Protesta en Trípoli para exigir que los autores sean juzgados

{{#truncated_text}}

Los manifestantes realizaron el viernes una sentada en la plaza el-Nour de Trípoli, en el norte del Líbano, para denunciar el asesinato del intelectual y activista político libanés Lokman Slim, cuyo cuerpo acribillado fue encontrado el día anterior en el sur del Líbano, informó la Agencia Nacional de Noticias (Ani). El asesinato de este feroz opositor a Hezbolá, que se había convertido en un símbolo de la libertad de expresión, conmocionó al país. Los manifestantes pidieron el «fin de los asesinatos políticos y de los ataques a los defensores de la libertad de expresión y a los patriotas» y que los autores del crimen sean llevados ante la justicia. También pidieron que «la comunidad internacional intervenga para proteger la seguridad y la libertad de expresión de los libaneses».

Los manifestantes también advirtieron de «nuevos incidentes y refriegas en Trípoli y otras zonas del norte si se prolonga el estado de emergencia sanitaria, obligando a la gente, especialmente a los más pobres, a recluirse al no poder mantenerse a sí mismos y a sus familias», especialmente en la ciudad norteña, la más pobre del país.

Las difíciles circunstancias económicas, agravadas por la subida del precio del pan y el estricto confinamiento para combatir el coronavirus, en un país acosado por múltiples crisis, han provocado un resurgimiento de las protestas en todo el país, especialmente en Trípoli, apodada la «Novia de la Revolución». A lo largo de la semana pasada, la ciudad fue escenario de manifestaciones y enfrentamientos que dejaron un muerto y más de 400 heridos. En los últimos días, las autoridades han realizado una serie de detenciones de activistas que participaron en las concentraciones. Según algunos activistas, al menos 30 personas, en su mayoría de Trípoli y la Bekaa, han sido interrogadas por los servicios de seguridad en este contexto. Al parecer, algunos fueron detenidos con mano dura por los servicios de inteligencia, mientras que otros desaparecieron del radar durante varios días.

{{/truncated_text}} {{#regular_text}}

Los manifestantes realizaron el viernes una sentada en la plaza el-Nour de Trípoli, en el norte del Líbano, para denunciar el asesinato del intelectual y activista político libanés Lokman Slim, cuyo cadáver acribillado a balazos fue hallado la víspera en el sur del país, informó la oficial Agencia Nacional de Noticias (Ani). El asesinato de este feroz opositor a Hezbolá, que se había convertido en un símbolo de la libertad de expresión, conmocionó al país. Los manifestantes pidieron el «fin de los asesinatos políticos y de los ataques a los defensores de la libertad de expresión y a los patriotas» y que los autores del crimen sean llevados ante la justicia. También pidieron que «la comunidad internacional intervenga para proteger la seguridad y la libertad de expresión de los libaneses».

Los manifestantes también advirtieron de «nuevos incidentes y refriegas en Trípoli y otras zonas del norte si se prolonga el estado de emergencia sanitaria, obligando a la gente, especialmente a los más pobres, a recluirse al no poder mantenerse a sí mismos y a sus familias», especialmente en la ciudad norteña, la más pobre del país.

Las difíciles circunstancias económicas, agravadas por la subida del precio del pan y el estricto confinamiento para combatir el coronavirus, en un país acosado por múltiples crisis, han provocado un resurgimiento de las protestas en todo el país, especialmente en Trípoli, apodada la «Novia de la Revolución». A lo largo de la semana pasada, la ciudad fue escenario de manifestaciones y enfrentamientos que dejaron un muerto y más de 400 heridos. En los últimos días, las autoridades han realizado una serie de detenciones de activistas que participaron en las concentraciones. Según algunos activistas, al menos 30 personas, en su mayoría de Trípoli y la Bekaa, han sido interrogadas por los servicios de seguridad en este contexto. Al parecer, algunos fueron detenidos con mano dura por los servicios de inteligencia, mientras que otros desaparecieron del radar durante varios días.

{{/regular_text}} {{#paywall-locked}}

Has leído todos los artículos que te ofrecían

De nosotros depende que la información sea de calidad y de ti, querido lector, que nos apoyes suscribiéndote.

{{/paywall-locked}}{{#paywall-SUBSCRIBE-PAID}}

Este artículo es sólo para suscriptores

Preservando el periodismo de calidad

{/paywall-SUBSCRIBE-PAID}}{{#paywall-3}}

¿Ya tienes una cuenta en L’Orient-Le Jour? Me conecto

{{/paywall-3}}

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *