Informática para el medio ambiente

Alexandre, de 21 años, participó en la Imagine Cup 2008. La inscripción para la Imagine cup 2009, la copa del mundo digital, ha comenzado (consulte nuestra sección de concursos). Alexandre y su equipo, The Shads, participaron en la final de la edición de 2008 que tuvo lugar en París. En su primer año en EPITA, una escuela de ingeniería informática, Alexandre pudo conocer a jóvenes de todo el mundo que venían, como él, a presentar su proyecto de innovación digital, cuyo tema este año era la protección del medio ambiente. Presenta el proyecto de su equipo, el carrito ecológico, que les permitió quedar en 7º lugar.
¿Cómo surgió tu proyecto del carrito ecológico?
La idea se me ocurrió un día mientras merendaba! Me horrorizó la montaña de envases que se acumulaban para unas simples galletas. Sin embargo, sólo se recicla el 30% de estos residuos. Para remediarlo, hemos querido actuar en el propio acto de compra. El objetivo es concienciar a los consumidores de este problema, para que compren bienes de consumo que contaminen menos la atmósfera. Las grandes marcas se verán entonces obligadas a hacer esfuerzos en este sentido. Para ello, el cliente debe estar bien informado. Por tanto, deben tener acceso a información práctica cuando compren en los supermercados. Por eso hemos desarrollado el proyecto del carrito ecológico. ¿Qué significa en concreto? El cliente del supermercado sólo tendría que pasar el producto por delante de la pantalla táctil acoplada al carrito para conocer su impacto medioambiental. Pero somos conscientes de que, a la hora de comprar, el consumidor debe comprobar ya la fecha de caducidad, examinar las ofertas de descuento… No tienen tiempo ni ganas de tener en cuenta otros factores. Así que desarrollamos una interfaz divertida, lúdica y muy sencilla: cuando escaneas el artículo, aparece un personaje digital y, según su estado de ánimo, si sonríe o pone cara, puedes adivinar qué consecuencias tiene el producto para el medio ambiente.
¿Qué indicador utilizaron para legitimar el proyecto?
Nuestro problema fue encontrar información fiable: utilizamos la etiqueta ecológica mencionada durante el Grenelle de l’environnement del año pasado y que debería estar generalizada en 2011. Esta etiqueta permite referenciar para cada producto su producción de carbono, la distancia recorrida para su transporte y su tasa de reciclaje. Por ejemplo, para un simple paquete de filetes de bacalao, se necesitaron 37 gramos de CO2 para fabricar el envase, 3.000 kilómetros para transportarlo y se reciclará en un 40%.
¿Cómo reforzó su proyecto la participación en la Imagine Cup?
Encontramos mucho apoyo en la Imagine Cup. La competencia, que fue mundial, fue muy intensa. Para ser nuestra primera participación, creemos que hemos avanzado mucho. Pero nuestra victoria sería ver que nuestro carro se utiliza en los supermercados. El carro informatizado es un concepto que se está desarrollando, pero nunca con el aspecto ecológico que proponemos. Estamos empezando a acercarnos a empresas del sector de los supermercados porque estamos convencidos de que nuestra idea tiene futuro.
Por Mathieu Robert

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *