Quiste de muñeca

La mayoría de los ganglios forman una masa visible, pero los más pequeños pueden permanecer ocultos bajo la piel. Aunque muchos ganglios no producen ningún otro síntoma, si un quiste ejerce presión sobre los nervios que atraviesan la articulación, puede causar dolor, hormigueo y debilidad muscular.

El quiste más común se localiza en la cara dorsal de la muñeca. La mayoría de las veces sólo produce dolor cuando la muñeca se flexiona dorsalmente. Clásicamente es entonces doloroso durante las «flexiones».

Los quistes grandes, aunque no sean dolorosos, pueden causar problemas de apariencia.

¿Qué diagnóstico?

Historia médica y examen clínico

Durante la cita inicial, el médico pregunta al paciente sobre su historia y síntomas (ejemplos: fecha de inicio, cambio de tamaño, dolor)

Se puede aplicar presión para identificar cualquier sensibilidad.

Debido a que está lleno de líquido, un quiste es translúcido: el médico puede comprobar si la luz pasa a través de él.

Pruebas de imagen

Radiografía

Aunque una radiografía no revelará la presencia de un quiste, puede utilizarse para descartar otras enfermedades, como la artritis o un tumor óseo.

Resonancia magnética (RM) o ecografía

Estas pruebas de imagen muestran los tejidos blandos, como un quiste. A veces se necesita una resonancia magnética o una ecografía para identificar un quiste que no es visible, o para distinguir el quiste de otros tumores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *