Libro de prácticas 70


El hombre ha bailado desde el principio de los tiempos. Solo o con otros, expresa así su alegría y su dolor. Nunca es demasiado pronto para bailar. A los niños en particular, curiosos y receptivos, les encanta hablar con su cuerpo, haciendo gestos y signos con las manos mientras se mueven. Así que ya era hora de dedicar un cuaderno práctico a la danza.
Un niño con sus zapatos de baile.

Hay todo tipo de culturas en el mundo en las que la danza desempeña un papel importante en la vida cotidiana, en las que acompaña los acontecimientos diarios: el nacimiento, el bautismo, la iniciación, el rito de paso, el matrimonio y el entierro. En todo el mundo, la danza es sinónimo de expresión.

Los pedagogos no son los únicos que afirman que la danza es una forma de lenguaje: un lenguaje universal que no conoce barreras; un lenguaje que surge espontáneamente y asume, según el bailarín, diversos significados y formas. Los bailarines pasan por diferentes emociones y les fascina mover sus cuerpos al ritmo de la música. La danza es inseparable de la evolución humana y cultural.

Además, la danza desarrolla no sólo la capacidad de coordinación y el potencial de la forma física, sino también la mente. Al aprender a expresarse a través de su cuerpo y a interpretar la música, los sonidos y los temas, los bailarines adquieren confianza en sí mismos, lo que facilita el trabajo con los demás y la aparición en público. Estas experiencias positivas pueden repercutir de nuevo en el rendimiento académico. Bailar

Dar el primer paso

Muchas personas, sin embargo, dudan en dar sus primeros pasos. Este práctico cuaderno pretende ayudarles a superar su vergüenza. Incluso los bailarines profesionales tienen a veces cierta aprensión. Al igual que un periodista que no sabe cómo empezar un artículo y busca las palabras adecuadas, un bailarín busca constantemente la inspiración. Tanto los profesores como los principiantes encontrarán en este práctico cuaderno una serie de ejercicios que les permitirán adentrarse en el mundo de la danza.

El autor les informa sobre las formas básicas de los movimientos y su composición (combinaciones). Algunos ejemplos, presentados de forma lúdica, son especialmente adecuados para los niños. Sin embargo, todos los ejemplos son adecuados para trabajar con jóvenes o con adultos. Algunas técnicas sólo se comentan en los márgenes, ya que queremos estimularte sobre todo y animarte a dar el paso con tus alumnos, o incluso a ir más allá en la danza.

Cuaderno de trabajo práctico 70: Danza (pdf)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *