Inmersión cultural: El verdadero valor de estudiar en el extranjero

Estudiar en el extranjero es una experiencia única y gratificante, pero el mayor beneficio de estudiar en el extranjero sigue siendo la inmersión cultural. . Te da acceso a algunas de las mejores formaciones del mundo, a veces en áreas de estudio que no se imparten en tu propio país. A menudo es una educación que te acerca a tus verdaderas pasiones y a las mejores oportunidades para tus planes profesionales. Lejos de sus seres queridos, se le deja a su aire y aprende a valerse por sí mismo, ganando independencia y autonomía.

Una experiencia enriquecedora

Estudiar en el extranjero es una oportunidad para descubrir nuevas culturas. Uno entra en contacto con formas de pensar que son radicalmente diferentes de las propias. Esto nos empuja a ser más abiertos de mente, a aprender a convivir y a aceptar la diferencia. Al estudiar en el extranjero, vives como un local y estás directamente expuesto a la cultura del país. Se adquiere una mejor comprensión de aspectos como el patrimonio cultural y musical, las tradiciones y costumbres familiares, los valores, etc. Es una experiencia enriquecedora que amplía sus horizontes de pensamiento.

La inmersión cultural potencia la creatividad

La exposición a diferentes culturas puede ser un auténtico catalizador de la creatividad. Eso es lo que dice un estudio publicado en Personality and Social Psychology Bulletin. Los investigadores observaron y midieron el grado de creatividad de dos grupos de estudiantes: unos que habían vivido en el extranjero y otros que nunca habían viajado al extranjero. El resultado fue que los estudiantes que habían vivido una inmersión cultural en el extranjero mostraron una creatividad significativamente mayor en las pruebas propuestas por los investigadores. La razón es que la estimulación de la creatividad está ligada a la apertura mental que se produce al adaptarse a una nueva cultura. Así, al ampliar tus horizontes de pensamiento, estudiar en el extranjero te permite potenciar tu creatividad.

Una inmersión lingüística también

La inmersión cultural es también una inmersión lingüística. Puedes utilizar un idioma extranjero más a menudo, interactuando con los lugareños. Se aprenden fórmulas comunes. Comprende las estructuras de la lengua en acción. Entiendes las formas de pensar en las que se basa el lenguaje. Esta es una de las mejores maneras de aprender una lengua extranjera y dominarla. Así que estudiar en el extranjero también puede ayudarte a perfeccionar tu aprendizaje de idiomas más rápidamente.

Un camino de autodescubrimiento

Estudiar en el extranjero es una experiencia novedosa y satisfactoria. Nos permite aprender más sobre nosotros mismos. Ante un entorno totalmente diferente al nuestro, nos enfrentamos a nosotros mismos: ¿cómo nos las arreglamos solos? ¿Cómo reaccionamos ante la alteridad y la diferencia? ¿Cómo hacemos nuevas conexiones? ¿Cómo superar los malentendidos y las dificultades de comunicación? Son muchas las cosas que descubrimos sobre nosotros mismos en la inmersión cultural. Es una experiencia que nos empuja a conocernos mejor y a desarrollarnos para afrontar nuevos retos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *