Los linfocitos: descenso o aumento del número de linfocitos

Publicado por: Dr. Nicolas Evrard (06. Agosto 2013)

El recuento de linfocitos desciende

El recuento de linfocitos desciende en muchas condiciones, como un problema de médula ósea (aplasia de médula ósea).

Pero también en ciertas infecciones víricas o bacterianas, en el síndrome de inmunodeficiencia y, especialmente, en el SIDA, donde el número de linfocitos desciende (como los linfocitos T4 o CD4).

Cuando el número de linfocitos desciende, se denomina linfopenia (por debajo de 1.000/mm3).

Una desnutrición importante puede provocar un déficit de linfocitos. También lo puede hacer la insuficiencia renal grave.

El uso prolongado de cortisona también puede disminuir los linfocitos, al igual que los fármacos de quimioterapia, los anticuerpos monoclonales, la radioterapia, etc.

El número de linfocitos también puede disminuir en afecciones neurológicas: síndrome de Guillain-Barré, esclerosis múltiple… o en algunos linfomas.

Aumento de linfocitos

El número de linfocitos también aumenta en muchas afecciones: enfermedades infecciosas, especialmente virales. Pero también en infecciones bacterianas, como la tuberculosis, la sífilis.

Cuando el número de linfocitos aumenta, se llama linfocitosis (por encima de 4.000/mm3).

La linfocitosis también se produce de forma aguda, en el caso de un accidente cardíaco, un traumatismo.

Cuando el número de linfocitos se mantiene elevado y en función de otros síntomas, se pueden considerar patologías más graves, como:

  • un linfoma,
  • una leucemia linfocítica,
  • una leucemia promielocítica,
  • un mieloma múltiple, etc.
    • Por supuesto, dependiendo de la anormalidad encontrada y de la aparición de síntomas específicos, se puede considerar la realización de exámenes adicionales (examen médico de imagen, otros análisis de sangre, punción de médula ósea…).

      El médico de cabecera interpretará el recuento sanguíneo (CBC) y el número de linfocitos. En caso de problema importante, es imprescindible la opinión de un hematólogo.

      ¿Quieres reaccionar, dar tu testimonio o hacer una pregunta? Entra en nuestros FOROS o ¡Un médico te responde!

      También puedes leer:

      > El análisis de sangre
      > La donación de sangre
      > El cariotipo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *