Nocicepción


Generalidades

La nocicepción tiene una función protectora ya que nos alerta para que actuemos para protegernos.

Abarca todas las reacciones que permiten la transmisión de la información del «dolor» al sistema nervioso central a través de un estímulo que, gracias a los nervios, parte de receptores sensoriales específicos (nociceptores) en la piel, los músculos y las articulaciones hasta el cerebro.
Antes de llegar al cerebro, el mensaje nervioso pasa por la médula espinal o el bulbo raquídeo, donde se desencadena un reflejo defensivo, de salvaguarda (por ejemplo, retirar la mano de un plato caliente).
Luego continúa hasta el cerebro, donde se interpreta, se integra, se memoriza.

Esta reacción en cadena sólo se produce a partir de un determinado nivel de dolor: es lo que se conoce como la teoría de la puerta de entrada. Por lo general, el evento desencadenante es lesional (lesión, sea cual sea su tipo).

Las terminaciones de los neociceptores se encuentran en la piel, en los músculos, en las articulaciones.
Se clasifican en varias categorías:

  • Termorreceptores: sensibles a temperaturas extremas (por debajo de 10°C o por encima de 45°C)
  • Mecanorreceptores: sensibles a la deformación de la piel (presión muy fuerte) y a las roturas de la superficie cutánea (cortes, …)
  • Receptores polimodales: sensibles a la temperatura y a la deformación
  • Receptores químicos: sensibles a muchas moléculas de origen externo o interno
  • Nociceptores silenciosos: sensibles a los estímulos tras una lesión
    • Responden a los estímulos de todas las partes del cuerpo: piel, ojos, músculos, articulaciones, vejiga, intestino, útero, hígado, pulmones, …

      Estos estímulos pueden ser:

      • directos (choque, quemadura, …)
      • indirectos (inflamación, isquemia, …)
        • Al contrario de lo que ocurre con muchas funciones corporales, los nociceptores no se adaptan, es decir, no se «acostumbran» a los estímulos dolorosos para mantener su papel de transmisor de alerta.

          Los neociceptores, que son pues neuronas especializadas, tienen 2 tipos de axones:

          • Las fibras delta son las fibras del dolor agudo e intenso: altamente mielinizadas, transmiten el estímulo doloroso a una velocidad media de 20m/s.
          • Las fibras C son las fibras del dolor sordo y duradero: poco mielinizadas, transmiten el estímulo doloroso a una velocidad media de 2m/s
            • .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *