Lo que sabemos del tiroteo de Dallas: al menos cinco policías abatidos y seis heridos

Los tiradores mataron a tiros a cinco policías e hirieron a otros seis en un ataque coordinado el jueves por la noche en Dallas durante una protesta en honor a dos hombres negros asesinados por la policía en otros lugares de Estados Unidos.

En su intervención en Varsovia, el presidente Barack Obama denunció «ataques odiosos, calculados y despreciables» para los que no hay «ninguna justificación».

El centro de Dallas, una metrópolis del sur de Estados Unidos, se sumió en el caos y quedó como un teatro criminal el viernes entregado a los artificieros, forenses y expertos en balística.

«Había negros, blancos, latinos, todo el mundo. Y ahí estaban (los disparos) de la nada», relató un testigo. «Fue un caos total, es una completa locura»

Uno de los sospechosos, que se había atrincherado en un edificio de esta ciudad del sur de Estados Unidos, murió tras un enfrentamiento con las unidades de élite.

Antes había afirmado que se habían colocado bombas «por todo» el centro de la ciudad. Otros tres sospechosos fueron detenidos.

Los pistoleros abrieron fuego repentinamente, hacia el final de la protesta. Apuntaban muy claramente a los agentes de policía y también hirieron a un civil, según las autoridades.

Este balance de 11 víctimas, entre ellas cinco muertos, es el peor registrado por las fuerzas del orden en Estados Unidos desde el 11 de septiembre de 2001.

Los medios de comunicación estadounidenses difundieron un vídeo en el que se ve a un hombre retratado como uno de los tiradores, vestido con pantalones de color claro y con un rifle de asalto.

Se le ve arrimando el hombro y disparando contra objetivos no identificados.

Caos total

«Ese es él ahí, al lado de la columna blanca, mira, está disparando a la izquierda, disparando a la derecha, disparando hacia el otro lado, se ve que está apuntando a alguien», comentó un testigo, Ismael DeJesus, que grababa desde un hotel cercano.

«Entonces se dio la vuelta, para asegurarse de que no venía nadie por detrás, pero venía un policía que intentó cogerle, pero acabó mal. Fue una ejecución, francamente. Cuando ya estaba en el suelo, el hombre le disparó tres o cuatro veces más», dijo.

En otro vídeo se escuchan ráfagas de disparos y otro testigo comenta con sus palabras: «Dios mío, es alguien armado hasta los dientes. Y no es el único»

La protesta fue contra la violencia policial contra los negros, tras la muerte esta semana de dos hombres negros por las balas de las fuerzas del orden.

Cerca del final de la protesta, dos hombres «comenzaron a disparar a los agentes de policía desde una posición elevada», dijo el jefe de la policía de Dallas, David Brown.

Portar armas de forma visible es legal en Texas para una persona con permiso.

Los equipos SWAT, el grupo de trabajo de élite de la policía, se desplegaron en gran número después de que estallara el tiroteo en torno a las 02:00 GMT, según las televisiones locales, y las autoridades prohibieron los sobrevuelos de la ciudad salvo los vuelos de emergencia.

«Se están llevando a cabo varias operaciones de búsqueda de explosivos en el centro de la ciudad. Llevará tiempo», dijo Max Geron, un funcionario de la policía de Dallas.

‘Grave problema’

Los agentes de policía se alinearon en un saludo solemne o con las manos sobre el corazón a las puertas de un hospital al que fueron trasladados los restos de sus compañeros, según las imágenes difundidas por los medios locales.

«Como ciudad, como país, tenemos que unirnos, abrazarnos y curar las heridas que sufrimos», dijo Mike Rawlings, alcalde de la ciudad.

La concentración en Dallas formó parte de varias celebradas en todo Estados Unidos para protestar por la muerte de dos hombres negros abatidos por la policía esta semana, uno en el estado sureño de Luisiana y otro en el norteño de Minnesota.

Sus muertes han vuelto a sumir a Estados Unidos en el espectro del racismo policial.

El presidente Obama denunció el jueves un «grave problema» que azota a Estados Unidos, subrayando que su país ha vivido «demasiadas tragedias» y pidiendo a la policía que emprenda reformas.

Con pancartas y camisetas en las que se pedía «Stop Executing Black People» y «Hands Up, Don’t Shoot», cientos de manifestantes de todas las edades y procedencias se reunieron el jueves por la noche frente a la mansión del gobernador en Saint Paul, la capital de Minnesota.

En Manhattan, varios miles de personas se dirigieron a Times Square coreando, entre otras cosas, «Basta» y «Black Lives Matter», nombre del movimiento que denuncia la violencia policial contra los afroamericanos.

Con AFP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *