Rotura del ligamento cruzado en perros ¿Cirugía o plasma?

Radiografía del fémur del TTA
Radiografía previa y posterior a la cirugía

Si crees que tu perro puede tener unaser una rotura de ligamentos o si ya se ha confirmado y busca información sobre los tratamientos veterinarios disponibles, estás de suerte, ya que te mostraremos todas las alternativas disponibles.

Recuerda que ante una rotura del LCA, la cirugía debe ser siempre la última opción. Porque es la más invasiva y requiere una recuperación más larga. Además, no siempre aporta una solución al problema.

¿Qué es la rotura del ligamento cruzado?

Los ligamentos ayudan al buen funcionamiento de las articulaciones, permitiendo su estabilidad. Cuando un ligamento se rompe o degenera, a nuestro perro le dolerá y necesitará ser tratado.

El ligamento cruzado es el más común de degenerar, desgarrar o romper, debido a que soporta mucha carga de trabajo cuando el perro camina, corre o salta. Se encuentran en las rodillas, que pueden sufrir artritis.

La rotura puede ser del ligamento anterior o posterior, siendo la más común la rotura «anterior». Cuando se degenera, se rompe, se desgarra o se inflama, la rodilla deja de funcionar correctamente produciendo mucho dolor.

Cirugía de ligamentos cruzados width = 600 height = 300 data-srcset = 600w, 300w, -surgery-rupture-ligaments-150x75.jpg 150w data-sizes = (max width: 600px) 100vw, 600px'opération du ligament croisé "width =" 600 "height =" 300 "data-srcset =" https://soyunperro.com/wp-content/uploads/2019/09/posoperatorio-cirugia-rotura-ligamentos.jpg 600w, https://soyunperro.com/wp-content/uploads/2019/09/posoperatorio-cirugia-rotura-ligamentos-300x150.jpg 300w, https://soyunperro.com/wp-content/uploads/2019/09/posoperatorio -surgery-rupture-ligaments-150x75.jpg 150w "data-tailles =" (largeur max: 600px) 100vw, 600px
Cicatriz de la cirugía del ligamento cruzado (CLS)

¿Cómo puede romperse el ligamento cruzado?

Los perros que pesan más de veinte kilos, es decir, los medianos y grandes, son los que tienen más posibilidades de romperse uno de estos ligamentos. Independientemente de su edad

Los perros jóvenes suelen sufrir un desgarro, una hiperextensión o una fractura debido a un paso en falso, tal vez por haber caminado mal mientras corría jugando o por haber metido la pata en un agujero, creando un traumatismo.

En otras palabras, los perros jóvenes suelen sufrir este problema debido a un accidente. Sin embargo, los perros de más de seis años suelen sufrir una rotura del ligamento cruzado debido al desgaste. Tiene una mayor prevalencia en hembras y machos castrados, así como en razas como el mastín, el labrador y razas atléticas como el rottweil, el bóxer, entre otras.

Síntomas de la rotura del ligamento cruzado

En el caso de una rotura parcial o desgaste inicial es difícil de detectar sin pruebas médicas. Sin embargo, cuando el daño está hecho, los síntomas son muy notables.

Nuestro perro empezará a cojear, de forma ocasional o constante. Evita poner la pierna en el suelo, mantenerla en alto (colgando) o apoyar sólo los dedos con pasos muy cortos. A veces también veremos inflamación de la rodilla, con mucho dolor a la palpación y al intentar estirarla.

  • Cojera, sobre todo después del reposo, cuando los músculos y los tendones están «fríos».
  • Dolor al apoyar la pierna en el suelo.
  • Posible inflamación de la rodilla y alrededores.

Si apreciamos alguno de estos síntomas, debemos acudir a un veterinario para que nos realice las pruebas necesarias y nos indique el diagnóstico.

Todos los detalles que puedas contarle al veterinario son válidos para orientar el diagnóstico, presta especial atención a cuándo empezó a cojear, si fue tras un salto brusco, si mejora tras el reposo, entre otros detalles que pueden ser interesantes.

El diagnóstico de confirmación se realiza mediante imagen (radiografía), además de las pruebas diagnósticas rutinarias que el especialista realizará.

radiografía del fémur TTA "width =" 646 "height =" 364 "data-srcset =" 646w, https: // soyunperro.com/wp-content/uploads/2019/09/radiografia-femur-TTA-300x169.jpg 300w, .jpg 150w "data-sizes =" (max width: 646px) 100vw, 646px"width =" 646 "height =" 364 "data-srcset =" https://soyunperro.com/wp-content/uploads/2019/09/radiografia-femur-TTA.jpg 646w, https: // soyunperro.com/wp-content/uploads/2019/09/radiografia-femur-TTA-300x169.jpg 300w, https://soyunperro.com/wp-content/uploads/2019/09/radiografia-femur-TTA-150x85 .jpg 150w "data-tailles =" (largeur maximale: 646px) 100vw, 646px
Radiografía antes y después de la cirugía

Tratamientos veterinarios

Actualmente hay dos tipos de tratamientos disponibles para curar la rotura del ligamento cruzado, uno es invasivo, mediante cirugía y el otro es restaurador, mediante infiltraciones.

Siempre será el veterinario quien, tras analizar los resultados de las pruebas, recomiende cómo proceder. Cada perro es diferente por lo que cada uno necesita un tratamiento totalmente personalizado.

Infiltraciones de plasma

Si el perro es muy mayor o tiene algún otro factor de riesgo que le impida someterse a un tratamiento quirúrgico, no te preocupes, los veterinarios tienen la alternativa.

Para ellos, el tratamiento menos invasivo es la infiltración de plasma, algo que ayudará a que el ligamento se regenere significativamente (factores de crecimiento). El plasma se obtiene de la propia sangre del perro, para evitar cualquier tipo de rechazo.

No siempre es posible realizar este tratamiento, dependerá del estado del ligamento. Así que a veces nuestro veterinario puede no recomendarlo. Las infiltraciones deben repetirse cada pocos años. También se suelen aplicar tratamientos antiinflamatorios y condroprotectores para reducir el dolor y rehabilitar la articulación de su mascota.

Cirugía de ATP

Aunque no se trata de una cirugía a corazón abierto, sigue siendo una operación importante. Consiste en avanzar la tuberosidad tibial, lo que significa quitar un pequeño trozo de hueso y utilizar una placa para que la soldadura se realice correctamente.

Con esto, el ligamento se relaja, evitando que sufra y, por tanto, reduciendo la inflamación y el dolor del perro. Esta técnica ofrece unas tasas de éxito bastante altas.

A veces la cirugía no resuelve el problema, lo que provoca una cojera permanente. También es posible tener complicaciones como seroma o infección/rechazo.

¿Cómo es el post operatorio? Preocupación

Salvo excepciones, la recuperación suele hacerse en casa ya que tarda unos meses. Durante el cual nuestro perro no debe correr, saltar, subir/bajar escaleras o realizar movimientos bruscos/fuertes.

Dependiendo del tipo de rotura, el especialista puede recomendar fisioterapia, es decir, movimientos pasivos que movilicen gradualmente la articulación, también hay que tener en cuenta que es importante no perder masa muscular del muslo y la espinilla (atrofia muscular).

Siempre se deben seguir las instrucciones del veterinario que lo operó hasta que el perro reciba el alta médica. Durante este tiempo debe descansar y tener una vida tranquila, caminando lo justo para hacer sus necesidades y siempre atado mientras camina, con una correa corta para evitar que corra.

Será el veterinario quien nos diga cuándo podemos empezar a dar paseos más largos, dependiendo de la evolución de la soldadura y de la evolución general. Simplemente ten paciencia y ayuda a tu perro a recuperarse.

Pronóstico a largo plazo

El pronóstico es variable y dependerá del grado de degeneración de la articulación, de la edad de tu mascota, así como del tipo de tratamiento implementado (si decides aplicar una técnica quirúrgica o conservadora).

Es muy común que las mascotas que han sufrido una rotura de ligamento cruzado en una rodilla posiblemente la presenten también en la otra; por lo que en adelante, el cuidado en cuanto a saltos y movimientos bruscos de la articulación debe ser mayor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *