Vacunas combinadas: ¿cuáles son los beneficios?

Algunas vacunas contienen más de un tipo de antígeno(1). Esto se debe a que el organismo es capaz de reaccionar simultáneamente contra un número muy grande(2) de antígenos distintos, con la producción de diferentes tipos de anticuerpos asociados (y/o la activación de mecanismos de defensa celulares específicos).

En general, se prefieren las inyecciones de vacunas combinadas a las de un solo antígeno, para reducir el número de inyecciones.

«Imagínate la cantidad que tendríamos que hacer si tuviéramos que separarnos: ¡sería invivible para los niños, se pasarían la vida con nosotros!», resumió el doctor Robert Cohen, pediatra-infectólogo del hospital intercomunal de Créteil, en nuestro programa.

Los organismos de salud pública señalan, además, que esta modalidad de vacunación mejora el cumplimiento del calendario vacunal (menos citas médicas), lo que aumenta la cobertura vacunal frente a muchas enfermedades(3).

Más prosaicamente, las vacunas combinadas tienen ventajas en términos de almacenamiento, así como en el tiempo dedicado al procedimiento de vacunación (menos citas concertadas, reducción de los tiempos de consulta). También es mucho más sencillo comprobar que las vacunas de refuerzo están al día.

(1) Es decir, moléculas que desencadenan una respuesta inmunitaria en el organismo.

(2) Estas vacunas no «sobrecargan» el sistema inmunitario: el sistema inmunitario humano tiene una capacidad de respuesta a los antígenos muy importante. Según un trabajo publicado en 2002 en la revista Pediatrics, el organismo de un bebé sano podría responder con seguridad a la administración simultánea de 10.000 antígenos. Así, una vacuna que combine diez tipos de antígenos movilizaría menos del 0,1% de su sistema inmunitario. (Véase : Cómo responder a las preocupaciones de los padres: ¿las vacunas múltiples sobrecargan o debilitan el sistema inmunitario del bebé? P.A. Offit et al. Pediatrics, 2002. doi: 10.1542/peds.109.1.124)

(3) Tenga en cuenta que, en el caso del tétanos, el germen responsable de la enfermedad -que es altamente resistente- puede estar presente en el suelo. Por lo tanto, el fenómeno de la cobertura vacunal no puede entrar en juego para esta patología.

Para saber más sobre la vacunación:

  • Vacunas: instrucciones de uso
  • Vacunarse es importante
  • ¿Cuánto llevas de vacunas?
  • Política de vacunas: tres paradojas francesas
  • ¿Podemos privar de la escuela a un niño no vacunado?
  • Vacuna contra el sarampión y autismo: las secuelas de un fraude
  • Paperas, sarampión, rubeola: los menores de 30 años insuficientemente inmunizados
  • Cobertura vacunal: Derrotar una epidemia sin vacunar a todo el mundo
  • El tétanos, raro pero mortal
  • Vacunas combinadas disponibles:

    ● La triple vírica (sarampión, paperas y rubeola); se recomienda a los 12 meses de edad, y luego un refuerzo entre los 13 y los 24 meses (o a los 9 meses y un refuerzo entre los 12 y los 15 meses para los niños internados).
    ● DT-Polio (vacuna contra la difteria, el tétanos y la poliomielitis), recomendada en adultos como refuerzo de una vacunación anterior, a los 45, 65 años, y luego cada 10 años.
    ● DTPP (vacuna DT-Polio + tos ferina), recomendada como refuerzo en niños a los 6 años, luego entre los 11 y 13 años y a los 25 años.
    ● DTPP-Hib (vacuna DTPP + Haemophilus influenzae tipo b). Tres inyecciones a los 2, 4 y 11 meses.
    ● DTP-HepB-P-Hib (DTPP-Hib+ hepatitis B). Tres inyecciones a los 2, 4 y 11 meses.

    En Francia, las únicas vacunas obligatorias son la de la difteria y el tétanos (vacunación primaria y refuerzo a los 11 meses) y la de la polio (vacunación primaria y refuerzos, hasta los 13 años). Muchas otras, aunque sólo son recomendadas (según la terminología oficial), son consideradas imprescindibles por los profesionales sanitarios.

    Fuente: calendario y recomendaciones de vacunación 2014 (Ministerio de Sanidad/HSCP)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *