presuntamente ordenó seis asesinatos.

El hacha caerá pronto para Ross Ulbricht. El juicio contra el fundador del supermercado online de medicamentos comenzó en Nueva York hace casi un mes, pero su número de muertos aumenta día a día. El estadounidense, de 26 años, está acusado de ser el cerebro de The Silk Road, un mirífico mercado de la deep web. Por lo tanto, por extensión, es culpable de tráfico de drogas, falsificación de documentos, blanqueo de dinero y piratería informática. La primera versión del sitio que orquestaba había caído en manos del FBI en 2013.

La Ruta de la Seda, un negocio asesino

Aunque admite ser el creador de La Ruta de la Seda, Ross Ulbricht se declara sin embargo inocente. Pero los cargos se acumulan contra él, después de tres semanas de juicio. Según USA Today, la fiscalía ha desvelado documentos altamente incriminatorios: extractos de chats que supuestamente prueban que Ross Ulbricht intentó deshacerse de seis miembros problemáticos de su entorno. En estas conversaciones aparece constantemente un tal Dread Pirate Roberts, el seudónimo atribuido a Ross Ulbricht.

¿La causa de los asesinatos? FriendlyChemist, uno de los principales distribuidores de Silk Road, supuestamente amenazó con chantajear al cerebro del sitio revelando los nombres de varios clientes y distribuidores. Contactado por Redandwhite, un internauta que se hace pasar por un Hells Angel al que FriendlyChemist debe dinero, Ross Ulbricht acabó negociando la cabeza de su chantajista por 150.000 dólares en bitcoins. Una vez hecho el trabajo, el Ángel del Infierno advierte a su patrocinador de que otras cuatro personas estaban supuestamente conspirando contra él con FriendlyChemist y todavía suponen una amenaza. La recompensa es de 500.000 dólares. El contrato se habría ejecutado.

¿Y el sexto muerto?

No hay un sexto asesinato. Y sin embargo, Ross Ulbricht supuestamente lo ordenó de todos modos. En enero de 2013, Dread Pirate Roberts supuestamente pidió la ejecución de Curtis Clark Green, administrador de Silk Road desde 2011, que entonces fue detenido por el FBI por posesión de cocaína. Para evitar que su colega revelara información mientras estaba detenido, Ross Ulbricht supuestamente pagó los servicios de un sicario… que resultó ser un agente federal.

Para Amaëlle Guiton, autora de Hackers, en el corazón de la resistencia digital y periodista de Libération, Ross Ulbricht es la expresión de una visión de la sociedad en la que todo está regulado según la ley mercantil.

«Este mercado forma parte de la cultura de Internet, y Ross Ulbricht es él mismo un producto de esta cultura, muy americana por cierto. Ross Ulbricht es un libertario; considera, a veces desafiando a la tecnología, que las drogas son un mercado, un negocio que responde a la ley de la oferta y la demanda. Un negocio en el que, en contra de la creencia común, las transacciones de Bitcoin nunca son anónimas, y todas se registran en un libro de contabilidad. No sé si Ulbricht es un precursor, pero sus actividades delictivas plantean el debate del anonimato. Y ese anonimato no debe ser cuestionado sólo porque lo utilicen personas con dudosas intenciones.»

Silk Road Reloaded, y el mercado negro renace

Un total de seis asesinatos fueron encargados por Dread Pirate Roberts, presuntamente Ross Ulbricht, por la suma de 730 000 dólares. Desde que comenzó el juicio, el 14 de enero, la defensa ha tratado de demostrar que el acusado había delegado la gestión de su página web en varias personas, y que éstas habían planeado inculparle en caso de atentado (entre los acusados hay un francés). Como no hay pruebas de asesinato, el misterio sigue en torno al creador del mayor mercado negro de Internet. Se enfrenta a la cadena perpetua. Mientras tanto, Silk Road acaba de resurgir de sus cenizas.

«Silk Road Reloaded probablemente será llevada a cabo, especialmente si funciona de manera diferente. Sigue siendo el juego del gato y el ratón. El tráfico de drogas es tan antiguo como la humanidad. Y, como todas las actividades humanas, sus gestores exploran el potencial de las redes y las nuevas tecnologías. Entonces los investigadores tienen que ponerse al día. En mi opinión, Silk Road es la respuesta equivocada a una pregunta que merece ser formulada: ¿cómo se gestiona este mercado? ¿Con la prohibición, el bloqueo de sitios? Es una cuestión muy amplia»

Como se apresura a señalar Amaëlle Guiton, la corriente principal de Internet sólo tiene 15 años: «Todavía estamos aprendiendo a utilizarla. Los internautas y los delincuentes están todavía en proceso de prueba y error.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *