Intrapreneurship: definición, ejemplo y habilidades

El Intrapreneurship es un conjunto de métodos y procesos por los que una persona llega a emprender dentro de su propia empresa. Como su nombre indica, se trata por tanto de intraemprendimiento. Así, un intraemprendedor es a la vez un empleado y un emprendedor que desarrolla un proyecto relevante para su organización.

Ejemplo de intraemprendimiento

Para poner un ejemplo, hemos seleccionado un artículo de la web de Gestión de la Innovación que nos habla de la empresa agroalimentaria estadounidense Simplot. Especialista en patatas, Simplot se convirtió en el mayor proveedor de McDonald en los años 70. Y en 2005, la empresa estadounidense suministraba más de la mitad de las patatas fritas para la cadena de comida rápida en todo el mundo.

¿Cómo se convirtió Simplot en una de las mayores empresas privadas del mundo? A través de una innovación: la patata deshidratada, que luego se convirtió en la patata frita congelada. La idea no fue de Jack Simplot -el fundador de la empresa- sino de los empleados del campo. La filosofía de Jack Simplot siempre ha sido centrarse en la contratación de personas con talento. Porque cuando se enfrentan a problemas sobre el terreno, los empleados tienen ideas de solución que deben ser escuchadas. Por ello, la empresa sigue centrándose en la contratación de talentos y en la formación de estos nuevos empleados en métodos de innovación participativa. Los empleados así formados podrán luego desarrollar proyectos de intraemprendimiento si sus ideas e iniciativas resultan relevantes.

Lo bueno de la innovación participativa y el intraemprendimiento es que dan lugar a soluciones innovadoras. Y a veces, hasta que esas soluciones existen, ni siquiera sabes que las necesitas. Además, estos métodos vuelven a poner a las personas en el centro y valoran a los empleados.

El intraemprendimiento comienza con la propuesta de ideas

No todo el mundo está preparado para el intraemprendimiento. Porque no todo el mundo es un intraemprendedor de corazón. De hecho, el intraemprendedor no se limita a proponer una solución o una idea. Lo desarrollan paso a paso: desde la creación de prototipos, pasando por las pruebas a mayor escala, hasta llegar a la industrialización. El emprendedor se enfrenta, por tanto, a retos para los que hay que estar preparado y motivado.

Por otro lado, si algunos empleados no se sienten intraemprendedores, ¡tienen ideas! Y estas ideas, debemos escucharlas. Desde la caja de ideas hasta la plataforma de innovación participativa, tú eliges la forma que adoptará este dispositivo. Pero lo que sí es cierto es que es el hacedor quien lo sabe. En otras palabras, el empleado que se enfrenta a un irritante sobre el terreno es la persona más capacitada para identificar este irritante, y para encontrar la solución para resolverlo.

Una vez que haya puesto en marcha un dispositivo para escuchar a sus empleados, éstos podrán formar equipos de proyecto para aplicar las ideas propuestas y comprometerse concretamente con el intraemprendimiento.

Habilidades necesarias para el intraemprendimiento

Para que tus empleados imaginen y, lo que es más importante, desarrollen ideas que beneficien a tu empresa, tienen que empezar por desarrollar ciertas habilidades clave.

Saber identificar los factores irritantes

El intraemprendimiento empieza por identificar los problemas. Entonces hay que entender el problema y cómo funciona. El intraemprendedor también debe entender a las personas que rodean el problema. El pensamiento de diseño es uno de los métodos utilizados para comprender mejor los irritantes. Estos métodos permiten definir lo que hay que hacer (en la organización o dentro de un equipo) y entender por qué. Incluso hasta el punto de identificar y señalar los elementos irritantes que impiden que el trabajo se realice de la mejor manera.

Tener sentido del negocio

Muchos intraemprendedores tienen buenas, incluso muy buenas ideas. Pero no siempre saben cómo presentarlos o explicar su valor añadido de forma convincente. Métodos como el canva empresarial o el análisis DAFO pueden ayudarles a articular mejor sus propuestas. No dudes en formar a tus empleados en estos métodos, y deja plantillas para que las rellenen.

Siéntete cómodo presentando

El intraemprendimiento implica saber cómo lanzar tu idea. De hecho, a menudo se pide a los intraemprendedores que expliquen su proyecto. Sin embargo, una bonita presentación -tanto estética como pedagógica- puede marcar la diferencia.

Tener una buena capacidad de prototipado

La fase de prototipado puede desencadenarse de varias maneras. Por ejemplo, durante un hackaton si es para avanzar en el desarrollo de un producto. Todo depende de la naturaleza del proyecto. Le aconsejamos que organice un seminario web para sus colaboradores, con el fin de explicar los diferentes métodos de creación de prototipos, los diferentes métodos de cálculo del ROI, etc. En otras palabras, se trata de explicarles cómo generalizar una innovación, y cómo medir su éxito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *