Varices esofágicas

Las varices esofágicas son el resultado de la dilatación de las venas de la pared del esófago. No presentan síntomas y sólo se revelan cuando se rompen.

Varices esofágicas: hipertensión portal

Las varices esofágicas se producen por un aumento de la presión sanguínea en el sistema portal, que conecta las venas del esófago con la vena cava portal o superior.

Las venas esofágicas forman una derivación entre:

  • la vena porta, que lleva la sangre de los órganos al hígado,
  • la vena cava superior, que lleva la sangre desoxigenada al lado derecho del corazón.
    • El sistema portal conecta las venas del esófago con la vena cava superior o vena porta:

      • Las varices esofágicas son el resultado de la dilatación de las venas del esófago en este sistema portal.
      • Esta dilatación se debe a la hiperpresión portal: un aumento de la presión sanguínea en el sistema portal.
        • Al igual que las varices de las piernas, las varices esofágicas forman cordones azulados o morados, sinuosos y salientes, visibles en la parte inferior del esófago.

          Este tipo de varices se encuentra en casi el 20% de los casos de cirrosis, enfermedad hepática crónica. También pueden producirse tras un cáncer de hígado o una flebitis de la vena porta.

          Varices esofágicas: indetectables antes de la rotura

          Las varices esofágicas no suelen causar síntomas. Sólo se detectan en el momento de la rotura.

          En la mayoría de los casos, las varices esofágicas pasan desapercibidas hasta su rotura. Además, son difíciles de diagnosticar.

          La rotura de una variz esofágica puede estar causada por:

          • La ingestión de un alimento sólido que desgarre la vena en el interior del esófago.
          • Un esfuerzo físico intenso que provoque un flujo sanguíneo excesivo.
          • Un estreñimiento fuerte que provoque un aumento repentino de la presión en el abdomen.
            • La rotura de la variz esofágica puede manifestarse por dos síntomas:

              • Vomitar sangre,
              • Emitir sangre por el ano.
                • Las diferentes etapas de evolución de las varices esofágicas

                  Las varices esofágicas pueden presentarse en diferentes etapas. Los tratamientos que se plantean dependen de estos estadios de evolución.

                  Estadios de evolución

                  Las varices esofágicas pasan por diferentes estadios de evolución, definidos según el tamaño de las varices:

                  • Estadio 1: varices pequeñas que tienen un tamaño inferior a 5 mm pero que pueden ser tratadas como medida preventiva para evitar una posible rotura.
                  • Estadio 2: varices grandes no confluentes mayores de 5 mm
                  • Estadio 3: varices grandes confluentes mayores de 5 mm
                  • Los estadios 2 y 3 tienen un alto riesgo de rotura, con hemorragia interna.

                    Prevención

                    Las varices esofágicas pueden tratarse de forma preventiva, con el objetivo de evitar su rotura. Existen dos tipos de tratamiento:

                    • Tratamientos farmacológicos con betabloqueantes, que reducen la presión arterial,
                    • Ligadura endoscópica de las varices.
                    • A veces se combinan los dos tratamientos.

                        .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *