El problema de la parte introductoria del código civil – Perseo

EL PROBLEMA DE LA PARTE INTRODUCTORA DEL CÓDIGO CIVIL*

por

El Prof. Octavio IONESCU

1. Los grandes sistemas jurídicos del mundo reflejan las concepciones del derecho privado mediante los principios fundamentales y la técnica de los códigos civiles de los distintos países.

Intentaremos captar, en el presente estudio, uno de los aspectos de estas concepciones, a saber: lo que podríamos llamar la parte intro- ductiva de un código civil.

Aunque es muy importante, el problema rara vez se plantea fuera de la redacción de un nuevo código civil. En esta ocasión, se discute la utilidad y extensión de esta parte introductoria.

Tras la entrada en vigor del código, son las aplicaciones de los principios contenidos en esta parte del código las que se consideran.

2. En general, todos los códigos civiles contienen una parte introductoria. La cuestión es más bien cómo debe concebirse: en la forma sintética de un título o libro preliminar, que expresa la concepción francesa y latina en general, o en la forma muy desarrollada de una parte general, que se encuentra en el Código Civil alemán y en las legislaciones civiles derivadas de él.

El objetivo de este trabajo es establecer las diferencias que existen entre estas dos concepciones y precisar sus características, examinando una serie de códigos y anteproyectos, en lo posible de fecha reciente, o incluso en curso de elaboración.

3. A primera vista, se podría tener la impresión de que el problema de la parte introductoria de un código civil es una simple cuestión de técnica legislativa. De hecho, esta parte introductoria sigue estando estrechamente relacionada con la clasificación de las materias de un código civil. Ahora bien, tal operación no es sólo técnica, es al mismo tiempo profundamente

(*) Permítanme considerar este trabajo como un modesto homenaje a la ciencia jurídica francesa y especialmente a la Facultad de Derecho de París, donde pasé largos años de estudio.

Mi pensamiento agradecido permanece fiel al recuerdo de los grandes maestros que allí tuve y a los principios del derecho que me enseñaron.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *