Riesgos cardiovasculares: laacción preventiva de las estatinas confirmada y ampliada

COLESTEROL. Bajar los niveles de colesterol con estatinas redujo notablemente los riesgos cardiovasculares de personas relativamente sanas, según los resultados de un gran ensayo clínico internacional que podría cambiar la forma de prevenir las enfermedades cardíacas. Cuando se combinan con fármacos antihipertensivos, las estatinas también reducen aún más estos riesgos, pero sólo en personas con hipertensión cuya presión arterial sistólica es superior a 14,3. Hasta ahora, los estudios clínicos sobre la combinación de estatinas y fármacos antihipertensivos han contado con pacientes ya enfermos. Este ensayo clínico denominado HOPE-3 (Heart Outcomes Prevention Evaluation) es el primero que evalúa los efectos preventivos de este cóctel. En este trabajo publicado en el New England Journal of Medicine, estos anticolesteroles disminuyeron el riesgo cardiovascular entre un 25% y un 40%. Resultados presentados en la primera jornada del congreso anual del Colegio Americano de Cardiología (ACC) que se celebra este fin de semana en Chicago (2 y 3 de abril de 2016).

«Las implicaciones para la práctica médica son enormes» – Dr. Salim Yusuf, director del estudio

«Las implicaciones para la práctica médica son enormes y creo que, sin duda, deberíamos considerar la posibilidad de prescribir estatinas de forma mucho más amplia», dijo el Dr. Salim Yusuf, profesor de medicina de la Universidad McMaster de Canadá, que dirigió esta investigación clínica realizada con 12.705 participantes en 21 países durante más de cinco años.

Las estatinas son una clase de fármacos que se prescriben para reducir los niveles de colesterol y así prevenir la aparición de enfermedades cardiovasculares (infarto, ictus…). Funcionan bloqueando la síntesis de colesterol en el hígado al actuar sobre una enzima esencial, la HMG Co A reductasa. Las estatinas son regularmente objeto de debate sobre su utilidad, sobre todo desde la publicación en 2013 del profesor Philippe Even de La verdad sobre el colesterol, que negaba su eficacia. Una teoría que había sido considerada peligrosa para la salud pública por muchos especialistas.

El estudio evaluó tres métodos para reducir el peligro de infarto o ictus en una población, que si bien aún no sufría patologías cardiovasculares, sí tenía al menos un factor de riesgo, como el exceso de peso, el tabaquismo o los antecedentes familiares. Según el Dr. Yusuf, «entre 20 y 30 millones de personas podrían beneficiarse» en todo el mundo. De hecho, las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en el mundo, con 18 millones de fallecimientos al año derivados de unos 50 millones de infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares.

El riesgo cardiovascular se reduce entre un 25% y un 40%

Los tres enfoques examinados consistieron en tratar a un grupo de participantes sólo con antihipertensivos, a otro con estatinas -Crestor de la farmacéutica AstraZeneca- y, por último, a una tercera cohorte con una combinación de ambos. En cada caso, estos diferentes métodos se compararon con grupos de control con placebo. Las estatinas por sí solas redujeron el riesgo de infarto e ictus en un 25% en todos los participantes. El tratamiento de la hipertensión arterial no redujo la tasa de infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares, excepto en aquellos con una presión arterial excesiva. Por último, la combinación de estatinas y antihipertensivos redujo el riesgo cardiovascular en un 30% en todos los participantes y en un 40% en los que tenían la presión arterial alta.

«Este ensayo clínico (HOPE-3) aclara cómo tratar la presión arterial alta y el colesterol elevado, dos de los factores de riesgo cardiovascular más comunes», señaló la doctora Eva Lonn, profesora de medicina, también de la Universidad McMaster, y coautora principal de esta investigación. De este modo, la prevención primaria puede simplificarse en gran medida y ponerse al alcance de la mayoría de las personas con riesgo cardiovascular medio del mundo», afirmó. En los países industrializados, donde las estatinas y los antihipertensivos son baratos, «los resultados de este ensayo clínico deberían tener un gran impacto en la práctica médica», predice el Dr. Yusuf.

Resultados que apoyan el uso de estatinas

Estos cardiólogos también destacaron que «las estatinas fueron notablemente seguras y beneficiosas en este ensayo clínico entre todos los participantes, independientemente del nivel de colesterol, la presión arterial, la edad, el sexo o la etnia.» Los participantes en este ensayo clínico serán seguidos durante otros tres a cinco años.

En un editorial publicado en el New England Journal of Medicine, el doctor William Cushman, profesor de medicina preventiva en el Veterans Affairs Medical Center de Memphis, Tennessee (sur), que no participó en el ensayo clínico, afirma que estos resultados «apoyan el uso de las estatinas como un tratamiento preventivo eficaz contra los eventos cardiovasculares en esta población.» Así, según la guía propuesta en 2014 por el Colegio Americano de Cardiología, 56 millones de hombres y mujeres con un riesgo del 7,5% de sufrir un infarto o un ictus en un plazo de 10 años deberían tomar estatinas, frente a los 25 millones actuales.

El ensayo fue financiado por el Instituto Canadiense de Investigación Sanitaria y la farmacéutica Astrazeneca, que comercializa Crestor.

Con AFP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *