La biblioteca de una estrella del pop: Cien libros que David Bowie gustaba devorar

«Bowie. Los libros que cambiaron su vida», de John O’Connell, busca en la literatura lo que inspiró las actuaciones vanguardistas del cantante.

Fabrice Gottraux

Publicado: 07.11.2020, 18:31

David Robert Jones en 1966, cuando el nombre artístico del futuro David Bowie aún era Davy Jones. Dichoso el que pueda encontrar el título del libro que tiene en sus manos.

David Robert Jones en 1966, cuando el futuro David Bowie aún tenía como nombre artístico Davy Jones. Dichoso el que sepa encontrar el título del libro que tiene en sus manos.

Getty Images

La leyenda lo está convirtiendo en mito, mientras que la microhistoria, la materia dura de la vida cotidiana, se escapa a un ritmo exponencial. David Bowie murió hace cuatro años, las exégesis se acumulan. Bowie, héroe del glam, icono del pop, gran maquillador de la canción rock antes de lo eterno, ahora vive también en los libros.

Continúa tras el anuncio

En este caso, son un centenar, todos ellos tratados en «Bowie. Los libros que cambiaron su vida», de John O’Connell. Cien, una buena cifra redonda para recordar hasta qué punto el músico inglés, nacido en 1947 y fallecido en 2016, era un asiduo lector. Y es interesante observar el extremo eclecticismo de las obras que le interesaban. Cien títulos son, por supuesto, sólo una parte de su biblioteca. El que, se dice, llevaba en baúles equipados con estanterías, más de cinco mil volúmenes a su disposición en cualquier momento, en cualquier lugar.

Cómics escatológicos

Bowie leía los clásicos, una pléyade de anglosajones: «El gran Gatsby» de F. Scott Fitzgerald, «Mientras agonizo» de William Faulkner, «La tierra vana» de T.S. Eliot. También los autores de moda de su época: «La naranja mecánica» de Anthony Burgess, Yukio Mishima, Kerouac, por supuesto, a quien su hermanastro le había presentado. También se han colado algunos autores francófonos: «Madame Bovary» de Flaubert y «L’étranger» de Camus. También había estrellas del ocultismo, y un par de cosas más que no eran tan fáciles de encontrar, como «Viz», una revista británica de cómics escatológicos. Todo lo que David Robert Jones, por su nombre de pila, había seleccionado él mismo para confeccionar una lista publicada por el Victoria & Albert Museum de Londres, con motivo de una exposición real dedicada al extraterrestre Ziggy y sus múltiples avatares sucesivos. Esto fue en 2013, tres años antes de su desaparición.

¿Escribir sobre los libros que le gustaban a un tipo muy famoso es un buen libro? Se nota la preocupación, el aspecto de coleccionista obsesionado por los detalles. O el efecto editorial de estilo «listical» – casi sin interés. ¿Y si los libros no son bien conocidos por los lectores, porque están escritos en otro idioma, para otro público, en otro ámbito cultural? En ese caso, es el riesgo de perderse en él por no saber de qué se trata, o la posibilidad de salir de su propio patio para descubrir algo más. Lo cual es aún más emocionante.

«Bowie se inspiró en «estas cosas modernas de vanguardia» como un informe de estado de ánimo, un baúl de disfraces al que podía echar mano a voluntad.»

John O’Connell, autor de «Bowie. Los libros que cambiaron su vida»

Pero John O’Connell da en el clavo. Y el escritor inglés, periodista de profesión, se sumerge en el lector de Bowie para sacar una presentación cautivadora, situando cada título en su contexto literario, señalando cada influencia en la obra del músico.

Atrevido y extravagante

Este libro da en el clavo. Porque, como mínimo, está informado. Erudito, eso es un plus. Ingenioso, aún mejor. Tanto es así que uno desea poder leer más de John O’Connell. Este «Te dije que estaba enfermo. Advendtures in Hypocondria», en 2005, da ganas de leerlo. «Te dije que estaba enfermo», parafraseando el epitafio de Groucho Marx, sugiere un sentido del humor devastador. Pero «Bowie. Los libros que cambiaron su vida» es, sin embargo, su primer libro traducido al francés, a partir de una edición original publicada en inglés en 2019, «Bowie’s Books. Los cien héroes literarios que cambiaron su vida». «Cien héroes literarios que cambiaron su vida» sigue sonando más chic e impactante que el título francés.

Cien libros de Bowie. Surge el deseo de volver a quedarse allí, invitado así casi como un voyeur a la intimidad de otro lector. Que sabía perfectamente cómo jugar su estatus. Este intrigante Bowie que, escribe el autor, «se inspiró en estos «trucos de la vanguardia moderna» no para luchar por la paz mundial o contra el capitalismo, sino más bien como un boletín de humor, un baúl de disfraces del que podía sacar lo que quisiera. John O’Connell indagó paciente y meticulosamente en los artistas y autores que el cantante inglés «admiraba por su audacia y su extravagante sentido del espectáculo». Tantas influencias que le llevaron a «una nueva y erudita forma de actuación pop». Demostración literalmente exitosa.

Publicado: 07.11.2020, 18:31

2 comentarios

Quentin Tartino

Sonntag, 8. November 2020, 12:30

Soy de los Rolling Stones ante todo, pero Bowie sigue siendo una referencia más que imprescindible para mí, al igual que Lou Reed, por ejemplo.Gracias por este artículo.Este artículo demuestra una vez más que Bowie (como muchos otros), innovador hasta la médula, e inglés, tenía una cultura que iba cien veces más allá de la mera cultura musical de algunos.Larga vida a él, incluso después de lo que sabemos.

Mostrar más comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *