JONATHAN DAVIS ¡Por fin solo!

Lo conocemos como el carismático frontman de Korn. Tras una primera incursión en solitario con la banda sonora de Queen of the Damned y un montón de rumores sobre el proyecto de Jonathan Davis y los SFA (por Simply Fucking Amazings), el cantante aterriza por fin en solitario con un primer álbum compuesto hace casi diez años, Black Labyrinth.

JonathanDavis_JW_Sumerian_565

Empecemos con una pregunta un tanto básica: ¿qué es ese «laberinto negro» que da nombre a tu disco?
Es la aventura de mi vida; ya tenía este concepto en la cabeza hace diez años. Cuando Brian «Head» Welch dejó Korn, me enfadé con la religión y con muchas otras cosas, pero también me permitió hacerme la pregunta: «¿En qué creo realmente? «. Este laberinto es mi cerebro, y tengo que salir de él.

Si tenías este concepto en mente desde hace diez años, ¿qué ha tardado tanto en salir por fin este disco?
En realidad, este disco estaba preparado para salir desde hace años: estaba grabado, tenía una discográfica, pero el responsable de la misma dejó la compañía, dejándome un poco de lado con mi disco. Me dije a mí mismo «no importa, encontraré otro sello y será bueno», pero tengo otra banda, ¡llamada Korn! (Risas) Giramos, grabamos, giramos, grabamos, ¡y así sin tomarnos un descanso durante diez años! (Risas)

JonathanDavis_JW_Sumerian__410

Así que es cuestión de retroceder diez años: ¿cuáles eran tus inspiraciones musicales de entonces?
Mi primera influencia, creo, fue la música del mundo: me gustan tantos tipos de música e instrumentos diferentes que quería inspirarme en absolutamente todo lo que estuviera a mi alcance. Hay sintetizadores de la vieja new wave, toqué a Ravi Shankar cuando es una puta leyenda y trabajó con Zappa y mucha otra gente, hay inspiraciones de jazz… Tomé todo lo que vino para hacer este álbum, y en cierto modo, lo hizo. El primer proyecto en el que trabajé así fue la banda sonora de La Reina de los Condenados, y ahí me di cuenta de que eso era lo que quería hacer.

¿Así que esta banda sonora fue la chispa que desencadenó tu deseo de trabajar en solitario?
Totalmente. Fue lo primero que hice por mi cuenta, y lo hice sobrio. Durante más de quince años había estado escribiendo mientras salía de fiesta. Había ido acumulando mucho material durante esos años.

¿Qué te hizo decir que estas canciones eran más adecuadas para un disco en solitario que para un nuevo disco de Korn?
Eso es fácil: cuando escribo para Korn, pienso en las guitarras, escribo cosas más agresivas. Esta vez, estaba escribiendo para teclados, para cuerdas, era obvio que no iban a poder ser canciones de Korn. Quería que esto fuera real, orgánico: grabamos cuerdas reales, intentamos no utilizar ningún sample, las percusiones están todas tocadas por instrumentistas y no por máquinas. Fue divertido poder experimentar más compositivamente, utilizar diferentes texturas para que el disco en sí sonara diferente a un simple álbum de Korn.

JonathanDavis_JW_Sumerian_022

Ahora mismo estáis de gira, y aprovecharéis para venir a visitarnos al Download y al Hellfest. ¿Cómo trasladas estas canciones al escenario?
En el escenario, el ambiente es totalmente diferente, y creo que al público le gusta eso: quería que fuera una experiencia única, incluso mejor que un concierto de Korn. (Risas) No quiero encerrarme en una caja: quiero hacer cosas totalmente diferentes, y el próximo disco podría no parecerse en nada a éste.

Justo, este disco fue escrito hace más de diez años, y dijiste que siempre estabas escribiendo; supongo que tienes otras canciones en los cajones…
¡Tengo toneladas de ellas! (Risas) Esa es la ventaja: puedo ir y escuchar lo que tengo en el lateral, ver si vale la pena mejorarlo, o simplemente dejarlo y escribir otra cosa. Lo que hago es coger las mejores canciones que tengo. Nunca se sabe lo que va a pasar: para este álbum, había escrito 27 canciones, pero sólo 13 acabaron en el disco…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *