JFHOD (Español)

Introducción

Las modalidades de seguimiento de los pacientes tratados por cáncer colorrectal (CCR) han variado con el tiempo. Inicialmente, las recomendaciones válidas a priori para todos los casos de CCR abogaban por un examen clínico regular, una colonoscopia, una ecografía abdominal (US) y/o una TC toracoabdominal (TAC). Sin embargo, hubo algunas dudas sobre el valor de aplicar estas modalidades de seguimiento a los pacientes tratados por CCR superficial. Por ello, el objetivo de este estudio retrospectivo fue analizar qué modalidades de vigilancia se habían aplicado en una cohorte de pacientes con CCR pT1 diagnosticados en el marco del cribado organizado de CCR.

Pacientes y métodos

Se analizaron los datos de 207 pacientes con CCR pT1 diagnosticados en un departamento entre 2003 y 2015, mediante colonoscopia tras un test fecal positivo (Hemoccult en la mayoría de los casos). Se analizaron las modalidades de vigilancia aplicadas a cada paciente tras el tratamiento endoscópico y/o quirúrgico del CCR y sus resultados para toda la cohorte: consulta con el gastroenterólogo, colonoscopia, US y TC.

Resultados

La cohorte estaba formada por 135 hombres y 72 mujeres, con una edad media igual a 64,4 años. De los 207 pacientes, 126 fueron tratados de entrada con resección endoscópica (ER) y 81 con resección quirúrgica (SR). Al final, 163 pacientes (78,7%) fueron operados, 2/3 de los pacientes tratados por urgencias fueron operados secundariamente. El tiempo medio de seguimiento fue de 6,7 ± 3,9 años. Se produjo la muerte en 36 casos, de los cuales 5 estaban relacionados con el cáncer. Se observó recurrencia en 11 casos, después de un tiempo medio de 3,5 ± 3,5 años. La recidiva fue local en 4 casos y metastásica en 7. En 198 casos (95,7%), se había realizado al menos una consulta médica con el gastroenterólogo tras un retraso medio de 15,3 ± 13,7 meses para la primera consulta. De los 198 pacientes que consultaron, 196 (99%) se sometieron a al menos una colonoscopia, y el número de colonoscopias realizadas durante el seguimiento fue de una media de 2,7 ± 1,4. El tiempo transcurrido desde el tratamiento del CCR hasta la primera colonoscopia fue de una media de 15 meses. La 1ª colonoscopia de vigilancia diagnosticó adenoma con DBG en 48 pacientes, adenoma con DHG en 6 pacientes, adenoma festoneado con DBG en un paciente y un caso de cáncer de Tis metacrónico. La colonoscopia diagnosticó la recidiva local del CCR en 4 casos. Se realizó al menos una ecografía en 128 pacientes (64,6%) y el número medio de exámenes por paciente fue de 6,7 ± 4,6. Se realizó un único examen en 17 pacientes. Se observó un seguimiento regular por EE.UU. (al menos la mitad del tiempo de seguimiento recomendado y el número de exámenes realizados) en 89 pacientes, con un tiempo medio entre exámenes de 9,7 ± 5,3 meses durante los 5 años posteriores al tratamiento del CCR. A un paciente se le diagnosticó una metástasis hepática durante el seguimiento rutinario por US. Los factores que se asociaron significativamente con el seguimiento regular por US para toda la cohorte fueron el tratamiento inicial del cáncer mediante cirugía (primaria o secundaria) frente a la resección endoscópica (OR=8,40; IC 95% , p<0,001), y entre los pacientes operados la existencia de afectación ganglionar (OR=4,60; IC 95% , p=0,02). Se realizó una TC en 59 pacientes (29,8%), con un único examen en 19 pacientes y un número medio de exámenes de 2,9 ± 2,2. El seguimiento sistemático por TC permitió diagnosticar metástasis pulmonares en un caso. Los otros 5 casos de recidiva metastásica se diagnosticaron durante las exploraciones, la tomografía computarizada o la tomografía por emisión de positrones, justificadas por la presencia de síntomas (2 casos) o por la elevación de los niveles séricos de ACE (3 casos).

Discusión

Conclusión

Este estudio de base poblacional con seguimiento entre 2003 y 2015 para CCR superficial (pT1) cribado en el programa nacional de cribado organizado, demuestra la heterogeneidad en las modalidades de vigilancia tras el tratamiento inicial del CCR. El tiempo hasta la primera colonoscopia (15 meses) es más corto que el recomendado en Francia (3 años), pero cercano al recomendado en las directrices norteamericanas (1 año). El seguimiento estadounidense regular recomendado a priori para todos los estadios del CCR sólo se aplicó aquí en el 45% de los casos, especialmente en los pacientes que habían sido operados. Los exámenes sistemáticos, como la ecografía o la tomografía computarizada, sólo diagnosticaron 2 de los 7 casos de recidiva metastásica observados en esta serie, un rendimiento bajo que parece justificar plenamente la reciente recomendación del Tesauro Nacional de Oncología Digestiva de limitar a la colonoscopia las modalidades de vigilancia sistemática tras el tratamiento curativo de un CCR en estadio 1.

Agradecimientos

Los autores agradecen a todos los gastroenterólogos y médicos generales del departamento que siguieron a los pacientes y proporcionaron toda la información útil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *