George W. Bush permanece invisible

El impopular presidente saliente de EEUU, George W. Bush, se rodeó el martes por la noche de amigos íntimos y familiares en la Casa Blanca para seguir los resultados de las elecciones lejos de la mirada pública, y encomendó al ganador la bendición de Dios, según dijo su portavoz.

El señor Bush iba a permanecer invisible para el público hasta el final.

Su portavoz, Dana Perino, debía hacer público un comentario una vez conocido el ganador de la presidencia. Pero a medida que la llegada gradual de los resultados acercaba cada vez más al demócrata Barack Obama a la victoria, Perino señaló que no aparecería ante las cámaras y que se conformaría con una reacción escrita.

Aludió a lo tardío de la hora.

Los Bush comenzaron la noche electoral con amigos y miembros del equipo presidencial en una «agradable» cena en las dependencias personales del presidente en la Casa Blanca, dijo Perino.

Para Bush, la velada fue también una oportunidad para celebrar el 62 cumpleaños de su esposa Laura, dijo Dana Perino.

Se sirvieron algunos de los platos favoritos de la señora Bush, junto con un pastel de cumpleaños de coco, dijo. La primera dama estadounidense recibió un par de pendientes de manos de su marido.

«El presidente hizo un brindis al principio de la cena, agradeció a los que estaban allí todo el trabajo que han hecho y su amistad. Terminó diciendo: «Que Dios bendiga a quien gane esta noche», dijo Perino.

Bush siguió luego los resultados con algunos de sus ayudantes. Hizo llamadas telefónicas para felicitar a los republicanos victoriosos en las elecciones al Congreso.

El señor Bush, rechazado por John McCain -aunque republicano como él- y utilizado como espantapájaros por el favorito demócrata, Barack Obama, tuvo una participación cada vez más reducida en la campaña a medida que se acercaban las elecciones. En los últimos días, se ha mostrado poco a la prensa, salvo para ir y venir en helicóptero al retiro presidencial de Camp David.

Sus portavoces han citado la carga de trabajo de las últimas semanas, que han tenido a Mr. Bush lidiando con la crisis financiera, la guerra de Georgia o los huracanes.

Pero su portavoz había reconocido el lunes que Mr. McCain para que no se le asocie con un presidente que bate récords de impopularidad.

El Sr. Bush «se da cuenta de que no se trata de él en estas elecciones… Tampoco ignoramos que el Partido Republicano quería que se tratara del Sr. McCain en estas elecciones, y eso está bien», había dicho la Sra. Perino.

«Muchas veces, cuando se hacen cosas grandes, cuando se toman decisiones difíciles, no son populares. El Presidente Bush lo entiende. Dicho esto, ama a este país, ama a esta gente, amaba su trabajo, y observará con gran interés los resultados de mañana por la noche (este martes) a medida que vayan llegando», según la señora Perino.

El señor Bush había votado ya el 24 de octubre por adelantado al señor McCain, según la señora Perino. Las papeletas de los Bush habían sido enviadas el mismo día al estado sureño de Texas, donde los Bush están registrados.

Sea quien sea el 44º presidente de los Estados Unidos, la señora Perino reiteró el martes el compromiso del señor Bush de hacer la transición «lo más suave posible».

El próximo presidente toma posesión el 20 de enero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *