La cura de miel, las 5 buenas razones

Publicado el 20 de enero de 2017.

Cura de miel

El néctar dorado de las abejas es un tesoro para la salud y un superalimento cuyos beneficios y cualidades ya no hay que citar. Pero ¿sabías que era tu aliada en caso de fatiga, infecciones invernales e incluso puede actuar como refuerzo de tu sistema inmunológico.

Así que este invierno, miel, miel y más miel hasta que no puedas más!

1. Olvídate del azúcar blanco:

Para sustituir el demasiado dulce azúcar blanco, la miel es su doble perfecto por su alto poder edulcorante, una vez y media superior al del azúcar refinado por cierto. Así que puedes endulzar tus bebidas y platos a gusto con la mitad de calorías y, a diferencia del azúcar blanco, la miel no aporta calorías vacías.

Aunque cierra el 82% de los hidratos de carbono, también contiene proteínas, vitaminas y un buen número de micronutrientes (flavonoides, minerales…) esenciales para una salud de hierro.

2. Un remedio contra la tos:

Como ya sabrás, la miel tiene virtudes milagrosas sobre la garganta, que, gracias a su riqueza en polifenoles, se suaviza. También oculta el ácido glucónico y el peróxido de hidrógeno que se oponen a la reproducción de los gérmenes.

¡Así que es ideal si tienes bronquitis, anginas, nasofaringitis o la garganta irritada!

3. Potencia tu sistema inmunológico:

¿Sientes un bajón de energía últimamente, un gran cansancio? Entonces la miel se convierte en tu escudo contra las agresiones externas y potencia tu sistema inmunológico.

¿Qué miel tomar para este tipo de situaciones? Jalea real rellena de vitaminas del grupo B, aminoácidos y magnesio que actúan eficazmente contra el estrés y los estados de fatiga.

Agárrate, incluso podría ser tu cura milagrosa para el insomnio repetitivo.

4. Potente antioxidante:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *