✅ ¿Qué es la moderación de contenidos?

La moderación de contenidos es un proceso estrechamente relacionado con la gestión de la reputación electrónica. En general, se trata de controlar los contenidos que los internautas publican en la red. Pero, ¿por qué es importante examinarlos? ¿Qué impacto tiene en las actividades de la marca? Explicaciones.

Moderación de contenidos: definición y objetivos

La moderación de contenidos consiste en controlar y filtrar los contenidos que los internautas dejan en la web de la marca, en las redes sociales o en las plataformas de intermediación. Se aplica tanto a los contenidos textuales como a las fotografías, vídeos, enlaces o contenidos de audio. El objetivo es controlar la imagen de la marca y, al mismo tiempo, proteger a la comunidad reunida en torno a ella, que podría encontrarse con estos contenidos.

¿Por qué es necesario moderar los contenidos en un sitio web?

Gracias a los comentarios que dejan los internautas, el sitio web se transforma hoy en una herramienta de comunicación que permite a una marca intercambiar con sus prospectos/clientes, conocer sus opiniones y sus sentimientos. Pero estos comentarios no siempre son positivos. También ocurre que personas malintencionadas dejan comentarios molestos, a veces con el objetivo de dañar claramente la reputación de la empresa. El moderador interviene entonces para eliminar estos contenidos, evitando así el impacto en la imagen de la marca.

La tarea del moderador es, por tanto, filtrar los contenidos publicados, identificar y eliminar aquellos que sean insultantes, ilegales, fuera de tema, racistas, pornográficos o difamatorios. Algunos individuos maliciosos también pueden dejar spam o redirigir enlaces a sitios pornográficos. Contenido que debe ser eliminado inmediatamente para evitar que dañe la reputación del sitio y de la marca. Un comentario inapropiado es suficiente para destruir la reputación de un sitio y de una marca.

La moderación en las redes sociales

Debido a que son utilizadas por miles de internautas, una página en las redes sociales puede generar decenas de publicaciones y comentarios en un día. En este sentido, las páginas públicas de las marcas merecen especial atención. Los clientes descontentos o los empleados que no están de acuerdo con la empresa pueden utilizarlos para hacer oír su voz. Los comentarios que se hacen pueden ser abusivos.

Por eso se utiliza la moderación para filtrar estos comentarios inapropiados. Este control evita el riesgo de que los suscriptores de la página se vean ahogados en una multitud de contenidos ajenos a la marca. Así, permite mantener una imagen positiva y profesional.

Al mismo tiempo, el moderador puede detectar comentarios positivos o negativos sobre los productos que ofrece la empresa, y sacarlos a relucir para que la empresa pueda tomar las medidas necesarias.

Moderación automatizada VS moderación humana

La moderación de contenidos puede realizarse con la ayuda de un moderador humano o de forma automatizada. Esta automatización es posible gracias a una máquina preprogramada, capaz de identificar los comentarios llenos de faltas de ortografía y gramática, los comentarios de odio, los enlaces maliciosos o las fotografías indecentes. Este tratamiento automatizado permite simplificar la gestión de los contenidos publicados en la web, en un blog, un foro o una página de red social. El procesamiento se hará de forma instantánea, pero su eficacia es limitada.

De hecho, un programa informático difícilmente podrá entender la sutileza del lenguaje humano. Así, el programa puede borrar contenidos útiles e interesantes, porque no ha entendido los giros de la frase o las fotografías artísticas. Por ello, nada supera la labor de un moderador humano, capaz de entender los matices semánticos de los contenidos, las ambigüedades o la ironía que puedan contener.

En este sentido, la moderación manual garantiza la calidad de los intercambios que se producen con los internautas. Proporciona más delicadeza y precisión gracias al análisis semántico que puede realizar un humano.

Moderación a priori o a posteriori

La labor de moderación puede realizarse antes o después de la publicación del contenido en laWeb. La moderación a priori consiste, por tanto, en comprobar y filtrar los contenidos antes de su publicación. A partir de entonces, sólo se publicarán los contenidos que hayan pasado la validación del moderador.

La moderación a priori garantiza así la calidad de los intercambios realizados con los internautas. De hecho, todos los comentarios odiosos y perturbadores se eliminan en la corriente ascendente.La empresa, por su parte, mantiene una buena imagen de marca. El riesgo, sin embargo, es que la espontaneidad de los intercambios se vea afectada. En efecto, en función del volumen de comentarios a procesar, el moderador puede tardar en poder validarlos todos. En este caso, la moderación a posteriori es más adecuada.

Los comentarios sí serán publicados espontáneamente por los internautas. El moderador las revisará y eliminará las que considere inapropiadas. Así, el intercambio será más fluido y natural. Sin embargo, el moderador debe ser reactivo para evitar que el sitio o la página de la marca se inunde de contenido inútil.

Externalizar la moderación de contenidos

Dado lo que está en juego para la imagen de marca, cualquier empresa presente en la web, a través de un sitio web o de las redes sociales, debe contar hoy en día con un servicio de moderación. Este servicio contribuye a mantener su reputación electrónica. Puede instalarse internamente, si la empresa tiene la capacidad de gestionarlo. La gestión interna también es práctica cuando el volumen de trabajo que hay que gestionar es pequeño. Si no es el caso, es preferible confiarlo a un proveedor de servicios especializado.

De hecho, el proveedor de servicios, que trabaja con un equipo de moderadores competentes y cualificados, es capaz de realizar un trabajo rápido y cuidadoso. Además, aparte de la moderación de contenidos, puede gestionar directamente los comentarios y responder a ellos según las directrices de la empresa. De este modo, la empresa puede centrarse en sus actividades principales al tiempo que se asegura una buena reputación en la web.

Además, el coste resulta especialmente interesante en el caso de la externalización. Siendo la tarifa flexible según las necesidades de la empresa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *