Las tijeras moleculares CRISPR/Cas9, ¿el nuevo horizonte de la «Cura»?

Nora Yahia

Diagrama esquemático del funcionamiento de las tijeras moleculares CRISPR/Cas9

La eliminación del genoma vírico integrado es el gran reto al que se enfrentan los investigadores para erradicar los reservorios víricos en el organismo y, finalmente, curar el VIH. Parece que el Dr. Khalili y su equipo van por el buen camino a tenor de los resultados publicados recientemente. Adaptando la tecnología CRISPR/Cas9 (inserto), también conocida como tijeras moleculares, fueron capaces de dirigir y eliminar el genoma del VIS en primates no humanos. Su trabajo anterior en modelos de ratón ya había demostrado que su sistema podía eliminar el ADN del VIH de las células y los tejidos.

En este nuevo estudio, investigaron si la tecnología CRISPR/Cas9 dirigida específicamente contra el genoma viral podía eliminar los provirus incrustados en el genoma celular in vivo. Para ello, utilizaron un modelo de infección por el VIS en primates no humanos sometidos a tratamiento antirretroviral. Paralelamente, adaptaron CRISPR/Cas9, utilizando un ARN guía específico de una parte del genoma viral, para que pudiera reconocer específicamente el genoma del virus del VIS. Para introducir el CRISPR/Cas9 en las células, utilizaron un vector adenoviral (AAV). Toda la construcción forma una especie de caparazón (vector adenoviral) que contiene el CRISPR/Cas9. La eficacia del constructo para eliminar específicamente el genoma del virus integrado sin causar daños a nivel celular se validó in vitro antes de transferirlo a un modelo animal.

En los experimentos, se inyectó a tres primates por vía intravenosa el constructo AAV-CRISPR/Cas9.Tres semanas después de la inyección, el análisis de biodistribución del compuesto indicó que el constructo se encuentra en una multitud de tejidos, como la médula ósea y la médula espinal, el pulmón, el cerebro, el bazo, los ganglios linfáticos y los intestinos. A nivel celular, los investigadores también encontraron el constructo en los linfocitos T CD4, el principal objetivo del virus. Sólo faltaba asegurar que el CRISPR/Cas9 en los tejidos pudiera eliminar con seguridad los genomas virales integrados. Los análisis mostraron que la escisión del ADN viral integrado funcionaba, con eficacias que oscilaban entre el 37-92% en las células sanguíneas y el 38-95% en los ganglios linfáticos.

En este estudio, los autores demostraron que la inyección intravenosa en primates no humanos de un vector adenoviral que contiene un CRISPR/Cas9 específico para el genoma del VIS es bien tolerado, se distribuye bien por todo el cuerpo y, en particular, en los tejidos y células que componen el reservorio viral. Además, CRISPR/Cas9 es capaz de extirpar los genomas virales en estas células, sin causar daños en el genoma celular. Estos resultados son alentadores, pero, como señalan los autores, deben confirmarse a mayor escala y en plazos más largos antes de pasar a los ensayos clínicos en humanos.

Este trabajo parece prometedor y podría, si se confirma en estudios en humanos, proporcionar una solución terapéutica para eliminar el reservorio. Pero surgen algunas preguntas. ¿Estamos realmente seguros de que se puede eliminar todo el reservorio viral? Esta tecnología también plantea cuestiones éticas, en particular sobre la manipulación del genoma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *