Los estudiantes de medicina alertan sobre la influencia de los laboratorios

La revista Prescrire acaba de premiar a un colectivo de estudiantes de medicina por la publicación de un edificante folleto.

Por Cécile Thibert

Publicado el 09/10/2015 a las 08:26

Delante de la Facultad de Medicina de la Universidad de París.'Université de Paris.
Delante de la Facultad de Medicina de la Universidad de París. Serge ATTAL/CIT’images/Serge ATTAL/CIT’images

¿Cómo se reconoce la influencia de la industria farmacéutica cuando se es estudiante de medicina? La pregunta, todavía tabú, resuena en el aula de la facultad de medicina, sin encontrar respuesta. En respuesta a esta falta de formación, un grupo de estudiantes de quinto y sexto curso de medicina, la Troupe du Rire, ha elaborado un folleto de treinta páginas titulado «¿Por qué mantener tu independencia de las empresas farmacéuticas? Esta iniciativa, dirigida especialmente a los futuros médicos, apenas está empezando a darse a conocer en el mundo médico francés. A principios de octubre recibió en París el premio de la revista médica Prescrire.

En 2009, la Organización Mundial de la Salud ya había retomado esta reflexión ética publicando un libro: «Comprender y responder a la promoción farmacéutica». Con 180 páginas, el imponente manual, traducido al francés por la Alta Autoridad Sanitaria en 2013, sólo ha llegado a un número limitado de estudiantes. Por no hablar de que, como señala la Troupe du Rire, «los estudios de medicina están organizados de tal manera que dejan poco espacio para la formación en cuestiones distintas a las del plan de estudios oficial.» De ahí nació el proyecto de un pequeño folleto adaptado al contexto francés actual que pudiera deslizarse en el bolsillo de una bata de laboratorio.

Este contenido no es accesible.
Para acceder a él, pincha aquí

«En muchos de los libros, hay publicidad»

En él, el colectivo denuncia cómo, desde los primeros años de su formación, los estudiantes de medicina se enfrentan a la influencia de la industria. «En muchos de los libros hay anuncios, la mayoría de las veces se hace referencia a los medicamentos por su nombre comercial. En el aula, muchos profesores tampoco se preocupan por los nombres internacionales», dice Martin, coautor del folleto. También se denuncia el método de financiación de la formación médica continua -la que se adquiere después del diploma, obligatorio desde 1996-, que, según un informe del Senado de 2006, procede en un 98% de la industria farmacéutica.

Entrevistado por Le Figaro, el profesor Gérard Friedlander, decano de la facultad de medicina de la Universidad de París-Descartes, se felicita por la iniciativa, al tiempo que excluye una «contaminación de la formación médica por la industria». «Hay un mal uso de los medicamentos en todos los países, especialmente en Francia, lo que demuestra que hay que reforzar las acciones educativas para que los estudiantes, que son los futuros prescriptores, sepan utilizar mejor estos fármacos», añade.

Personal con almuerzo y pequeños regalos

El colectivo también denuncia una presencia muy fuerte de los laboratorios en el hospital. «No he conocido ningún departamento que no recibiera visitas médicas para el personal con ofrecimiento de almuerzos y pequeños regalos», declara Martin. En el entorno hospitalario, una «reunión de personal» suele significar una reunión de equipo. «Cuando nos negamos a ir a una plantilla, a menudo tenemos que enfrentarnos a reacciones violentas de los otros médicos, que se toman nuestra negativa como una afrenta», continúa el estudiante.

Aunque las relaciones entre el personal sanitario y los industriales siguen siendo problemáticas, los autores del folleto esperan que se produzca un cambio: «Esperamos que cada vez más personas se cuestionen a sí mismas, debatan sobre su independencia de la industria, enriquezcan su cuestionamiento ético, y que esto contribuya a mejorar la atención al paciente en el futuro, en su único y exclusivo interés.» De momento, preparan una campaña de financiación participativa en Internet, que les permita una mayor difusión de su cuaderno de bolsillo.

La ley Bertrand reforzada para evitar conflictos de intereses

El ex ministro de Trabajo, Empleo y Sanidad, Xavier Bertrand.'ancien ministre du Travail, de l'Emploi et de la Santé, Xavier Bertrand.
El ex ministro de Trabajo, Empleo y Sanidad, Xavier Bertrand.

Desde diciembre de 2011, la ley Bertrand obliga a las empresas a hacer públicos los regalos de valor igual o superior a diez euros, ofrecidos a los profesionales sanitarios. El sitio web Transparence Santé, puesto en marcha en junio de 2014 por el Ministerio de Sanidad, permite acceder a esta información en línea. «Descubrimos que entre enero de 2012 y junio de 2014 los laboratorios farmacéuticos hicieron más de 2,5 millones de regalos por un valor total de casi 250 millones de euros, y que unos pocos médicos pueden haber recibido hasta 70.000 euros en regalos durante este periodo», informa Tangui Morlier, uno de los administradores de Regards citoyens, una asociación que lleva tres años analizando estos datos.

Para el colectivo de estudiantes de medicina Troupe du rire, que hace campaña para mejorar la información de los estudiantes sobre la influencia de los laboratorios farmacéuticos, esta ley es «una forma de fomentar la transparencia en un ámbito en el que las relaciones suelen ser opacas.» Pero hasta ahora, dos decretos de aplicación publicados en mayo de 2013 flexibilizaban la ley Bertrand, al no obligar a las empresas a declarar el importe individual de los contratos. Formindep (Asociación para la formación médica independiente) y el Consejo Nacional de la Orden de Médicos (CNOM) habían presentado entonces una solicitud de anulación ante el Consejo de Estado y ganaron el pasado mes de febrero.

Desde el 30 de septiembre, una decisión del Senado obliga a la total transparencia. Para el Dr. Patrick Bouet, presidente del CNOM, se trata de una primera victoria: «Sucede que los vínculos de interés se convierten en conflictos de intereses. Por eso hay que establecer un límite con los actores políticos. Pero debemos proceder paso a paso. Por ahora, tenemos que asegurarnos de que la base de información es sólida». La web de Transparencia Sanitaria no ha sido, por el momento, actualizada.

Consejos de redaccion:

Transparencia total entre laboratorios y médicos

Los laboratorios pagaron 146 millones a los profesionales sanitarios en un año

Pericia: los organismos sanitarios cada vez más exigentes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *