Plagas y enfermedades de las dalias: problemas comunes de las plantas de dalia


No hace falta ser un coleccionista para apreciar la amplia gama de colores y formas de la familia de las dalias. Estas emocionantes y diversas flores son bastante fáciles de cultivar, pero hay algunos problemas con la dalia que pueden limitar su producción e incluso su salud. Las plagas y enfermedades de la dalia suelen limitarse a los insectos chupadores y a los problemas fúngicos, pero unas pocas enfermedades pueden llegar a matar los tubérculos. Esté atento a los problemas comunes de las dalias y córtelos de raíz rápidamente para conseguir una floración continuada y unas plantas sanas.

Problemas comunes de las dalias

No importa la experiencia que tenga como jardinero, habrá algunos problemas con sus plantas. Estas increíbles flores conocidas como dalias no son una excepción. Entre las enfermedades más comunes de las dalias están las causadas por hongos, como el oídio y el moho gris. Las plagas de la flor de la dalia tienden a reflejar formas que comen savia, pero también pueden incluir comedores de hojas, como una amplia gama de orugas y larvas. Saber a qué atenerse es la mitad de la batalla para mantener sus preciadas plantas sanas y hermosas.

Los tubérculos sanos y regordetes son esenciales para las grandes dalias. Tendrás pocas posibilidades de conseguir grandes racimos de flores si tus tubérculos están flacos, mohosos o podridos. Comience con los tubérculos sanos primero.

Los primeros signos de problemas en sus plantas suelen ser cuando están creciendo y desarrollando hojas. Es común encontrar hojas nuevas completamente mordidas, con encaje y apenas presentes. Los culpables suelen ser orugas o alguna forma de larva. Se alimentan del tejido foliar y hacen un queso suizo del follaje, disminuyendo así la capacidad de la planta para absorber la energía solar. Recoger a mano puede ser la solución para vencer este tipo de problemas con la dalia.

Los problemas de hongos como el oídio son otra queja universal. Evite el riego por encima de la cabeza y utilice un fungicida hortícola.

Enfermedades de las dalias

Pueden surgir complicaciones más siniestras en sus dalias que a veces pueden acabar con la planta de forma permanente. Estos pueden incluir:

  • Pudrición del tallo – La pudrición del tallo se produce cuando las dalias crecen en suelos pesados, mal drenados y húmedos. Busque un anillo blanco en la tierra alrededor del tallo. La podredumbre penetra y mata el tallo y avanza hacia el suelo para matar los tubérculos.
  • Virus del mosaico – El virus del mosaico eclipsa las plantas y distorsiona las hojas. Debe destruir la planta, ya que no tiene cura.
  • Botrytis – El tizón de Botrytis es casi tan malo y causa la putrefacción de los brotes y cubre la planta con moho gris y polvoriento. Retire cualquier parte afectada y destrúyala.
  • Amarillo del aster – Los saltahojas, que se encuentran con frecuencia en las plantas, son el vector del amarillo del aster, una enfermedad en la que se forma un tejido similar al de las hojas donde debería haber botones florales. Las plantas son lamentablemente una pérdida.
  • Problemas virales – Los problemas de la dalia también incluyen la marchitez por verticillium y el virus necrótico localizado. La tierra infectada provoca la primera y las hojas se vuelven negras, marrones o verdosas. El virus de la mancha necrótica es causado por trips que se alimentan.

Plagas de la dalia

Muchas plagas de insectos encuentran las dalias encantadoras. Además de las orugas y las larvas, los insectos chupadores serán probablemente el mayor problema, siendo los delincuentes más comunes:

  • Áfidos
  • Trips
  • Ácaros
  • Hoppers

Aunque son plagas relativamente pequeñas, su hábito de chupar la savia de la planta puede disminuir su salud, provocar un crecimiento atrofiado y deformar partes de la planta, e incluso transmitir enfermedades. Los jabones hortícolas y los chorros de agua pueden minimizar su presencia.

Muchos tipos de barrenadores son también plagas de la flor de la dalia. Los fertilizantes sistémicos pueden ofrecer cierta protección si se aplican a principios de la temporada.

Las babosas, los caracoles y los gusanos cortadores producen daños tópicos visualmente evidentes y reducen la salud y el atractivo de las plantas. Cace por la noche con una linterna y utilice el método de control de plagas «squish» para los gusanos cortadores. Las babosas y los caracoles pueden controlarse con tierra de diatomeas o con cebos para babosas.

Como si no hubiera suficientes plagas y enfermedades de las dalias, los tubérculos son muy susceptibles a las heladas, lo que convierte a las plantas en un reto, pero digno, para los jardineros del norte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *