La Nasa observa un agujero coronal en la superficie del Sol

La nave del Observatorio de Dinámica Solar (SDO) de la NASA observó a finales de mayo la aparición de un enorme «agujero coronal» en la superficie de nuestra estrella. «Se trata de una región de la atmósfera solar donde la temperatura y la densidad son un poco más bajas que en el resto de la corona», nos explica Viviane Pierrard, del Instituto Belga de Aeronomía. Por eso esta zona aparece más oscura en el vídeo de falso color proporcionado por la agencia estadounidense.

«Vinculados al campo magnético solar, los agujeros coronales suelen localizarse en las regiones polares, al menos durante el mínimo de actividad solar», continúa el científico. Sin embargo, nuestra estrella se está acercando al máximo de su ciclo de actividad de 11 años. Este agujero coronal es, además, el mayor «agujero» observado desde hace más de un año.

«Lo excepcional esta vez es que aparece en latitudes más bajas», a la altura del ecuador, orientándose así hacia la Tierra. Pero de estos fenómenos se escapan vientos solares formados por partículas cargadas que no dejan de tener consecuencias en las redes de comunicación terrestres. «Como se trata de partículas muy rápidas, con una velocidad de unos 800 km/s, frente a los 400 km/s de media, sólo han tardado dos días en llegar hasta nosotros».

Al igual que tras las erupciones solares, las corrientes de partículas generan espléndidas auroras al entrar en contacto con el campo magnético de la Tierra. El resultado en nuestros GPS y teléfonos móviles es mucho menos agradable y puede dar lugar a algunos cortes inesperados. En cuanto a los satélites, pueden salir más desgastados.

Afortunadamente, si las primeras previsiones hablaban de varios meses de perturbaciones, éstas deberían durar finalmente sólo unos días.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *