Portal de Derecho Universitario

Lección 1: Introducción
La lección 1 presenta el lugar que ocupa el derecho penal y en particular el derecho penal general dentro del conjunto de las «ciencias penales». Explica la pedagogía del curso, que consiste en un comentario artículo por artículo de lo esencial del Libro 1 de la parte legislativa del Código Penal, titulado: Disposiciones Generales. Estudia el código de 1810 y la evolución, tanto doctrinal como jurisprudencial, que condujo al código de 1992 que entró en vigor en 1994. La lección termina con la presentación del código comentado.

Lección 2: Definición, fuentes y clasificación de las infracciones
La lección 2 se organiza en torno a tres apartados que estudian la noción de infracción penal (distinguiéndola de otras infracciones que no son penales) y la estructura de la norma penal francesa (los elementos que la constituyen). Además, la lección se centra en las diferentes clasificaciones de los delitos y sus intereses (derecho común/derecho derogatorio, material/moral…). Por último, la lección presenta el papel del juez penal que debe aplicar la norma (principio de textualidad), eventualmente interpretarla (cuando es oscura), a veces anularla (cuando es contraria a la ley).

Lección 3: La aplicación de la ley penal en el tiempo y en el espacio
Muy clásicamente puestas en común, las dos secciones permiten estudiar la aplicación de la ley penal en el tiempo y en el espacio. Desde el punto de vista de la temporalidad, la cuestión principal es si la nueva ley (dependiendo de si es más benigna o más severa) es susceptible de ser utilizada cuando los hechos se cometieron antes de su entrada en vigor y cuando los procedimientos judiciales no han finalizado. Desde el punto de vista del espacio, es importante preguntarse si el derecho penal interno sigue siendo aplicable cuando todos los elementos no se encuentran en el territorio de la República: el delito cometido en el extranjero por un francés o por un extranjero.

Lección 4: Personas responsables: personas físicas o jurídicas
El principio clásico, el de la responsabilidad personal, ha supuesto durante mucho tiempo que sólo las personas físicas pueden ser perseguidas por los delitos que ellas mismas han cometido. Pero la importancia que tomaron, en los siglos XIX y XX, las actividades industriales y comerciales está en el origen de otras dos formas de responsabilidad. En la jurisprudencia: la responsabilidad de los responsables de la toma de decisiones (directores de empresas), conocida como responsabilidad vicaria. En la legislación, en el nuevo Código Penal: la responsabilidad penal de las personas jurídicas por los delitos cometidos, en su nombre, por sus órganos o representantes.

Lección 5: Personas responsables: personas que han cometido una falta
La lección 5, en dos apartados desiguales, trata del fondo y de la prueba. En cuanto al fondo, la abundante y sofisticada terminología doctrinal se reduce a unas pocas nociones fundamentales como el dolo general o especial, la imprevisión o la llamada culpa material. Al desgranar el artículo 121-3 del Código Penal línea por línea, se pone de manifiesto la jerarquía de las faltas. El código comienza con la infracción más grave y termina con la menos grave, una linealidad que, sin embargo, fue interrumpida por la ley del 10 de julio de 2000 (apartado 4). El nuevo Código Penal ha introducido el nuevo concepto de puesta en peligro deliberada de la persona de otros. En cuanto a la prueba, está claro que los jueces son reacios a entrar en demasiados matices psicológicos. El grado de culpabilidad sólo se plantea realmente si la defensa plantea la cuestión, y ni siquiera en el caso de una infracción de tráfico en la que sólo pueden probar la fuerza mayor. Tradicionalmente, la intención se presumía con mayor frecuencia, porque «los hechos hablan por sí mismos», y la imprudencia se infería de la ocurrencia de un accidente. Las leyes de 1996 y 2000 vinieron a modificar el texto para aligerar el peso de estas presunciones, al menos para las personas físicas y especialmente para los responsables, en primer lugar para los cargos electos locales.

Lección 6: Personas responsables: personas autoras o cómplices de un delito
La lección 6 aborda las diferentes capacidades en las que se puede ser perseguido por haber cometido, intentado cometer o participado en la comisión de un delito. Desarrolla las nociones utilizadas por el código penal: autor (de un delito intentado o consumado) y cómplice. Se mencionan otras nociones doctrinales (autor moral o instigador). Tras la división del código en cuatro artículos y después de aclarar las nociones de autor y coautor, se abordan: la represión de la tentativa, las condiciones de la tentativa, la represión del cómplice, las condiciones de la complicidad.

Lección 7: Dos causas de inimputabilidad y una causa de inimputabilidad
La lección 7 es la primera de un capítulo dedicado a las causas de inimputabilidad o atenuación de la responsabilidad. Se trata de las causas, denominadas subjetivas por la doctrina, que son el trastorno psíquico o neuropsíquico, el constreñimiento y el error de derecho. Las dos primeras son calificadas unánimemente como causas «no atribuibles» y su estudio ofrece la oportunidad de examinar esta noción. Esta última, se califica aquí como causa de no «culpabilidad» por ser excluyente de la «intención» de cometer un delito, nociones ya tratadas en la lección 5.

Lección 8: Hechos justificantes
En esta lección se tratan las causas de irresponsabilidad que una doctrina constante califica como objetivas y designa como hechos justificantes, terminología que no aparece en el código. Los hechos justificativos se exponen en el orden en que aparecen en el Código: la orden o autorización de la ley o reglamento y el mandato de la autoridad legítima (art. 122-4), la legítima defensa (art. 122-5 y 122-6), el estado de necesidad (art. 122-7) y la protección del denunciante (122-9). Se hace hincapié en muchos puntos comunes.

Lección 9: La cuestión de la minoría de edad

La lección 9 aborda la minoría de edad por separado de otras causas de irresponsabilidad penal o de atenuación de la responsabilidad. Estudia el régimen aplicable a los menores infractores según un doble criterio. El primero es el del discernimiento, del que depende la responsabilidad o irresponsabilidad penal del menor. Que, en segundo lugar, de la edad del menor el día de la comisión de la infracción, que rige la especificidad de las respuestas penales que pueden pronunciarse.

Lección 10: La naturaleza de las penas: las penas «discriminatorias»
En el conjunto de penas existentes en el derecho francés, las penas «discriminatorias» tienen una función jurídica particular. Permiten clasificar las infracciones como delitos, faltas o contravenciones. Criterio de la clasificación tripartita, estas penas, que la doctrina, en el silencio del código penal, denomina «penas principales», son propias de una de estas tres categorías de delitos.

Lección 11: La naturaleza de las penas: las otras penas
La lección 11 comprende tres apartados. El primero continúa el estudio de la función jurídica de la pena. Presenta las opciones de las que dispone el juez para imponer una pena distinta de la principal en la que se ha incurrido o para añadir otra. La segunda trata de las penas específicas para las personas jurídicas previstas por la ley en función de la naturaleza de la infracción cometida. La última muestra la incertidumbre y las dificultades que conlleva la distinción entre las nociones de pena y medida de seguridad.

Lección 12: El régimen de las penas
La lección 12 aborda el tema de la determinación de la pena pronunciada por el tribunal de instancia. Demuestra que la libre elección, regida por el principio constitucional de individualización de la pena, no está exenta de límites. Algunos de estos límites surgen de la situación de hecho de múltiples delitos cometidos por el mismo autor. La cuestión principal es entonces saber cuál es la medida de la pena en función de si la situación corresponde a una combinación de delitos, a una reincidencia o a una repetición. Otras preguntas se refieren al tipo de condena en sí, es decir, prisión, detención o reclusión. El último se refiere al periodo de seguridad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *