La historia del Corvette: La primera generación 1953-1962

Publicado el 30 de julio de 2012 en Coches antiguos por Melanie Jean
Sólo se construyeron 300 de estos Corvettes de 1953. Hoy en día, cada uno de ellos vale una fortuna

En la historia de la automoción, pocos coches convencionales pueden presumir de un éxito ininterrumpido tras su introducción. El Chevrolet Corvette es uno de esos raros coches que, después de casi 60 años de existencia, sigue siendo popular entre los entusiastas de los coches deportivos. El Corvette salió de la fábrica el 30 de junio de 1953 y estaba destinado a ser un gran éxito. Así que aquí tienes un repaso a seis generaciones de la historia!

C11953 a 1962 – el nacimiento del Corvette

El Corvette de esta primera generación es fácilmente reconocible por su enorme frontal y los faros dobles que aparecieron en 1958 (tal y como permitía la legislación de la época). Salió de la imaginación de Harley Earl, uno de los estilistas más famosos del siglo XX que se inspiró en los roadsters británicos que se habían hecho muy populares entre los soldados que regresaban de Europa tras su servicio militar. El nombre Corvette, por cierto, proviene del buque de guerra que llevaba ese nombre. El Corvette fue presentado a casi 300.000 visitantes por primera vez en el Motorama de 1953 en Nueva York.

  • Lea también: La historia del Corvette: La segunda generación 1963-1967
  • Lea también: La historia del Corvette: La tercera generación 1968-1982
  • Los primeros 300 Corvettes que salieron de la planta de montaje eran de color Blanco Polo con interior rojo. En ese momento, los 7.500 concesionarios de Chevrolet de toda Norteamérica querían vender Corvettes… pero a finales de septiembre de 1953, sólo 50 Corvettes habían encontrado comprador. A finales de ese año, se vendieron 183 de los 300 Corvettes producidos. Con estas modestas ventas debidas a un precio muy elevado y a unas prestaciones más bien ordinarias, Chevrolet decidió reducir su producción prevista para 1954 de 12.000 a 10.000 unidades. Estados Unidos no parecía estar aún preparado para este nuevo deportivo, pero la filial de General Motors creía en él. A finales de 1954, las ventas habían alcanzado los 2.780 vehículos.

    Aspecto deportivo pero mecánica anticuada

    El tren motriz de los primeros Corvettes era algo modesto. El motor, un seis en línea de 150 caballos apodado Blue Flame, era poco potente. Además, los Corvettes de 1953 y 1954 sólo estaban disponibles con una transmisión automática de dos velocidades. No fue hasta 1955 cuando llegó la transmisión manual.

    Siempre en busca de su propia identidad, el Corvette fue equipado en 1955 con un nuevo motor V8. Recordemos que su rival Ford acababa de presentar su nuevo coche deportivo, el Thunderbird, en el Salón del Automóvil de Detroit en febrero de 1954. Y fue un éxito para el fabricante del óvalo azul: ¡más de 16.000 vehículos vendidos el primer año! En 1956, el Corvette ya estaba disponible por primera vez con una pintura opcional de dos tonos y un techo duro desmontable.

    ¡Por fin llegó 1957! Según los historiadores del automóvil, este fue el año en que todo cambió. El motor de 283 pulgadas cúbicas hizo su aparición con 220 caballos de potencia y podía llegar incluso a los 270 con un carburador de cuatro barriles. La segunda innovación de ese año fue el sistema de inyección de combustible, un componente indispensable que permitió al Corvette alcanzar los 283 caballos de potencia. También se introdujo una transmisión manual de cuatro velocidades como opción. En aquel momento, el precio de un Corvette de 220 CV con transmisión manual de tres velocidades era de 3.176,32 dólares. En 1957 se produjeron 6.339 Corvettes. En 1958, el precio subió a 3.591 dólares con un equipamiento similar y la producción alcanzó los 9.168 vehículos. En un mercado automovilístico cambiante, el Chevrolet Corvette había encontrado su lugar.

    Cuerpo de fibra de vidrio

    Mientras que todos los coches fabricados en Estados Unidos eran de acero, en Chevrolet habían decidido producir el cuerpo del primer Corvette en fibra de vidrio. El diseño del Motorama Corvette de 1953 costó 60.000 dólares (el equivalente a unos 500.000 dólares actuales). Gracias a la fibra de vidrio, la carrocería del Corvette pesaba sólo 411 libras.

    La producción del Corvette finalmente superó la marca de las 10.000 unidades en 1960 con una producción total de 10.261 unidades. Los primeros años de la década de 1960 fueron sinónimo de cambios para el Corvette. Con su famoso diseño de cola de pato, el Corvette de 1961 fue un anticipo de los años venideros. Aunque el motor seguía siendo el mismo (283 pulgadas cúbicas), su potencia aumentó a 315 caballos. En 1962 se introdujo el motor V8 de 327 pulgadas cúbicas que podía desarrollar hasta 360 caballos de potencia y la producción aumentó a 14.531. El precio de venta también aumentó, hasta los 4.038 dólares. ¡Se ensamblaron un total de 69.015 Corvettes de primera generación.

    Melanie Jean, Belles Autos d’hier (Quebec)

    La semana que viene, no te pierdas la historia del Corvette de segunda generación!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *