En Los Ángeles, construcción de un crematorio ecológico… fotovoltaico

Decodeine, el estudio de diseño y arquitectura de Margot Krasojević, tiene sede en Londres y Pekín. Graduada por la Universidad de Greenwich y la Bartlett School of Architecture de Londres, trabajó para Zaha Hadid y NOX antes de abrir su propio despacho en 2000. Entre sus proyectos anteriores se encuentran un hotel pop-up en Doha -The Jetway-, así como diseños guiados por la arquitectura sostenible centrados en las energías renovables: la Prisión Hidroeléctrica de Cascada en Canadá, la Casa Hidroeléctrica de Mareas en Ciudad del Cabo, la Pasarela Purificadora de Agua en Ámsterdam y un hotel suspendido en la Provenza. Tras pasar 6 meses en Ordos y en el desierto de Gobi, el arquitecto recibió también el encargo de diseñar un templo budista y una torre funeraria que hicieran referencia a los enterramientos tradicionales del Tíbet y Mongolia.

Un edificio de hormigón con arcos oblicuos

El edificio está compuesto por una serie de arcos oblicuos que imitan (y se adaptan) al paisaje ondulado y montañoso, y que sirven de puente entre los elementos arquitectónicos y los espacios interiores. Debido a su geometría, la construcción del arco inclinado es una estructura autoportante. Un límite estructural de hormigón envuelve el paisaje y el crematorio. Se eleva para mostrar la cámara de cremación, proporciona un camino despejado para los coches fúnebres y guía la procesión de los familiares del difunto hasta la puerta de salida.

Energía solar y biocombustibles

En lugar de volver al funcionamiento habitual de este tipo de edificios y utilizar madera para las cremaciones funerarias, el diseño de Margot Krasojević ha recurrido a la energía solar y a los biocombustibles, lo que reducirá el tiempo necesario para la cremación, pero también los costes y los contaminantes tóxicos expulsados o eliminados. La energía utilizada en este crematorio es siempre la solar, pero también se dispondrá de un generador de reserva alimentado por biomasa, biogás o un quemador de gas natural en caso de ausencia prolongada de luz solar. Los reflectores parabólicos Scheffler rodean la cámara de incineración y pueden inclinarse para lograr una mayor concentración solar. Con el objetivo de ofrecer una incineración respetuosa con el medio ambiente, la cámara solar utiliza una combinación de filtros dicroicos y lentes Fresnel para concentrar mejor los rayos del sol.

Metal reciclado o revendido

El crematorio cuenta con un jardín del recuerdo que serpentea entre las zonas de meditación y una capilla abierta. La capilla está encajada en arcos inclinados autoportantes que flotan sobre el paisaje de hormigón ligeramente esculpido. Tiene vistas a la cámara de cremación solar. Una vez finalizada la cremación, un imán recoge los metales restantes, que luego serán reciclados. Algunos materiales se revenderán a la industria aeronáutica, automovilística y doméstica, y otros se reutilizarán en la construcción de señales de tráfico o coches eléctricos…

Tatuajes, arrecifes o fuegos artificiales

Por último, a la hora de diseñar este crematorio, el arquitecto imaginó una producción de eventos para personalizar la ceremonia reflejando la personalidad del fallecido. Este eco-crematorio ofrece así tres servicios adicionales a la cremación tradicional: transformar las cenizas del difunto en un tatuaje, aglomerarlas en un pequeño arrecife oceánico de hormigón o integrarlas en un espectáculo pirotécnico…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *