«Yes we did»: 4 gráficos que demuestran que el historial económico de Barack Obama no estan bueno

«Si os hubiera dicho hace ocho años que saldríamos de una gran recesión, que reactivaríamos la industria automovilística, que generaríamos una gran creación de empleo… y que daríamos cobertura sanitaria a 20 millones de personas más, habríais dicho que el listón estaba muy alto. Pero lo hicimos. Lo hicisteis», dijo.

Y sin embargo… «Ocho años después de la crisis financiera, el desempleo está en el 5%, los déficits disminuyen y el PIB aumenta. ¿Por qué tantos votantes sienten que se les ha dejado atrás?» En un análisis premonitorio de la trayectoria económica de los dos mandatos de Obama, el New York Times estableció el escenario en abril. Entonces, ¿qué tiene de malo el historial de Obama cuando todos los indicadores parecen estar en verde?

Pues está claro que los estadounidenses no se han salido con la suya. No fue casualidad que Donald Trump ganara el 8 de noviembre gracias a los estados tradicionalmente demócratas de la región de los Grandes Lagos. El candidato republicano encontró las palabras para apelar a los que se quedaron atrás en la industria del automóvil.

Sin embargo, no hay nada intuitivo en ello. Entre la toma de posesión de Obama, en enero de 2009, y el final de 2016, el desempleo bajó del 8,3% al 4,9%, tras alcanzar un máximo de casi el 10% en 2010. Desde la recesión de 2009, el crecimiento del PIB ha oscilado entre el 1,6 y el 2,6%. Eso es mucho menos que en los años 90 y 80, pero un François Hollande soñaría con poder decir lo mismo.

Para el presidente que heredó Estados Unidos justo después del colapso de Lehmann Brothers, hay una sensación de deber cumplido. Sobre todo teniendo en cuenta que «las cosas podrían haber sido mucho, mucho peor», como dijo al NYT.

Pero tras este reconfortante panorama, aquí hay cuatro gráficos que ayudan a explicar por qué los votantes de izquierdas han abandonado a Hillary Clinton y al Partido Demócrata.

PIB: mejor que Francia, a la altura de Reino Unido y Alemania

¿Es realmente un logro hacerlo mejor que la Francia de François Hollande, aún sumida en récords de impopularidad? Desde su llegada a la Casa Blanca, los Estados Unidos de Barack Obama siempre han registrado un crecimiento superior al de Francia, a veces por una mera fracción (0,1 puntos más en 2011).

En cambio, el récord es menos glorioso si se mete a Reino Unido y Alemania en la mezcla. Fuera de la recesión, a Estados Unidos solo le fue mejor en 2012 y 2016. Al final, hay un empate con estas dos grandes potencias europeas: Alemania lo hizo muy bien en 2010-2011, el Reino Unido en 2013-2014.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *