Una vuelta a la economía del gasto público

  • Resumen

B. … PROPÓSITO DE UN DESAFÍO TEÓRICO RADICAL

Las críticas tradicionales a la capacidad del gasto público para contrarrestar una desaceleración cíclica se han ampliado con la formulación de la tesis inversa, según la cual una política fiscal restrictiva tendría efectos económicos favorables.

Los efectos positivos de una política fiscal que implique una reducción del gasto público pasarían por cuatro canales de transmisión:

1) La reducción del gasto público induciría una anticipación de la bajada de impuestos que aumentaría la renta anticipada de los hogares. Se produciría la siguiente cadena de acontecimientos: los agentes consumen en función de su renta futura esperada y sus expectativas al respecto se ven influidas favorablemente por las perspectivas que ofrece la relajación de la restricción presupuestaria del gobierno. Estas perspectivas son tanto mejores cuanto que la reducción del gasto público se percibe como permanente (Giavazzi y Pagano, 1990).

2) La reducción esperada de los impuestos conduciría a una expectativa de aumento de la producción y de la renta, ya que los agentes anticipan que los efectos distorsionadores de los impuestos se reducirán. Debido a estas anticipaciones, el aumento del consumo actual sería mayor que la disminución inicial del gasto público(Perotti, 1999).

3) La reducción del empleo público y la disminución prevista de la fiscalidad del trabajo llevarían a una disminución de los salarios, aumentando así los beneficios empresariales, lo que promovería la inversión (Alesina et al.,2002).

4) La reducción del gasto público crearía la expectativa de una bajada duradera de los tipos de interés a corto plazo, lo que reduciría inmediatamente los tipos a largo plazo, y aumentaría la inversión. Esta caída de los tipos de interés puede ser inducida por la perspectiva de una demanda más débil o de un menor endeudamiento público.

Para que estas cadenas teóricas estén en funcionamiento, deben verificarse varias hipótesis.

Primera hipótesis: la política fiscal no tiene ningún efecto favorable a corto/medio plazo. El razonamiento se realiza en un marco clásico:la producción está limitada por la oferta y no por la demanda.

Segunda hipótesis: los agentes anticipan la producción futura según un esquema neoclásico en el que la producción depende negativamente de los impuestos por su impacto en las condiciones de oferta(aumento de los precios de los factores), en lugar de depender positivamente del gasto público.

Tercera hipótesis: los efectos de anticipación son más importantes que los de liquidez. Un aumento del gasto público provoca un aumento del consumo de los hogares con restricciones financieras, pero también provoca una disminución del consumo de los hogares sin restricciones. De hecho, anticipan una futura subida de impuestos cuando aumenta el gasto público y la asocian con una caída del producto.

Cuarta hipótesis:los agentes anticipan que la futura política fiscal no se beneficiará de los efectos de un aumento del PIB tras un estímulo de la política fiscal actual. Es decir, la política fiscal no crea condiciones económicas para su autofinanciación.

Quinta hipótesis:así, el aumento observado del déficit público conduce necesariamente a un aumento de la presión fiscal en períodos futuros por esta última razón.

Sexta hipótesis: dado que necesita un aumento de los impuestos,el aumento del gasto público acaba reduciendo el producto potencial.

  • Resumen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *