Guinea: Loi No. L/9194/019/CTRN de 1994 sobre las condiciones de entrada y estancia de los extranjeros en la República de Guinea

Cita como

Editorial Organismos legislativos nacionales / Autoridades nacionales
Fecha de publicación 1994
Documentos relacionados Guinea: Decreto núm. D/94/059/ de 1994 por la que se aplica la Ley nº L/94/019/CTRN de 1994 por la que se establecen las condiciones de entrada y estancia de los extranjeros en la República de Guinea
Guinea: Ley nº. L/9194/019/CTRN de 1994 sobre las condiciones de entrada y estancia de los extranjeros en la República de Guinea , 1994, disponible en: https://www.refworld.org/doc.html
Este es el texto oficial. Esta Ley fue firmada por el Presidente de la República el 13 de junio de 1994.
Aviso legal Esta no es una publicación del ACNUR. El ACNUR no se responsabiliza de su contenido ni lo respalda necesariamente. Las opiniones expresadas son exclusivamente del autor o del editor y no reflejan necesariamente las del ACNUR, las Naciones Unidas o sus Estados miembros.

Fecha de entrada en vigor: 1994

El Consejo Transitorio de Reparación Nacional

Dado lo dispuesto en la ley fundamental, particularmente en sus artículos 93 y 94; Después de haber deliberado, adopta,

El Presidente de la República promulga la siguiente ley:

Título primero – DISPOSICIONES GENERALES RELATIVAS A LA ENTRADA DE EXTRANJEROS EN LA REPÚBLICA DE GUINEA

Se considera extranjero a toda persona que no tenga la nacionalidad guineana, ya sea que tenga una nacionalidad extranjera o que no tenga nacionalidad.

Artículo 2

Los extranjeros, en lo que respecta a su estancia en la República de Guinea, estarán sometidos a las disposiciones de la presente ley, sin perjuicio de los convenios internacionales o de las leyes y reglamentos especiales que los deroguen.

Artículo 3

Todo extranjero deberá, para entrar en la República de Guinea, ser titular de un pasaporte válido o de un documento de viaje que lo sustituya, provisto de un visado.

Artículo 4

Los menores de 15 años que viajen solos están obligados, a la entrada, durante su estancia y a la salida de la República de Guinea, a llevar un pasaporte válido o cualquier otro documento de viaje que lo sustituya.

Capítulo II: Visado de entrada

Todo extranjero que entre en la República de Guinea estará obligado a obtener previamente un visado de entrada debidamente visado en su pasaporte o documento de viaje con indicación de su validez y de la duración de la estancia.

El visado de entrada será concedido:

En la República de Guinea por el departamento encargado de la seguridad;

Externamente por las misiones diplomáticas o consulares de la República de Guinea.

El visado se concederá para una o varias entradas y salidas.

Artículo 6

Estarán exentos del visado de entrada en la República de Guinea:

1. Extranjeros en tránsito a bordo de un barco o avión que haga escala en un puerto o aeropuerto guineano o que atraviese el territorio nacional por tierra;

2. Los extranjeros que sean nacionales de países que hayan suscrito acuerdos de reciprocidad con la República de Guinea a este respecto.

Estos extranjeros podrán viajar y permanecer en la República de Guinea de acuerdo con las disposiciones de dichos acuerdos, sin perjuicio de la legislación relativa a la entrada y estancia de extranjeros.

Artículo 7

El hecho de que un extranjero esté exento de visado en virtud de un convenio de reciprocidad no impedirá a las autoridades competentes ejercer los poderes generales de policía que les permitan prohibir la entrada en el territorio nacional por razones de seguridad pública.

CAPITULO III: De la expedición y prórroga de los visados de entrada

La expedición del visado de entrada estará condicionada a que el solicitante aporte los siguientes documentos:

una solicitud de visado por escrito,

una justificación de los recursos suficientes para mantenerse en caso de que no tenga intención de ejercer ninguna actividad lucrativa durante su estancia en la República de Guinea,

un billete de ida y vuelta o de regreso,

o el pago de un depósito en moneda extranjera al Banco Central de la República de Guinea por un importe igual al precio del billete de ida y vuelta o de regreso.

dos fotos de identidad idénticas y recientes.

Artículo 9

La expedición de visados de entrada y prórroga de estancia dará lugar a la percepción de derechos fiscales especiales de timbre, según las tarifas y procedimientos definidos por orden del departamento encargado de las finanzas.

Artículo 10

La validez del visado de entrada no podrá ser superior a tres meses, salvo que se estipule lo contrario en los convenios en los que la República de Guinea sea parte.

Artículo 11

Los visados de entrada para las delegaciones deportivas culturales de expertos y otras personas invitadas por una autoridad autorizada de la República de Guinea se expedirán sobre la base de una solicitud escrita de la autoridad pública invitante.

Artículo 12

El visado de entrada podrá ser concedido o denegado sin que la autoridad competente deba motivar su decisión.

Capítulo IV: Disposiciones a la llegada

El extranjero deberá presentarse a su llegada a los servicios competentes del puesto fronterizo por el que entró en la República de Guinea y someterse a las formalidades de acuerdo con los requisitos vigentes.

Artículo 14

Todo extranjero que entre en la República de Guinea está obligado a presentar a su llegada un Carnet Sanitario Internacional válido y reconocido por los convenios internacionales o las leyes y reglamentos vigentes.

Artículo 15

En el caso de un diplomático en tránsito en estancia temporal o de larga duración las formalidades se limitan a la presentación de un pasaporte válido con visado de la libreta sanitaria internacional en vigor y la ficha de llegada cumplimentada de acuerdo con las prescripciones en vigor.

Artículo 16

El extranjero empleado por el Estado guineano en virtud de un contrato de expatriación considerado como experto. Cuando llegue por primera vez a la República de Guinea, estará sujeto, además de las formalidades habituales, a la presentación de un contrato de trabajo o de cualquier otro documento que lo sustituya.

Artículo 17

El extranjero que desee ser empleado en el sector privado deberá, a su llegada, además de las formalidades habituales, proveerse de los documentos necesarios para el ejercicio de una actividad profesional, si se propone ejercerla.

TITRO II – DISPOSICIONES GENERALES RELATIVAS A LA ESTANCIA DE LOS EXTRANJEROS

Se considera en tránsito a todo extranjero que pase por la República de Guinea por un período no superior a cinco días. Podrá concedérsele un visado de tránsito por un período no superior a cinco días a la vista de los documentos para la continuación del viaje.

Artículo 19

Todo extranjero en tránsito sin visado podrá ser autorizado a permanecer bien en el lugar previsto al efecto en el puesto fronterizo o en cualquier otro establecimiento que indiquen las autoridades competentes, bien devuelto.

Artículo 20

Todo extranjero en posesión de un visado de tránsito deberá entrar y salir del territorio nacional en los plazos previstos y por el puesto fronterizo indicado en el visado, salvo en casos de fuerza mayor.

Capítulo II: De la estancia temporal

Se considera en estancia temporal al extranjero que llega a la República de Guinea para una estancia superior a Cinco días y no superior a Noventa días.

Artículo 22

El visado de estancia temporal se concede por un período de hasta Noventa días. No obstante, podrá prorrogarse por un período no superior a noventa días.

Artículo 23

La solicitud de prórroga deberá realizarse con una antelación mínima de siete días a la expiración del visado de residencia temporal en vigor.

Artículo 24

El extranjero en residencia temporal deberá estar obligatoriamente en posesión de un billete de viaje de ida y vuelta o de continuación de viaje deberá, asimismo, acreditar que puede vivir con sus recursos a falta de lo cual se denegará la entrada en el territorio nacional.

Artículo 25

El extranjero deberá abandonar la República de Guinea al expirar el período de validez de su visado de residencia temporal, salvo que obtenga una prórroga o se le expida una tarjeta de residencia o cualquier acto que la sustituya.

Capítulo III: De la estancia de los residentes

Todo extranjero que desee permanecer en la República de Guinea después de la expiración del plazo fijado por los visados deberá solicitar un visado de estancia de larga duración una tarjeta de identidad especial denominada «Tarjeta de residente» y una cartilla de extranjero si es necesario.

Artículo 27

No obstante, están exentos de la tarjeta de residencia:

Los menores de quince años que acompañen a sus padres;

Los extranjeros que sean nacionales de países que hayan suscrito acuerdos de reciprocidad con la República de Guinea a este respecto.

Artículo 28

Los extranjeros residentes en la República de Guinea se clasifican en Extranjeros Expertos, Extranjeros Residentes, Extranjeros Residentes Privilegiados y Refugiados o Apátridas.

Sección I: Expertos Extranjeros

Los extranjeros en misión de larga duración ante el Gobierno de la República de Guinea y los Expertos Extranjeros empleados por el Estado guineano deberán estar en posesión de una tarjeta de identidad especial denominada «Tarjeta de Experto Extranjero Residente».

Artículo 30

La Tarjeta de Experto Extranjero Residente será expedida por el Departamento encargado de la Seguridad a petición de la autoridad pública de control. La duración de su vigencia no podrá exceder, en ningún caso, de la duración del contrato de trabajo del experto.

Artículo 31

Los expertos extranjeros estarán exentos del pago de las tasas que normalmente se devengan por la expedición de visados, tarjetas especiales de identidad y permisos de trabajo.

Artículo 32

Los familiares de los expertos que permanezcan en la República de Guinea y sean mayores de Quince años deberán ser titulares cada uno de una tarjeta de residente cuya duración no podrá exceder en ningún caso la del contrato de trabajo de sus padres.

Sección II: Extranjeros residentes

Los extranjeros que deseen establecer su residencia en la República de Guinea deberán ser titulares de una tarjeta de identidad especial denominada «Tarjeta de Extranjero Residente» y, en su caso, de una cartilla de extranjero. Esta tarjeta tiene una validez que oscila entre uno y tres años renovables.

Sección III: Extranjeros residentes privilegiados

Se consideran extranjeros residentes privilegiados los extranjeros establecidos en la República de Guinea por las razones sociales familiares culturales o económicas que se enumeran a continuación:

1. Extranjeros establecidos por motivos sociales;

misioneros religiosos que trabajan sin ánimo de lucro;

2. Extranjeros establecidos por razones familiares;

Extranjeros casados con guineanos o esposas extranjeras divorciadas o viudas de guineanos que deseen permanecer con sus hijos residentes en Guinea y que hayan conservado su nacionalidad de origen;

Extranjeros casados con guineanas;

Extranjeros con un progenitor guineano;

3. Extranjeros establecidos por razones culturales;

Estudiantes extranjeros becados en universidades o centros de formación guineanos;

4. Extranjeros establecidos por razones económicas;

extranjeros cuyas actividades estén relacionadas con la promoción económica nacional habiendo permanecido al menos diez años en el país. Se trata de empresarios de industriales de artesanos y otros empresarios establecidos en Guinea.

Artículo 35

Los extranjeros a los que se refiere el artículo 34 podrán obtener una tarjeta denominada «Tarjeta de Residente Privilegiado». Sólo se expide tras una investigación administrativa del Departamento de Inmigración.

Artículo 36

La tarjeta de identidad especial la expide el departamento encargado de la seguridad a los extranjeros residentes que ejercen un empleo liberal o trabajan en el sector privado a los expertos y a los miembros de su familia.ección IV: Refugiados y apátridas Los extranjeros que residan en la República de Guinea sin nacionalidad o que disfruten del derecho de asilo político deberán estar en posesión de una tarjeta de identidad especial de refugiado político expedida por las autoridades competentes. Esta solicitud deberá ir acompañada de un certificado médico expedido por un médico autorizado, un extracto de los antecedentes penales, ambos con menos de tres meses de antigüedad, y el resguardo del pago a Hacienda de las tasas previstas en el artículo 9 de la presente Ley.

Sin embargo, estarán exentos del pago de estos derechos:

Los extranjeros que sean nacionales de países que hayan celebrado acuerdos de reciprocidad con la República de Guinea.

Los misioneros religiosos en estancia de larga duración que trabajen sin ánimo de lucro.

Los extranjeros casados con guineanos o las esposas extranjeras divorciadas o viudas de guineanos que deseen permanecer con sus hijos residentes en Guinea.

Los estudiantes extranjeros, los becarios y las personas en prácticas en las Universidades guineanas y otros centros de formación.

El coste de la confección de los permisos de residencia correrá a cargo de los interesados.

Artículo 39

La solicitud de renovación del permiso de residencia se presentará con una antelación mínima de tres meses a la expiración de dicho permiso.

El procedimiento para la renovación de la tarjeta es el mismo que para su establecimiento.

Artículo 40

En caso de denegación de la solicitud de tarjeta de residencia o de su renovación, esta decisión se notificará al solicitante si se encuentra en el territorio nacional se le invitará a abandonarlo en un plazo máximo de Quince días desde la fecha de la notificación.

Artículo 41

El extranjero que haya perdido su tarjeta de residencia podrá recibir un duplicado siempre que, no obstante, no le haya sido retirada por medidas administrativas.

Artículo 42

La tarjeta de residencia se retirará en caso de fallecimiento del titular o de expulsión del territorio nacional o si deja de cumplir las condiciones legales reglamentarias que le permitían beneficiarse de ella.

Sección VI: La cartilla de extranjero

Todo extranjero residente mayor de Quince años que ejerza un oficio una industria, una profesión liberal o esté empleado en el sector privado y que desee establecer su residencia en la República de Guinea deberá estar en posesión de una cartilla de extranjero.

Artículo 44

La tenencia de este carnet está sujeta al pago de una tasa anual de visado, cuyo importe se fija en el decreto previsto en el artículo 9 de la presente ley.

Artículo 45

El carnet de extranjero sólo podrá ser expedido tras la obtención del visado de residencia de larga duración de acuerdo con el procedimiento que se establezca por decreto de aplicación.

Artículo 46

El carnet de extranjero deberá ser presentado en todas las requisiciones de las autoridades. Se puede retirar al titular que no cumpla con la legislación sobre la estancia de extranjeros o que deje de ofrecer las garantías exigidas por el Estado guineano.

En caso de denegación de la presentación o de retirada del carnet, el extranjero deberá abandonar la República de Guinea en un plazo de quince días, so pena de ser perseguido judicialmente.

Artículo 47

Todo duplicado del carnet de extranjero dará lugar a la percepción de las mismas tasas que el original.

Sección VII: Fianza

Para ser autorizado a residir en la República de Guinea, todo extranjero deberá presentar garantías para su repatriación.

Estas garantías consistirán en el pago de una fianza o en la prestación de una carta de garantía bancaria para la repatriación.

Artículo 49

La fianza será como mínimo igual al precio del billete que permita la repatriación del extranjero.

Debe ser depositado contra un recibo del Tesoro Público. La carta de garantía bancaria para la repatriación deja de ser válida el día en que su beneficiario abandone definitivamente el territorio nacional.

Están exentos de las obligaciones previstas en el artículo 48 anterior:

Los diplomáticos y agentes consulares acreditados en la República de Guinea y los miembros de sus familias.

Los nacionales de los Estados que hayan celebrado con la República de Guinea Convenios recíprocos en la materia.

Los menores de quince años que acompañen a sus padres.

Los extranjeros que tengan la condición de residente privilegiado.

Artículo 50

El incumplimiento de la seguridad dará lugar a la expulsión o devolución del solicitante.

Capítulo IV: De la circulación de los extranjeros en la República de Guinea

Los extranjeros residirán y circularán libremente por el territorio nacional de la República de Guinea. Sin embargo, el jefe del departamento de seguridad puede prohibirles, mediante una medida policial individual o colectiva, la entrada o la permanencia en determinados lugares.

El extranjero en tránsito sólo podrá permanecer en la localidad mencionada en su permiso de tránsito.

Artículo 52

Los extranjeros que permanezcan en la República de Guinea podrán presentar a cualquier requerimiento de los agentes de la autoridad competente los documentos o papeles al amparo de los cuales hayan sido autorizados a residir y circular por el territorio nacional.

Artículo 53

En caso de cambio de residencia, el extranjero obligado a estar en posesión de la cartilla de extranjería deberá, antes de su salida, hacerla visar por la comisaría de su anterior residencia e indicar el lugar de la nueva. Los mismos trámites de visado deberán realizarse en la comisaría de policía del lugar de su nueva residencia dentro de las 72 horas siguientes a su llegada.

Artículo 54

Cuando un extranjero que ejerza un comercio, una industria o una profesión cambie la sede de su establecimiento principal, deberá hacer una declaración a las autoridades guineanas que le autorizaron a ejercer su profesión y al servicio encargado del control de los extranjeros. Las mismas formalidades se llevarán a cabo en los locales de la nueva sede.

Artículo 55

Todo alojado profesional que reciba a un extranjero deberá hacer una declaración en la comisaría de policía de la localidad. El extranjero debe rellenar el formulario del hotel previsto para ello.

CAPITULO V: Trabajo de los extranjeros en la República de Guinea

Debe ser titular de una tarjeta denominada «Tarjeta de residente temporal».

Trabajadores temporales.

Los extranjeros que vengan a la República de Guinea sólo por un periodo de tiempo limitado, sin querer establecer en ella su residencia ordinaria.

Artículo 57

El periodo de validez de la tarjeta de residente temporal no podrá ser superior ni exceder el periodo de validez de los documentos y visados exigidos para la entrada y estancia de los extranjeros en la República de Guinea. El extranjero deberá abandonar la República de Guinea al expirar el período de validez de su tarjeta, a menos que obtenga su renovación o se le expida una tarjeta de residente ordinaria o una tarjeta de residente privilegiada.

Artículo 58

Ningún empleador, ya sea una persona física o jurídica, podrá emplear a un extranjero a cualquier título sin la autorización previa de la Oficina Nacional de Empleo y Mano de Obra y del servicio encargado del control de los extranjeros.

Capítulo VI: Disposiciones especiales aplicables a los miembros de las representaciones diplomáticas, consulares y organizaciones internacionales y a los miembros de sus familias

La realización de la entrada de tránsito de estancia y salida de los miembros de las representaciones diplomáticas consulares u organizaciones internacionales acreditadas en la República de Guinea y de los miembros de sus familias es competencia del Ministerio encargado de los Asuntos Exteriores.ítulo III – DISPOSICIONES RELATIVAS A LA SALIDA DEL TERRITORIO NACIONAL APLICABLES A LOS EXTRANJEROS Los extranjeros son libres de poner fin a su estancia y abandonar la República de Guinea cuando lo deseen. Sin embargo, sólo podrá hacerlo después de haber cumplido con sus obligaciones legales y contractuales.

Artículo 61

Todo extranjero que resida en la República de Guinea y tenga que abandonar temporalmente el territorio nacional deberá presentar a las autoridades fronterizas su pasaporte o documento de viaje válido, su tarjeta de residente y, en su caso, su cartilla de extranjero.

El extranjero residente sólo podrá abandonar el territorio nacional de forma definitiva si está en condiciones de presentar a las autoridades fronterizas un pase fiscal, un certificado de no persecución ambos con una antigüedad inferior a un mes con excepción de los contemplados en el artículo 49 de esta Ley.

Sección I: Extranjeros no residentes

Los extranjeros sometidos a las formalidades de visado de entrada podrán salir de la República de Guinea con la simple presentación de su documento de viaje válido si no se ha superado el período concedido por el visado de entrada o su prórroga.

Artículo 63

Los extranjeros exentos de las formalidades de visado de entrada, bien por ser beneficiarios de convenios diplomáticos o de reciprocidad entre la República de Guinea y su país, bien por estar en tránsito provistos únicamente de su documento de viaje válido, podrán salir libremente del territorio nacional.APITULO II: Devolución, expulsión, arresto domiciliario, prohibición de salida, deportación Sin perjuicio de la facultad reconocida a un extranjero de poner fin voluntariamente a su estancia en la República de Guinea antes de la expiración del período de validez de su estancia con sujeción a las responsabilidades en que pueda incurrir como consecuencia de los compromisos contraídos, las autoridades públicas están legalmente facultadas para poner fin a la estancia de cualquier extranjero, aunque haya entrado y permanecido legalmente en la República de Guinea, cuando lo exijan circunstancias excepcionales o cuando el extranjero sea declarado indeseable a título personal.

La acción de los servicios públicos en este sentido se ejercerá mediante:

la devolución

la expulsión

la detención residencial

la repatriación

a la frontera

Artículo 65

La devolución consistirá en la prohibición de acceso al territorio nacional de un extranjero que no cumpla las condiciones de entrada en la República de Guinea.

Artículo 66

Todo extranjero que no cumpla con las condiciones exigidas para entrar en la República de Guinea será reembolsado por cuenta del transportista que lo haya aceptado como pasajero.

Si es imposible devolver al extranjero inmediatamente, se le puede autorizar a permanecer temporalmente en el lugar de llegada a expensas y bajo la responsabilidad del, transportista. Éste está obligado a sacarlo fuera de las fronteras lo antes posible.

Artículo 67

La expulsión es la medida administrativa por la que se ordena a todo extranjero, sea o no titular de un permiso de residencia, que abandone el territorio nacional en un plazo determinado.

La expulsión de un extranjero del territorio nacional se pronuncia por Orden del Jefe del Departamento de Seguridad. Esta medida podrá tener lugar en los siguientes casos:

cuando las autoridades administrativas consideren que su presencia en la República de Guinea constituye una amenaza para el orden público;

cuando haya sido objeto de resoluciones judiciales firmes que impliquen una condena de prisión por una falta o delito. La orden de expulsión no será ejecutable hasta que se haya cumplido la condena. El plazo fijado por la orden de expulsión comenzará a contar a partir de la fecha de puesta en libertad del condenado;

cuando, en caso de denegación o retirada del permiso de residencia, no haya abandonado el territorio de la República de Guinea en el plazo fijado, salvo que pueda justificar que su retraso es imputable a una causa de fuerza mayor.

Artículo 68

El extranjero expulsado será escoltado de vuelta a la frontera por la policía.

Artículo 69

Puede ocurrir que el extranjero por una razón justificada, y en particular si es un refugiado político, no pueda regresar a otro país. En este caso, el jefe del departamento encargado de la seguridad podrá dictar contra él una orden de arresto domiciliario en el lugar o lugares que se le fijen y en el que deberá presentarse periódicamente ante la Policía o la Gendarmería.

Artículo 70

La prohibición de salida es la medida por la que los poderes públicos prohíben a un extranjero abandonar el territorio nacional, bien por no haber cumplido la legislación sobre residencia de extranjeros, bien por estar sujeto a un procedimiento judicial.

El Fiscal General o el Ministerio Fiscal tendrán la facultad de impedir que un individuo sobre el que existan graves presunciones de culpabilidad se sustraiga a la acción de la Justicia abandonando el territorio nacional.

En los demás casos, el jefe del Departamento de Seguridad será la única autoridad facultada para prohibir la salida de un extranjero del territorio nacional por las razones que estime justificadas.

Artículo 71

Serán deportados, sin perjuicio de lo dispuesto en los artículos 73 y 75 de la presente ley:

Todo extranjero que no pueda justificar haber entrado regularmente en el territorio nacional;

Todo extranjero que haya permanecido en la República de Guinea sin permiso de residencia regular más allá del tiempo reglamentario;

Todo extranjero al que se le haya denegado la prórroga de un visado de residencia temporal y que haya permanecido en el territorio nacional más allá de la duración de su visado.

Artículo 72

La ejecución de esta medida varía en función de si el extranjero es considerado peligroso para el orden público o no.

(a)Si el extranjero no es considerado un peligro para el orden público, se le invitará;

a que regrese a las fronteras por sus propios medios dentro del plazo concedido;

o, si carece de recursos, incluida una fianza de repatriación o una carta de garantía, a que solicite a su Cónsul la obtención de los fondos necesarios para su viaje.

El extranjero privado de recursos y que se encuentre sin protección consular por ser refugiado político o apátrida podría hacerse cargo el Estado guineano.

(b)Si se considera que el extranjero es peligroso para el orden público sólo habrá motivos en este caso para aprehenderlo y llevarlo con escolta policial a la frontera.

TITRO IV – DISPOSICIONES VARIAS

Serán castigados con pena de prisión de un mes a un año y multa de 200.000 FG a 500.000 FG o con una de estas dos penas solamente, los extranjeros que:

1. – Haber permanecido ilegalmente en el territorio de la República de Guinea;

2. – Al rellenar los formularios de información habrá dado voluntariamente información falsa, incompleta o inexacta;

3. – Habrá contratado a un extranjero que no tenga permiso de residencia y trabajo;

4. – Habrán contravenido las disposiciones de hacer refrendar sus Cuadernos de Extranjería con ocasión de su cambio de residencia del período prescrito y de hacer refrendar sus pasaportes a su salida de la República de Guinea;

5. – Habrá contravenido lo dispuesto en el artículo 76 de la presente LEY relativo a la regularización de la situación de los extranjeros residentes en Guinea.

En caso de reincidencia la pena de prisión será de 3 meses a 2 años y la multa de 500.000 a 2.000.000 de FG o una de estas dos penas solamente.

Artículo 74

Será castigado con pena de prisión de un año a tres años y multa de 600.000 FG a 3.000.000 FG o de una de estas sanciones sólo los extranjeros que:

1. habrán tomado en un permiso de residencia un nombre supuesto;

2. habrán hecho uso de un permiso de residencia bajo otro nombre que el suyo;

3. Habrá prestado, alquilado o vendido un auténtico permiso de residencia.

Artículo 75

Serán castigados con pena de prisión de uno a cinco años y multa de 700.000 FG a 5.000.000 FG o una de estas dos penas sólo los extranjeros que:

1. 1. Entrar o regresar a la República de Guinea a pesar de la prohibición que se les haya notificado;

2. Siendo objeto de una orden de expulsión no abandonar el territorio nacional en el plazo que se les haya fijado;

3. 3. Regresar a Guinea después de haber sido objeto de una orden de expulsión que les haya sido notificada y que no haya sido denunciada;

4. Permanecer o establecerse en la República de Guinea sin haber recibido la correspondiente autorización o tras la expiración del plazo fijado por la misma;

5. 5. Obtener la autorización de residencia o asentamiento mediante garantías ilusorias de repatriación o la ocultación de hechos esenciales.

6. Obtener la autorización de residencia por medios fraudulentos.

Artículo 76

Los extranjeros que se encuentren en el territorio nacional, están obligados a regularizar su situación en el plazo de tres meses desde la fecha de publicación de esta LEY.

Después de este período, los que no hayan regularizado su situación se considerarán en situación de ilegalidad en la República de Guinea e incurrirán en las sanciones previstas en el artículo 73 de la presente LEY.

Capítulo III: Disposiciones finales

Quedan derogadas todas las disposiciones contrarias a la presente LEY, en particular las de la Ordenanza 054/PRG/SGG/87, de 22 de julio de 1987, sobre la estancia de los extranjeros.

Artículo 78

Un decreto definirá las modalidades de aplicación de la presente LEY.

Artículo 79

La presente LEY será registrada y publicada en el Boletín Oficial de la República de Guinea y ejecutada como Ley del Estado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *