La vitamina B3 cura el aborto espontáneo, según un estudio

El equipo de científicos descubrió que esta simple vitamina presente en la carne y las verduras reducía los abortos espontáneos y las discapacidades de nacimiento.

Un curso de vitamina B3, que se encuentra de forma natural en la carne y las verduras, podría resultar una cura para los abortos espontáneos causados por la deficiencia de una molécula en el organismo, según un estudio científico australiano presentado el jueves.

Se previenen los abortos y las discapacidades con una simple vitamina. El estudio, publicado en el New England Journal of Medicine, muestra que la molécula, nicotinamida adenina dinucleótido (NAD), necesita suficiente vitamina B3 para desarrollarse. Y que su deficiencia en las mujeres embarazadas impide el correcto desarrollo de los embriones, provocando abortos y discapacidades en los casos en los que el embarazo tiene éxito.

«Tras 12 años de investigación, nuestro equipo ha descubierto que esta deficiencia puede tratarse, y prevenir los abortos y las discapacidades de nacimiento, tomando una simple vitamina», afirma Sally Dunwoodie, investigadora del Instituto de Investigación Cardíaca Victor Chang. Se entusiasma con el importante «potencial» de este descubrimiento para «reducir el número de abortos y discapacidades de nacimiento en todo el mundo».»

«Una nueva esperanza para las mujeres». El ministro de Sanidad australiano, Greg Hunt, ha saludado este jueves el descubrimiento como «un avance médico histórico» y una «nueva esperanza para las mujeres», una cuarta parte de las cuales se ha enfrentado a un aborto espontáneo a lo largo de su vida.

Resultados alentadores. Los científicos estudiaron los genes de familias con múltiples abortos y discapacidades de nacimiento. Encontraron mutaciones genéticas que afectan a la producción de la molécula NAD. A continuación, realizaron pruebas con ratones hembra. Al tomar cápsulas de vitamina B3, conocida como niacina, los investigadores descubrieron una mejora en el desarrollo de los embriones de estos ratones deficientes en NAD.

«Antes de la introducción de la vitamina B3 en las dietas de los ratones madre, o bien los embriones se perdían por abortos o los que nacían sufrían importantes discapacidades», señala el Instituto Victor Chang. «Una vez que se cambió la dieta, se evitaron por completo los abortos y las discapacidades de nacimiento», añade el instituto.

¿Pronto un test para detectar la deficiencia? El siguiente paso de los investigadores es crear una prueba para identificar a las mujeres con riesgo de deficiencia de NAD, para que puedan tomar suplementos de vitamina B3.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *